Los “Deseos verdaderos” de Playboy en 3D (fotos)

“Deseos verdaderos” es la primera película de Playboy en tres dimensiones, un trabajo en el que la histórica marca del erotismo desea poner al día cinematográficamente “un estilo de vida que ha perdurado en el tiempo”, además de, naturalmente, ofrecer las “escenas obvias” que se esperan de ella.

Así lo ha explicado en una entrevista el director general de Playboy TV Latinoamérica e Iberia, Mariano Varela, quien ha viajado a España para presentar esta producción de 40 minutos que próximamente se lanzará también en México, Brasil y Estados Unidos.

El rodaje de “Deseos verdaderos”, producido por la compañía argentina Claxon, ha costado 400.000 dólares, un presupuesto cinco veces mayor al de cualquier otra producción de la cadena del imperio del “conejito”.

Una inversión que, según Varela, “no es rentable en términos de negocio, pero sí por el compromiso de Playboy para estar siempre en la vanguardia”.

“Deseos verdaderos” cuenta la historia de un fiesta de máscaras con bellas mujeres, en la que una de ellas tiene el poder de hacer realidad las fantasías más ocultas de quienes sigan su ritual.

Una situación que cuadra muy bien con la imagen de este imperio del erotismo que quiere atraer tanto al público masculino como al femenino, ya que, según Varela, “el contenido de Playboy es para disfrutar en pareja”.

Y es que el responsable de Playboy cree superada la imagen de las chicas “conejito” como símbolo supremo de la mujer-objeto: “El rol de la conejita tiene más que ver más de lo que parece con el entretenimiento de la mujer, con el deseo de seducir y dejarse seducir y liberarse”.

Varela explica que los estudios de mercado realizados entre el millón de usuarios abonados al canal en Latinoamérica demuestra que “la decisión de contratar un canal como el nuestro, a diferencia de lo que uno puede imaginar, es muy pareja entre hombres y mujeres”.

De hecho, desde Estados Unidos ya se han exportado a los diferentes canales espacios que están pensados específicamente para ver en pareja, y que incluyen programas de telerrealidad, con las lógicas limitaciones a su intimidad.

No obstante, la frontera entre erotismo y pornografía está cada vez más clara, según Varela: “En Playboy ofrecemos insinuación, mujeres desnudas y seducción, pero no situaciones extremas; nuestra programación es restrictiva para menores, pero no tiene ningún golpe bajo”, añade Valera.

El directivo de Playboy añade que su canal “recorre un camino que está muy cerca de lo que puede verse en la televisión generalista fuera de los horarios infantiles, películas y series que tienen un tinte erótico”.

Varela recuerda que el imperio que Hugh Hefner creó hace casi 60 años comenzó a crecer en lo audiovisual con programas en los que el propio magnate aparecía con sus chicas, y en los cuales “el principal público objetivo eran las mujeres, que veían ese mundo glamouroso de erotismo y aire hollywoodiense como algo divertido y atractivo y, ¿por qué no?, al que podían aspirar”.

A sus 84 años Hefner acaba de hacerse con la mayoría de las acciones de la empresa que creó en 1953 y que dejó de cotizar en bolsa el 4 de marzo último, lo que permitirá, a juicio de Varela, “revitalizar la marca” del conejito en todo el mundo, sobre todo en el negocio de licencias para productos, hoteles y casinos, como el que se acaba de lanzar en Macao.

“Nadie mejor que Hefner para saber el camino de cara al futuro”, explica Varela, quien añade que este “icono” de la historia contemporánea “sigue liderando creativamente el destino de la marca”.

¿Y en el futuro?. “Playboy es un estilo de vida que ha perdurado en el tiempo; han cambiado las formas de comunicación y hasta el lenguaje, pero todos lo buscamos el glamour, vivir en un mundo sexy y rodeados de seducción”, apunta Varela.

Además recuerda que en Latinoamérica los dos últimos años “han sido buenos para nuestro negocio”, en especial en Brasil, México y Argentina.

El futuro pasa también por seguir facturando contenidos para telefonía móvil, un medio en el que “ya se están permitiendo desnudos parciales en algunos países”, concluye Varela.

Y también por seguir ofreciendo contenidos de televisión en 3D, formato para el que Playboy lanzará en junio un canal de vídeo bajo demanda en toda Latinoamérica.

EFE