Una “cartera” de huevos (fotos)

De repente nos engranamos tanto en algún objeto que ni siquiera nos molestamos en tratar de verlo con otra perspectiva. Aparte, hay cosas tan arraigadas que nos funcionan tan bien que no nos preocupamos por preguntarnos si algo pudiera funcionar mejor.

En esta ocasión ha llegado lo más simple y cotidiano con lo que podemos llegar a tratar a diario sin siquiera tomarnos algunos minutos y pensar, ¿esta será la menor opción para transportar huevos? Así es, huevos.

Tenemos sin fin de presentaciones en carteras de huevos, pero todas con el mismo principio, como si de ondas se trataran. Dentro de esas ondas introducimos los huevos que serán protegidos. Hemos visto esos empaques desde el típico cartón cuasi-reciclado, hasta los que son fabricados en plástico, pero con la misma forma.

Pues esta vez, la estudiante de diseño, Éva Valicsek nos ha demostrado que todavía se puede mejorar algo que es tan típico como el empaque de los blanquillos, como coloquialmente le llegan a llamar en México.

Si se fijan el empaque consta o son como unas láminas de cartón que contienen suajes en los que se pueden introducir los huevos y que son atados por una liga elástica haciendo que los huevos no se muevan o se salgan de su lugar. De hecho, estas ligas permiten que no sea necesario el uso de algún tipo de tapa, haciendo el producto mucho más accesible. Otra cosa es que no se necesita algún tipo de proceso especial para hacerlos, solo doblarlo y montarlo sin necesidad de algún tipo de pegamento. Tampoco se necesitan moldes ni nada por el estilo, simplemente los suajes donde los huevos se irán posicionando.

Éva presume además de que es fácil y que es posible apilar los empaques, aunque no se indican cuantos.

Desde el punto de vista ecológico, el cartón es totalmente reciclable y el proceso para su elaboración es mínimo, lo que no generará más complicaciones. ¿Qué les parece a ustedes?