Insulza vaticina “año lleno de tensión” para Venezuela

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, aseguró en Nueva York que 2012 será un año lleno de tensión en Venezuela, debido a los comicios presidenciales que allí se celebrarán y en los que puede poner en peligro la democracia.

“Venezuela atraviesa una crisis muy seria y probablemente la situación empeorará el próximo año por la tensión política que rodeará a las elecciones”, aseguró Insulza durante una intervención en la XIII conferencia anual de la Asociación de Empresas Hispanas y de América Latina de la Universidad de Columbia en Nueva York.

El secretario general de la OEA, que ofreció un discurso centrado en la democracia y la integración en Latinoamérica, mostró así su preocupación acerca de la situación que atraviesa Venezuela, donde, según dijo, la tensión ante las presidenciales de 2012 es “ya más patente” que en Perú, donde los comicios son el mes próximo.

“Pongo a Venezuela entre los países de la región por los que deberíamos estar más preocupados”, dijo Insulza, quien considera que las elecciones acabarán siendo “un juego al todo o nada” entre la oposición y el presidente Hugo Chávez, algo que resulta en “un peligro para la democracia”.

El chileno aseguró así que su “principal preocupación” actualmente es que las elecciones se vayan a celebrar en un ambiente gestado en los últimos años, desde que la oposición no concurrió a las elecciones de 2006 y a medida que el Congreso venezolano ha ido otorgando más poder a Chávez.

“La oposición se salió del proceso electoral en 2006 y es algo por lo que aún están pagando un precio muy alto”, indicó Insulza, quien repasó los distintos avances que los opositores conquistaron después y que el Congreso ha sido capaz de detener con iniciativas como la entrega de poderes especiales a Chávez.

El secretario general de la OEA habló con preocupación acerca de los poderes especiales que el Congreso dio a Chávez “antes de que se constituyera la Asamblea que salió de los comicios de septiembre”, donde el oficialismo no tiene mayoría cualificada, y que le permiten legislar por decreto-ley hasta mediados de 2012.

“El propio Congreso limita el poder del Congreso. Se ha convertido en un juego al todo o nada y eso es algo muy peligroso para la democracia”, dijo Insulza, para quien “la distribución de poder es una de las principales bases de la democracia”.

Insulza recordó también que Venezuela fue el único país latinoamericano que no creció económicamente en los últimos dos años y destacó la crisis que atraviesa ahora y que prevé que se extienda más adelante “a pesar de los precios del crudo que hay hoy”.

“En Latinoamérica tenemos democracia. No hay ninguna duda. Sólo hace falta comprarnos a nosotros mismos hace 25 años. El cambio es destacable”, añadió Insulza, quien, sin embargo, alertó de los problemas a los que se enfrenta todavía la democracia en la región.

Entre ellos, además de la pobreza y la falta de igualdad que persisten entre algunos grupos demográficos, destacó al crimen organizado, “un asunto que no se ha solucionado sino que ha ido a peor y que constituye una seria amenaza hacia la democracia”.

“El crimen organizado se está desarrollando en todas partes. Su origen es el narcotráfico, pero hay que ir más allá y ver qué está pasando”, dijo Insulza, quien también mencionó como amenazas contra la democracia a “la falta de independencia de poderes” en algunos países así como a “los ataques a la libertad de expresión”.

La XIII conferencia anual de la Asociación de Empresas Hispanas y de América Latina de la Universidad de Columbia también acoge este viernes varios paneles acerca de las tendencias macroeconómicas y políticas de la región, el estado de los mercados financieros y el de la energía. EFE