Makled ya está en su celda (Fotos)

El avión que trajo a Walid Makled extraditado desde Colombia, aterrizó cerca de las 11:30 de la mañana en el aeropuerto de La Carlota en Caracas, y no en Maiquetía como se tenía previsto, lejos de las cámaras y los periodistas. Luego fue transportado al Sebin en Plaza Venezuela, escoltado por una impresionante caravana policial,  donde se encuentra desde las 12 y 28 de la tarde de este lunes.

Makled será juzgado en un proceso justo y con todas las “garantías constitucionales”, aseguró el viceministro de Prevención y Seguridad Ciudadana, Néstor Reverol.

“Queremos informar que se ha cumplido el proceso de extradición del narcotraficante Walid Makled. Ya está en su sitio de reclusión previsto y en menos de 24 horas será puesto a órdenes de la justicia venezolana”, explicó Reverol a la prensa.

Este presunto narcotraficante, detenido en agosto de 2010 en Colombia y cuya extradición ha suscitado un gran interés, será acusado formalmente de los delitos de tráfico ilícito de drogas, lavado de dinero, asociación para delinquir y homicidio.

Este venezolano era solicitado en extradición también por Estados Unidos, donde se le acusa de narcotráfico, pero el gobierno colombiano argumentó que Caracas había realizado primero la solicitud y que los delitos por los que se le busca en su país de origen son más graves.

Su extradición tardó meses en concretarse aunque el presidente colombiano Juan Manuel Santos garantizó a su homólogo Hugo Chávez que Makled sería trasladado a Venezuela.

El último obstáculo fue superado la semana pasada cuando Venezuela respondió a una nueva demanda de Colombia sobre garantías en el respeto de los derechos humanos.

Según Reverol, Makled será juzgado dentro de “un debido proceso, en medio de un conjunto de garantías constitucionales y que pague por los delitos cometidos”.

“Pero también tendrá la oportunidad de ser escuchado y aquel que estuviera implicado se le aplicará drásticamente todo el peso de la ley”, garantizó el responsable.

En declaraciones desde su celda en Colombia, Makled dijo tener en su poder “videos extremadamente comprometedores” y “pruebas contundentes” que implican al gobierno de Chávez en sus negocios turbios.

Según el narcotraficante, existe una red de distribución de droga desde el sur de Venezuela que tiene vínculos con la guerrilla colombiana de las FARC y cuenta con la participación de altos militares y funcionarios del gobierno venezolano, a quienes dijo que pagaba cuantiosos sobornos semanales.

Makled también ha dicho que aportó al menos dos millones de dólares para una campaña electoral en favor de Chávez y que, gracias a eso, altos funcionarios del gobierno le entregaron la concesión de las operaciones del terminal marítimo de Puerto Cabello (norte de Venezuela).

El gobierno venezolano siempre ha refutado las acusaciones de Makled.

“Es un criminal, un delincuente, lo más probable un asesino, narcotraficante confeso y ahora se ha dado a la tarea de declarar que es un perseguido”, declaró Chávez recientemente.

Este lunes, el abogado de Makled en Colombia, Miguel Ramírez, pidió a las autoridades venezolanas “un juicio justo, oral y público”.

Desde hace semanas, la seguridad del Palacio de Justicia de Caracas ha sido reforzada con la instalación de un sistema de revisión de rayos X, aparatos de vigilancia y nuevas armas para los responsables de seguridad.

El extraditado forma parte de una adinerada familia venezolana dueña, entre otras empresas, de la aerolínea Aeropostal. Tres hermanos de Makled se encuentran detenidos en Venezuela. Uno de ellos, Abdalá, fue candidato a la alcaldía de Valencia (la tercera ciudad del país) en las elecciones regionales de noviembre de 2008.

Según Reverol, la justicia venezolana ha confiscado a la familia Makled numerosos bienes, entre ellos fincas, centros comerciales, empresas “usadas como plataforma logística para el tráfico ilícito de drogas”, yates y vehículos de lujo, además de Aeropostal.

(Foto Reuters)

Salida de Colombia

La entrega de Makled, una de las tres personas más buscadas del mundo por tráfico de drogas, se produjo en medio de un clima de entendimiento con Venezuela después de la profunda crisis que llevó a Chávez a romper relaciones diplomáticas con Bogotá y a congelar el comercio binacional, que en el 2008 alcanzó más de 7.000 millones de dólares.

La crisis se originó durante el Gobierno del ex presidente Alvaro Uribe, quien mantuvo unas tensas relaciones con Chávez por temas de seguridad y un acuerdo de cooperación militar entre Bogotá y Washington que quedó sin vigencia por decisión de un tribunal colombiano.

Makled, quien vestía traje oscuro, un chaleco antibalas negro y estaba esposado, fue entregado por Colombia a funcionarios enviados desde Venezuela en un avión, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad en una base de la policía del occidente de Bogotá.

Escoltado por policías fuertemente armados y mascando goma, el venezolano caminó lentamente desde un vehículo blindado de la Policía de Colombia hasta el avión en el que fue trasladado a su país.

Santos, quien restableció en agosto del 2010 las relaciones diplomáticas y comerciales con Caracas, se había comprometido a extraditarlo al país vecino.

Amplio prontuario

Makled, alias “El Arabe” o “El Turco”, fue solicitado en extradición por Venezuela por narcotráfico y otros delitos como homicidio, mientras que Estados Unidos lo pidió por tráfico de cocaína.

Hasta el 2008, Makled y sus hermanos, incluido el ex candidato a la alcaldía de Valencia Abdalá Makled, fueron dueños de una compañía aérea y tenían una empresa de carga conformada por más 400 tractocamiones en Puerto Cabello, donde está ubicado el puerto más importante de Venezuela y desde donde habría exportado 10 toneladas de cocaína al mes.

En recientes entrevistas, Makled aseguró que pagó sobornos a oficiales de la Fuerza Armada de Venezuela y a funcionarios del Gobierno de Chávez para obtener contratos para sus empresas.

Chávez, que fue acusado por Uribe de permitir la presencia de líderes de la guerrilla en su país, ha deportado en los últimos meses a Bogotá a integrantes de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

El caso más reciente fue el del líder de la comisión internacional de las FARC en Europa, Joaquín Pérez, capturado en el aeropuerto internacional de Caracas cuando llegó procedente de Fráncfort, Alemania, y quien al parecer pretendía reunirse con otros jefes rebeldes.

Estados Unidos es el principal aliado de Colombia en la lucha contra el narcotráfico y los grupos armados ilegales.

Desde el 2000, Washington ha entregado a Bogotá más de 5.000 millones de dólares para combatir el narcotráfico, los grupos armados ilegales y para financiar programas de asistencia social y de sustitución de cultivos ilícitos.

Estados Unidos dijo que respetaba la decisión de Colombia frente a Makled, mientras que el Gobierno de Bogotá aseguró que su determinación no tiene por qué afectar sus relaciones con Washington en momentos en que espera que el Congreso estadounidense ratifique un Tratado de Libre Comercio firmado desde el 2006.

Video cortesía NTN24

El Tiempo reseña que anoche, mientras preparaba los últimos detalles de su extradición a Venezuela, desde la cárcel La Picota, de Bogotá, el cuestionado empresario Walid Makled envió una nota de agradecimiento al gobierno colombiano por respetarle sus derechos y garantías.

El juicio contra Makled promete ser uno de los más polémicos de Venezuela, ya que el empresario ha declarado que tiene información clave de los nexos con altos miembros de la Fuerza Pública y funcionarios del gobierno de Hugo Chávez con redes de narcotráfico. Ha dicho que entregó por lo menos 2 millones de dólares en el 2007 a la campaña del fallido referendo promovido por el mandatario para aprobar la reelección indefinida.

Por ello, el presidente Juan Manuel Santos le pidió al gobierno venezolano firmar un compromiso para que Makled tenga garantías jurídicas y de seguridad en ese país. Este trámite tardó un mes desde que el Presidente de Colombia avaló su envío a Venezuela. La decisión se basó en que este país lo solicitó primero y en que los cargos por los que lo persigue Venezuela son más graves.

Desde su captura en Cúcuta, Makled ha dicho que no caerá solo. Ha reiterado que entregará información para que militares y funcionarios venezolanos que apoyaron su ascenso respondan. En declaraciones a medios de comunicación, ha salpicado al general Henry Rangel y a Hugo Carvajal, director de Inteligencia Militar.

De hecho, información del PC de ‘Raúl Reyes’ dio para incluir en la famosa Lista Clinton a la cúpula de seguridad de Chávez, entre ellos a Carvajal y al coronel Ramón Rodríguez Chacín.

Con información de AFP