“Spartacus”: sangre, arena, sexo, sexo y… sexo en prime time

El sexo dispara la audiencia, así lo han comprobado en Cuatro con la serie ‘Spartacus: sangre y arena‘. Un mes después de su estreno la ficción comienza a despegar en el late night gracias a los contenidos prácticamente pornográficos.

lavozlibre.com

‘Spartacus’, rodeada de polémica por la gran cantidad de escenas violentas y sexuales, consiguió el miércoles 23 de marzo un 14% de cuota media de audiencia, reuniendo a casi dos millones de espectadores a partir de las 23.30 horas. La superproducción se convirtió así en el programa con mejor cuota de Cuatro de todo el día con el episodio ‘Ramera‘. Las escenas de sexo en abundancia, son una de las características principales de ‘Spartacus’ y el capítulo de ayer no fue una excepción, pues pudieron verse secuencias muy explícitas que dispararon la audiencia del 9,4% de share que consiguió en prime time al 14% obtenido a última hora de la noche, una franja en la que suelen encajar a la perfección este tipo de contenidos.

Cuatro ofrece desde el 23 de febrero en abierto esta superproducción centrada en el personaje de Spartacus (interpretado por Andy Whitfield) un hombre que acaba convertido uno de los gladiadores más famosos de todos los tiempos y que en el capítulo debía servir y complacer a la mujer más rica de Roma, Licinia. La serie está producida por Starz Entertainment y Universal TV y cuenta con una puesta en escena espectacular que, según sus directores Grady Hall y Rick Jacobson, apuesta por reflejar fielmente la sociedad romana, lo que implica mostrar la violencia y el sexo que formaban parte de la época.

Sirvan de ejemplo algunas de las frases que pueden escucharse en algunos epsiodios de esta primera temporada de ‘Spartacus: sangre y arena’ como “Están asustados, corriendo con la polla en el culo”, “Mi bota buscará tu culo en la otra vida” o Menuda mierda, no hay una sola polla”. Este lenguaje soez y, sobre todo, las explícitas imágenes (que en el último capítulo por ejemplo enseñaron sin tapujos y sin cortes toda una secuencia de sexo casi pornográfico), es lo que ha levantado la polémica desde que la serie se estrenase en Estados Unidos.

Muchos espectadores aseguran que no es ético que este tipo de contenidos se emitan en abierto, aunque se avise de que son para mayores de 18 años y se emita en horario no restringido. Otros defienden la superproducción argumentando que está muy bien hecha y que los que se escandalizan no tienen más que cambiar de canal. En cualquier caso, los últimos datos de audiencia apuntan a que ‘Spartacus: sangre y arena’ comienza a estar en uno de sus mejores momentos en Cuatro. De seguir así, parece que habrá sexo, violencia y romanos para rato.