Bote de aguas negras afecta salud de más de 10 mil niños

500 familias que habitan en el sector La Cuadra de Barrio Unión, en Petare, tienen años viviendo en medio de un bote de aguas negras, que corren libremente por la calle La Ceiba del sector que además de desprender y colaborar con la proliferación de zancudos y moscas en el lugar, está afectando la salud de sus habitantes en especial de los más de 10 mil niños que acuden a escuelas ubicadas en la zona, así lo informó Diariolavoz.net.

Y es que, alumnos de los colegios Fe y Alegría, Unidad Educativa Lapicito, Matea Bolívar y Julio Caracario, todo ellos ubicados en el mencionado sector quienes suman entre 10 mil y 15 escolares que deben transitar a diario por el lugar, así como también los menores que viven en la viviendas cercanas al derrames de cloacas, han presentado brotes de enfermedades parasitarias, de la piel, respiratorias y de la vista.

Aunado a esto, el bote de aguas servidas obstaculiza totalmente el paso peatonal en la en el lugar, obligando a todo aquel que por allí transita a tener que hacer “maromas”, para no ser alcanzados por el líquido contaminante. “Es terrible tenemos años viviendo entre esta podredumbre, y no solo es tener que soportar la fetidez, es que nuestros niños viven enfermos y hasta los vehículo se ven afectados”, manifestó el afectado Carlos Hernández.

Residentes aseguran que el problema viene desde hace algunos años, debido al aumento de la población en la zona, lo cual generó la rotura de la tubería que no soporto la cantidad de aguas servidas, provenientes de las comunidades que allí hacen vida como es el caso los sectores San Pascual, Santa Rita, Los aguacatitos, La Fénix, entre otros.

Por otro lado, vecinos narran que incluso los vehículos que transitan por la mencionada calle pierden el control, debido a la humedad del suelo.

Cabe destacar que, la calle La Ceiba es el paso de diversas rutas de transporte público quienes cubren rutas como Petare-Mezuca, La Virgen, Santa Rita, Los Aguacaticos, entre otros. Entre tanto, residentes del sector denunciaron que conductores inconscientes, pasan por el lugar donde se produce el desagüe de las aguas servidas a gran velocidad, arrojando el liquido contaminado a cualquiera que en ese momento se encuentre caminando.

Claman solución

Vecinos de la calle La Ceiba de Barrio Unión en Petare, claman por una solución al bote de aguas servidas que inunda la vía por la que transitan a diario. Y es que el mal olor, las diversas enfermedades que genera la exposición al líquido contaminado y un enorme hueco son algunas de las preocupaciones manifestadas por la colectividad.

Víctor Alejo, afectado, aseguró que el problema presenta años y hasta ahora las autoridades locales no le han dado ninguna solución a la problemática, pese a las reiteradas denuncias hechas por los vecinos ante la Alcaldía del municipio Sucre. “Los trabajadores de Mantenimiento Urbano de la alcaldía vinieron, pero no hicieron nada porque el agua sigue botándose.

Necesitamos que nos arreglen ese bote porque estamos cansados de limpiar las casas y calarnos ese mal olor”, expresó Alejo. Por su parte, Yuri de Freites quien vive justo frente al derrame de cloacas, lamenta que ninguna autoridad se haga cargo de la situación por lo que hizo un llamado al alcalde Carlos Ocariz y a la Gobernación del estado Miranda a que se aboquen a resolver la situación que afecta a cientos de familias.

Asimismo, informaron que en reuniones con funcionarios del ayuntamiento se les explicó que se estaba elaborando un proyecto para proceder a la reparación de la calle, ampliación de la tubería dañada. De igual forma, vecinos le hicieron una llamado a la Hidrocapital para se repare una tubería rora de aguas blancas, cercana a la cloaca, que esta generando la contaminación del vital líquido.

26 viviendas en alto riesgo

Habitantes de la calle La Ceiba de Barrio Unión en Petare describen la situación del sector como critica, debido que la entrada de aguas negras producto de la rotura de una tubería, ha socavado las bases de las estructuras de al menos 26 viviendas aledañas. Las filtraciones de las aguas servidas también amenazan con destruir las escaleras y caminerías de la zona, pues muestran fracturas gigantescas que en cualquier momento amenazan con desmoronar los escalones.

De igual forma, alertaron que el terreno donde se encuentra ubicados los inmuebles está cediendo, situación que se ha agravado con las recientes precipitaciones. “Esto es una bomba de tiempo en cualquier momento esas casas se vienen abajo si no se le da una solución al problema”, dijo la vecina Gloria Barrios.

“Tememos que en cualquier momento se vengan abajo nuestra viviendas, por eso pedimos una solución pronta a esta situación, por que cuando llueve esto se pone mucho peor da miedo estar aquí”, expresó el afectado Víctor Alejo., quien lamentó tener que gastar todo sus ahorros en reparar las filtraciones que se generan en las paredes de su casa a causa del derrame de las cloacas.

La voz de los afectados

Yuri de Freitas

“Nadie se aboca a solventar el problema, nos hemos enfermado, el mal olor es insoportable, sin contar con las moscas y zancudos”.

Carlos Hernández

“Tenemos años viviendo entre esta podredumbre, soportando la fetidez, y lo peor es que nuestros niños viven enfermos”.

Gloria Barrios

“Esto es una bomba de tiempo en cualquier momento esas casas se vienen abajo si no se le da una solución pronta al problema”.

Víctor Alejo

“Los trabajadores la alcaldía vinieron, pero no hicieron nada porque el agua sigue botándose, necesitamos solución.

Nelyabith Bello / [email protected] Twitter: @nelyabithbello