Frases y tips para hacer una llamada erótica a tu pareja

(Foto archivo)

Muchas veces las parejas pueden pensar que, con la cotidianeidad, las cosas picantes sexuales pueden perderse o que la espontaneidad  puede cambiar en la relación. Nada más lejos de la realidad. Hay cosas que siempre pueden refrescar una relación amorosa de tiempo. Incluso, a veces las cosas más sencillas pueden ponerle la sal y pimienta a la relación.

de10.com.mx

Por ejemplo, ¿por qué no hacer una llamada erótica, bastante subida de tono y picante, a la pareja que para nada lo espera? Algo tan sencillo puede culminar en una relación sexual ardiente y apasionada. Pero, ¿por qué no hacerlo? ¿Pudor, vergüenza?

Olvídense de eso en el momento en que el sexo toma las riendas. Asegúrense de que ambos acepten que se trata de un juego, de una coquetería, de especias para enriquecer la relación y listo.

¿Sabías que a la mayoría de los hombres les excitaría la idea de tener una conversación bastante picante con su mujer? ¿Y que la gran mayoría de ellos lo ha hecho ya con alguien a quien no le une el amor? ¿Por qué entonces no hacerlo con la mujer a quien amas, pero jugando a que se trata de una extraña? Eso encantará a los varones.

Lo primero es tomar la iniciativa, no importa de quien venga. Convertir una conversación normal o cotidiana en una llamada erótica es más sencillo de lo que parece. Lo primero es ensayar una voz (previamente) que te resulte sensual o sexy, para ello puedes grabarte antes con una registradora de voz electrónica normal y escúchate. Intenta registrar el tono de voz y la forma en que articulas las palabras, así las podrás reproducir con exactitud cuando hables con él.

Luego, tienes que pensar que ellos son muy sencillos y que no necesitas hablar demasiado o usar tantas metáforas poéticas. Lo que estás haciendo es erotizarlo usando el estilo más puro del sexo: la imaginación. Por ello, échala a volar y permítete hacer o decir las cosas que siempre imaginaste hacer. Habla duro, directo y sin rodeos. Eso les encantará. Puedes imaginar que hablas, por qué no, de manera erótica con un extraño. Eso también funciona.

1. “Estoy saliendo de la ducha”: puedes o no hacer textualmente lo que dices, pero si lo haces en realidad sonarás más convincente. Así que mejor hacerlo, la llamada sonará verdaderamente real. Así que una vez que te encuentres desnuda, fuera de la ducha, llámale cuando él esté a punto de llegar a casa (claro, ten cuidado de hacerlo en situaciones en las que él corra peligro, por ejemplo, mientras conduce o en momentos en que puedas interrumpirlo, en el medio de una junta importante, etc.) y describe lo que ocurrió en la ducha caliente o en la recámara mientras te encuentras húmeda pensando en él. La mejor parte es el final: cuando le dices que le esperarás así cuando él llegue a casa. Te aseguro que llegará más temprano que nunca.

2. “Estoy tocándome y pienso en ti”: este tipo de llamada podrás realizarla en cualquier momento. Incluso podrías aprovechar de la tecnología y enviar un sms (mensaje de texto) o si quieres ser más atrevida, una fotografía de lo que está ocurriendo justo en ese momento y enviársela. Algo más conceptual, nada explícito. Lo mejor, recuérdalo siempre, está en los detalles.

Ahora lo que toca es describir exactamente lo que estás haciendo: mis dedos están así, estoy haciendo esto, me encantaría que hicieras esto, justo ahora estoy sintiendo esto, querría que me hicieras esto, etc. Y, si de vez en cuando, sale de tu boca algún sonido de placer, déjalo salir. Eso le encantará. La idea es llegar al orgasmo mientras estás llamándole. Él querrá estar a tu lado (o más bien dentro de ti) cuando ello ocurra. Pero sin duda será un experimento a larga distancia que él apreciará y no olvidará en mucho tiempo.   

3. “Eres mi fantasía erótica”: no hay nada mejor para los hombres que elevarles el ego a la máxima potencia. ¿Acaso hay algo mejor que decirles que son unos dioses del sexo? ¿Que es la fantasía que siempre soñaste? Claro, no se trata de mentir. Y también algo de verdad hay en eso. Así que mejor decírselo.

Para ello puedes no estar ni desnuda, ni recién duchada, ni tocándote. Puedes estar sentada tranquilamente en la silla de tu escritorio pensando en lo que le dirás y hacerlo algunos minutos después. Y piensa en decirle todo aquello que realmente has pensado de él (en el buen mood), en el sexo y lo que hace para ti en la cama. Dilo todo y seguro que él continuará la conversación para hacer de ello una plática erótica sin fin…

4. “Oh, oh, oh”: ¿Qué mejor que hacerlo antes y llamarle momentos previos al orgasmo? Éste oh, oh, oh es más recomendable hacerlo cuando ya has practicado antes otras llamadas. Así no le será tan sorpresivo y además querrá siempre más. Antes puedes preparar un sms en el que dirás algo como “estoy tocándome, pensando en ti y a punto de llegar al orgasmo. Te llamaré cuando esté a punto de llegar para que me escuches”.

Él estará esperando con ansia esa llamada, te lo aseguro. Pero también, como siempre, piensa en el momento ideal para hacerlo, que no esté con amigos o en el trabajo, pero sí, por qué no, mientras viaja en el metro, mientras espera el autobús, mientras camina hacia casa o mientras te espera en el café. El encuentro posterior a la llamada tendrá una sonrisa cómplice y deliciosa.

5. Hazte ayudar por un juguete sexual: si no te atreves a decirle que estás haciendo por ti misma tal o cual cosa, entonces enciéndelo mientras le dices que estás usando tal o cual juguete sexual que previamente hayan comprado juntos o alguno que tú hayas adquirido recientemente. Si no tienes un juguete sexual a la mano, siempre hay algo que puede hacer la función de tal como una zanahoria, un pepino (limpios y con sus respectivos preservativos), crema batida, un juguete anal, etc. Hazte acompañar de ruidos, gemidos, y todas las sensaciones que verdaderamente lleguen a ti en ese momento. Simplemente le encantará.