Métodos efectivos para llegar al orgasmo

(Foto archivo)

Conseguir un orgasmo en la cama depende de muchos factores: tu grado de experiencia, el de tu pareja, el conocimiento de tu cuerpo, tu capacidad para disfrutar del sexo y, por supuesto, tus bloqueos mentales y complejos.

terra.com.mx
A muchas mujeres les cuesta tener un orgasmo si no están enamoradas de su pareja, mientras que para otras es simplemente una cuestión de práctica. Aunque es cierto que el sexo se disfruta más si hay amor, toda mujer debería poder tener un orgasmo aunque sólo se trate de sexo.

¿O es que ellos no lo hacen? Se trata, simplemente, de encontrar y mecanizar las prácticas o pasos que nos ayudan a conseguirlo.

Para darte algunas ideas, le hemos preguntado a diez mujeres que trabajan en una misma empresa de comunicación cómo llegan ellas al orgasmo. Como a casi todas les daba pena hablar de esto, les pedimos que nos escribieran de forma anónima sus trucos y secretos.

El nombre es falso pero su edad y cargo verdaderos. Esto es lo que nos contaron:

1. ‘Masturbándome yo’ (Aranza, 34 años, ejecutiva de ventas).- ‘Cuando era jovencita me costaba muchísimo llegar al orgasmo con mis parejas, hasta que descubrí el poder de la masturbación.

Primero empecé en privado y sentí un gran alivio al comprobar que podía tener un orgasmo sin ningún problema y en pocos minutos. Como seguí sin poder tenerlos con ellos, decidí ayudarme un poco estimulándome yo misma el clítoris mientras hacía el amor con alguien.

Con el tiempo, y después de tres años casada, normalmente llego al clímax sin problemas. Pero cuando veo que no lo voy a conseguir recurro a mi truco y ya está’.

2. ‘Masturbándome él’ (Sonia, 29 años, editora).- ‘Aunque me encanta la penetración con mi pareja, como realmente consigo llegar al orgasmo es cuando practicamos la masturbación mutua.

No falla, si él me acaricia el clítoris con suavidad y me da besos por la zona, llego sin problemas. Lo importante es que él sea delicado y sepa cómo acariciarte sin irritarte la zona. Cuando cambio de pareja lo primero que hago es enseñarle cómo me gusta que me masturbe.

Una vez que yo he llegado al orgasmo no me importa pasar a la penetración para que lo consiga él, pero no puede ser después porque entonces me disperso mucho. Realmente es algo infalible para mi”

3. “Sexo oral, por favor” (Catalina, 32 años, fotógrafa). “El gran descubrimiento de mi vida sexual fue el sexo oral. Nunca había tenido problemas para llegar al orgasmo, aunque sí necesitaba sentir algo por la otra persona.

“Pero la primera vez que un chico me hizo sexo oral en condiciones, tuve el mayor orgasmo de mi vida. Y desde entonces es algo infalible para mí, me vuelve loca. Ahora entiendo por qué a ellos les gusta tanto el sexo oral”.

4. “La frotación” (Natalia, 27 años, redactora). “Hace tiempo descubrí que para tener un orgasmo sólo necesitaba rozar mi clítoris contra el cuerpo de él mientras hacemos el amor. Es como si me lo estimulara yo misma o me masturbase, pero mientras él me penetra.

“Me parece la mejor combinación del mundo, aunque supongo que tampoco es nada nuevo y la mayoría de las mujeres llegan así al orgasmo. Eso sí, no puedes hacerlo en todas las posturas a no ser que él se pegue mucho a ti. Por eso, mis preferidas son: yo arriba o los dos de lado para poder juntarme bien.

“Si no hay frotamiento no hay orgasmo haga lo que haga… Ah¡, y cuánto más grande la tenga, mejor.”

5. “Fantasías lésbicas” (Irene, 25 años, redactora). “Te juro que las mujeres no me gustan, pero sí me excitan las escenas de tipo lésbico. De hecho, cuando veo alguna peli porno con mi novio o casualmente en la tele, lo que de verdad me excita es ver a dos mujeres acariciándose.

“Supongo que es porque se parece a nuestra propia masturbación. Esto nunca se lo he contado a mi novio, pero cuando me cuesta llegar al orgasmo o no estoy muy excitada, cierro los ojos y pienso en alguna escena de este tipo.

“También lo hago a veces cuando me masturbo. Mis amigas también me han confesado que les excitan las escenas de sexo entre mujeres.”

6. ¡Pienso en otro! (Laura, 30 años, diseñadora gráfica). “No es que no me guste mi pareja, pero a veces cuando me cuesta llegar al orgasmo me imagino haciendo el amor con un novio que tuve antes que él y con quien tenía un sexo salvaje.

“Algunas veces también pienso en escenas de pelis eróticas que me han excitado. Para masturbarme sí que pienso en nosotros haciendo el amor… La verdad es que me estoy dando cuenta de que siempre pienso en algo externo cuando hago el amor (jajaja), ¿será que tal vez mi pareja no me excita lo suficiente?.”

7. “La silla nunca falla” (María, 24 años, redactora). “Mi truco infalible para llegar al orgasmo es hacerlo en una silla, sentada sobre él. Es como hacerlo encima pero hay mucho más rozamiento, la penetración es mayor y al poder apoyar los pies puedo controlar perfectamente el movimiento.

“Además, él puede besarme y tocarme el pecho y las pompas mientras lo hacemos, lo que a mí me pone a mil. Además, esto nos lo pone muy fácil a la hora de hacer el amor en sitios originales, con que haya una silla en suficiente”. 

8. “Preliminares muuuy largos” (Ana, 38 años, redactora). “Lo tengo comprobado, sólo llego al orgasmo cuando él me toca bien en el preludio. Necesito excitarme mucho para desear de verdad hacerlo, incluso que él retrase ese momento aunque yo se lo pida.

“También necesito que haya cariño y que él me demuestre que me quiere en este momento, eso me ayuda a relajarme. Cuando el toqueteo ha sido bueno tengo un orgasmo inmediato cuando él me penetra.

“Con mi novio es muy fácil hacer esto porque a los dos nos encanta acariciarnos, pero cuando se trataba de relaciones esporádicas era difícil porque todos iban más o menos al grano y yo me aburría muchísimo.” Es una especie de defensa cuando el chico no me acaba de convencer.

9. “Sólo si estoy enamorada…” (Marta, 29 años, maquetadora). “Es un asco pero es así, sólo puedo tener un orgasmo cuando estoy enamorada de alguien. Si no, me bloqueo, ya puedo hacer lo que haga (faje, sexo oral, fantasías…), que no hay manera.

“Esto tiene su lado bueno y malo. El bueno es que cuando me enamoro puedo ser multiorgásmica y además sólo suelo tener orgasmos con hombres que me dan buenas vibraciones, que me hacen sentir a gusto y relajada.

“Y lo malo es que soy incapaz de disfrutar sólo del sexo, y a veces me he ligado a chicos que estaban buenísimos… Yo creo que es una especie de defensa, cuando el chico con el que estoy no me acaba de convencer o siento que me puede hacer daño, me vuelvo anorgásmica. No hay mal que por bien no venga ¿no?”

10. “No sin mi juguete erótico” (Ainhara, 27 años, maquilladora). “Estoy convencida de que todas deberíamos tener un vibrador en casa, lo aconsejan hasta los psicólogos.

No hay mujer frígida sino mujer sin vibrador. A mí, desde luego, me cambió la vida.

Estuve tres años saliendo con un chico y nunca conseguí tener un orgasmo, hasta que un amigo me dijo muy en serio que por qué no probaba con un vibrador.

Fue increíble, funcionó a la primera y además, comparando mi instrumento con el de mi novio, me di cuenta de que él lo tenía muy pequeño. Desde entonces me he comprado varios y cuando el tamaño de mi pareja no me convence, lo saco y jugamos los tres.

Algunos hombres se molestan pero a otros les encanta ver cómo disfruto. Y, por supuesto es mi consuelo cuando estoy yo sola o sin pareja.”

Siete pasos infalibles para llegar al orgasmo

* Empieza por unos buenos preliminares, largos y que insistan en todas tus zonas erógenas y las suyas. Si esto no funciona…
* Continúa con cambios en sus posturas habituales para ver cuál te va mejor a ti (encima de él, de lado, en un silla…). Si sientes que aún necesitas más cambios…
* Combina las nuevas posturas con nuevos sitios para hacer el amor. Si crees que necesitas ayudas exteriores…
* Prueben a ver juntos -o tú sola- una película erótica… Si aún así no te sientes lo suficientemente excitada…
* Utiliza un producto lubricante para facilitar las cosas. Si vas por el buen camino pero necesitas más ayuda…
* Prueba a masturbase mutuamente con las manos y la boca. Y si nada de esto funciona…

¡Cómprate un consolador!