Sexo en los aviones (Fotos+Video)


Bathroom

¿Hay algún miembro del Mile High Club a bordo de este blog?
Para aquellos que aún no lo sepan, se trata de “una fraternidad compuesta por tripulantes de cabina, auxiliares, pilotos y algunos intrépidos pasajeros que han practicado sexo dentro del avión a más de una milla de altitud (5.280 pies)”, según reza su página oficial en Internet.

Logo mhc

En esta web, de corte humorístico, se cuenta que su primer miembro (nunca mejor dicho) fue el estadounidense Lawrence Sperry (1892-1923), pionero de la aviación y consumado seductor, además de inventor del piloto automático. Una cosa conduce a la otra, ya se sabe.

Así lo reseñó el reportaje de El País

Por ella nos enteramos de que Sperry inauguró el club en noviembre de 1916, mientras daba clases de vuelo a Mrs.Waldo Polk, una dama de la alta sociedad neoyorquina con ganas de emprender el vuelo. Por causas desconocidas (¡JA!), el avión se precipitó al mar cerca de Long Island, Nueva York; ambos fueron rescatados sanos y salvos, aunque mojados y sin ropa, por dos cazadores de patos. La prensa local se hizo eco del incidente con titulares como “Aerial Petting Leads To Wetting”, algo así como “Una aventura en el aire acaba en chapuzón.” Sperry se acabó estrellando mortalmente en aguas del canal de la Mancha, presumiblemente acompañado y feliz, cuando pilotaba su hidroavión Curtiss C-2 con piloto automático.

Desabróchense los cinturones
Aunque la historia de Lawrence Sperry es cierta, no existe oficialmente ningún Mile High Club, es una broma  entre tripulaciones que luego se extendió a todos los que aprovechan la tenue iluminación de los vuelos nocturnos (Red Eye Flights, vuelos de ojos rojos, en la jerga aeronáutica) y la escasa cobertura de las mantas de las compañías aéreas para hacer cositas.

“Los viajes, como el poder, son afrodisíacos. Si las crónicas de navegantes y los cuadernos de bitácora dijeran toda la verdad, y no sólo la verdad, serían textos ejemplares de literatura prohibida” escribió en una ocasión Gabriel García Márquez.  ¿Realmente hay mambo en los aviones? Según una encuesta realizada entre los usuarios del buscador de vuelos Skyscanner, el 45% de los pasajeros admitió haber coqueteado en pleno vuelo, y un 8% confesó que había pasado a mayores. Hasta le han puesto un nombre a esta nueva forma de ligar: “Flyrteo”.

En una entrevista concedida a la revista GQ, el magnate Richard Branson, dueño del grupo Virgin, alardeó de haber mantenido una aventura sexual en pleno vuelo entre Londres y Los Ángeles. Fue cuando tenía 19 años y con una mujer casada. “El problema es que los servicios de los aviones son muy estrechos y las acrobacias no pueden durar. No hay sitio y la gente empieza a golpear la puerta”, confesó.  2900305586_7e7a789370
Aunque  incómodo (que se lo digan a Sylvia Kristel, la actriz protagonista de Emmanuelle), un quickie en el reducido  espacio del aseo o bajo la escueta manta de un avión da mucho morbo. Un morbo que han aprovechado  algunas aerolíneas chárter,  como la estadounidense Flamingo Air para  fletar avionetas donde mantener relaciones sexuales. Los  affaires en las alturas también han inspirado libros como The Mile High Club. Plane Sex Stories, una antología de relatos eróticos  de Rachel Kramer Bussel que se vende en Amazon.
Hasta existe un manual, con un estilo gráfico similar a las instrucciones de seguridad que hay en los asientos de los aviones,    que instruye sobre las posturas y posibilidades eróticas (sin llamar mucho la atención) que ofrecen las aeronaves de pasajeros.

Back_toilet Front_toilet
Pero no nos engañemos: echar una canita al aire en el aire, sea a 3.000 o  a 30.000 pies, no está bien visto. A la azafata de Quantas Lisa Robertson la despidieron por encerrarse en los baños  con el actor Ralph Fiennes durante un vuelo entre Darwin (Australia) y Bombay. Y Singapore Airlines, tras poner los dientes largos con las 12 suites de lujo que ofrece a bordo del Airbus A-380 (con camas de matrimonio y champán a discreción), tuvo que pedir a los pasajeros que las ocupaban que se abstuviesen de tener relaciones sexuales en ellas, ya que la tripulación y el resto del pasaje no se perdían detalle de la banda sonora.

Firstclasssuite1