“Venezuela está peor que antes del golpe de Hugo Chávez”

Para implementar mejoras que llevaran al país hacia el desarrollo se intentó tomar el poder a través de las armas, pero luego de transcurridos 19 años del intento de golpe de Estado, comandado por el entonces desconocido teniente coronel barinés Hugo Rafael Chávez Frías, varios analistas coinciden en que ahora el país está mucho peor que antes. el-carabobeno.com

Hugo Chávez junto a sus colaboradores en el golpe de Estado de 1992. (foto cortesía el-carabobeno.com)

Logró introducir a los militares en la vida política y hundió a Venezuela en una debacle económica que hasta el momento no se ha detenido, señalan los especialistas al nombrar las repercusiones que dejó la intentona protagonizada por miembros de la organización nacionalista Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200).

No logró los objetivos planteados, pero la intentona terminó de socavar la confianza de los venezolanos en las instituciones públicas y le abrió camino a actores que estaban dispuestos a romper con las normas del juego democrático, señaló el politólogo John Magdaleno.

“Uno saca la cuenta y el intento de golpe de Estado se produce nueve años después del viernes negro -mortal contra la economía en mandato del presidente Luis Herrera Campins- y casi tres años después del Caracazo”, expresó Magdaleno mientras señalaba que la rebelión militar fue el empujón que terminó de derrumbar la legitimidad de los poderes públicos y los partidos políticos.

El teniente coronel, Hugo Chávez, quien tuvo que rendirse a través de los medios de comunicación luego de no haber podido tomar Caracas, logró, sin darse cuenta, legitimar la presencia de los militares en la política y hacerlos imprescindibles en la toma de decisiones, explicó Magdaleno, al señalar esto como una de las consecuencias más graves que derivaron de esos sucesos.

La rebelión de 1992 intentó refundar el país, pero los resultados indican que lo llevaron a la debacle, observa el economista Maxin Ross, quien considera que con esa acción se paralizó el programa económico que venía implementando el ex presidente Carlos Andrés Pérez, estancando la economía y haciendo al país cada vez más dependiente del petróleo.

“Todavía no hemos podido recuperarnos”, señala el especialista, ya que no sólo se paralizó la economía durante el gobierno de Rafael Caldera sino que al llegar Hugo Chávez al poder, Venezuela pasó a importar cada vez más productos en lugar de diversificar las áreas de desarrollo.

Las oportunidades, que a criterio de Ross fueron varias, se desaprovecharon todas porque el Gobierno decidió depender del petróleo, haciéndolo vulnerable a los precios que imponga el mercado y llevando al país a una crisis de la que difícilmente se pueda recuperar en el mediano plazo.

“Los resultados que estamos teniendo le dan un cero a la Revolución Bolivariana, porque a pesar de los logros que pueda tener en materia social, eso no es sostenible en una economía que no crece”, aseguró Ross.

En materia política los resultados tampoco son favorables, pues Magdaleno indica que estamos en presencia de un país en donde se quiere imponer un socialismo que se asemeja a los gobiernos de Cuba, la antigua Unión Soviética y Vietnam.

Aunque el gobierno de Chávez intenta desde hace 12 años imponer una sistema poco democrático, los venezolanos aún se resisten, pero ha dejado como resultado una inmensa polarización, según la que la toma de decisiones ya no está en manos de los civiles sino en militares, sentencia el analista.
Lo que dejó el 4F
A 19 años del intento de golpe y 12 años de que el Chávez llegara por la vía del sufragio al poder, Venezuela vive en una dictadura, ya que el Presidente ha procurado eliminar el equilibrio de los poderes públicos supervisando y ordenando todas las actuaciones de la Asamblea Nacional (AN) y los tribunales del país, sentencia el sociólogo Carlos Raúl Hernández.

La supervisión a la que tiene que estar sometido el Poder Ejecutivo por parte del Parlamento se eliminó, incrementando de manera exponencial la corrupción en todos los ámbitos, derivando en una sociedad que en materia de seguridad y educación social está en crisis, enfatiza Hernández.

Al consultársele si la sociedad venezolana se podrá recuperar y logrará reducir la polarización, el sociólogo no cree en que un país en donde las perspectivas de pobreza alcanzan niveles críticos, se podrá llegar en un corto o incluso mediano plazo al establecimiento de un clima de estabilidad política y social.

Luis Sebastian Renaud