En Venezuela fabrican submarinos para traficar drogas

(El Nacional)

Walid Makled reveló la existencia de dos laboratorios de drogas en Apure y en el Zulia, además del uso del aeropuerto para el traslado de sustancias ilegales, pero ¿sabía usted que en Delta Amacuro construían submarinos y lanchas especiales no precisamente para la defensa del país, sino para el transporte de estupefacientes? El 10 de diciembre de 2009, funcionarios de la División Nacional de Investigaciones contra la Droga del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas quedaron sorprendidos al comprobar la inventiva que hasta ahora tenía el sello made in Colombia: la construcción de semisumergibles, como puede verse en la gráfica, de un aparato que mostró el Comando Sur de Estados Unidos, reseña El Nacional, en un reportaje de Hernán Lugo Galicia.

El taller estaba en un sector llamado Mariusa, en el municipio Pedernales de Delta Amacuro, concretamente en las coordenadas Norte 09ª 06’ 24.0 y Oeste 0.61ª 30’ 24.0, según el acta elaborada por el Cicpc y la sentencia del Tribunal Segundo de Control de Delta Amacuro, que llevó el juicio.

Los agentes encontraron un astillero casero donde estaba una embarcación tipo semisumergible, elaborada con fibra de vidrio.

Las experticias surgieron cuando el Cicpc hacía seguimiento a la adquisición de material por parte de dos ciudadanos: Ángel Custodio Vegas Gerdez y Orlando Jesús Idrogo.

El primero requirió los servicios de un lanchero al que se le canceló por cada viaje la cantidad de 4.000 bolívares en 2008, para el traslado de madera desde la población de Mariusa del Bajo Delta hasta el caño Escondido. En total, se efectuaron 2 viajes en curiara en junio de 2008, señala el informe del tribunal, cuyo contenido está en la página web del TSJ en el link decisiones-tsj. En agosto del mismo año, fue contratado para llevar 10 pipotes de resina que embarcaron con ayuda de indígenas, indica el relato del interrogado por el Cicpc.

Las pistas sirvieron a los agentes para llegar hasta la casa de Vegas, alías “Chique Vegas”, a quien el 23 de febrero de 2010 se le incautó una pistola marca Glock, modelo 17 con cargador, con 17 balas calibre 99mm., una factura por la compra de 120 metros de papel polietileno utilizado en la construcción de la nave y 1.000 bolívares.

La visita incluyó el domicilio de Idrogo que tenía documentos de una embarcación bautizada como “Corazón de Jesús”, matrícula ARSK 3539. La Fiscalía ordenó la detención de los ciudadanos por porte ilícito de armas de fuego, resistencia a la autoridad, tráfico de sustancias estupefacientes y psicotrópicas y asociación para delinquir.

“Puente de salida”. Delta Amacuro está considerado por las autoridades y organismos policiales del Estado, como un puente de salida de drogas, debido a los afluentes de los ríos. La memoria y cuenta del Ministerio de Relaciones Interiores de 2010 reporta 104 expedientes de posesión de sustancias ilícitas en el estado oriental, de 17.590 registrados en todo el país, pero curiosamente el Cicpc no incluye cifras en consumo ni tráfico de drogas.

“La juzgadora declara procedente la medida de privación de libertad, al cubrir los extremos del artículo 250 del Código Procesal Penal, toda vez que existen delitos de tráfico de sustancias estupefacientes y asociación para delinquir (…), lo cual hace presumir a esta juzgadora que nos encontramos ante la comisión de delito de tráfico y ante una gran organización que guarda relación con el narcotráfico que, de manera continua, está creando nuevas formas de transporte de la sustancia ilícita, especialmente en este estado que es fronterizo donde se presume que existe un gran tráfico de estupefacientes y que los narcotraficantes inventan, cada día, una nueva forma de evadir el control del Estado para combatir este flagelo que afecta no sólo nuestro país, sino a toda la humanidad”, señala la sentencia del tribunal regional. Los acusados fueron remitidos al retén policial de Guasina, según el expediente YP01-P-2010-000078.

La penetración del narcotráfico es tan fuerte que el ex director de la extinta Conacuid en Delta Amacuro, Armando Johan Obdola, solicitó refugio en Canadá, víctima de la persecución de bandas organizadas. Ahora es representante del International Intelligence and Security Forum que investiga redes de narcotráfico. En un informe señala que delincuentes colombianos, miembros de las FARC y del ELN, y venezolanos han comprado haciendas y se infiltran en grupos sociales y políticos de la región oriental, y que desde 2000 se intensificó el tráfico de cocaína por el Caribe, utilizando a Venezuela, hasta África Occidental.

Hernán Lugo-Galicia
[email protected]