Conozca al caracol gigante africano que se encuentra en Lechería (Fotos y Video)

El caracol gigante africano, clasificado como molusco en la escala zoológica y de nombre científico (Achatina fulica), es nativo del África y se distribuyó por muchos países gracias a la actividad humana. Se registró en la región indo-pacífica en 1984, en el Caribe en 1989, en Brasil en 1999 y así existen listas y mapeos de las fechas en las cuales este caracol apareció en los distintos países del mundo. Según investigaciones del Servicio Autónomo de Sanidad Agropecuaria (Sasa), ha reaparecido en Venezuela y pudiera convertirse en una plaga agrícola atacando diversos tipos de cultivos. vanguardia.com

Hoy día se reporta su presencia en el estado Anzoátegui. Tiene hábitos nocturnos y suele verse de día cuando existe una variable climática que lo hace salir de sus cuevas, cuando llueve, por ejemplo. Este caracol, al igual que el transmisor de la bilharzia (Bionphalaria glabrata), es un ejemplar que causa problemas a los humanos.

Cómo reconocer al caracol africano
Es un caracol de concha con forma cónica, que puede medir desde 10 hasta 30 centímetros de longitud. Es de color marón claro y presenta bandas alternas de color crema que se aclaran mientras se encuentran más cerca del ápice de la concha, la abertura de ésta es ovada, la piel es marrón oscura, gomosa, tiene dos pares de tentáculos: un par corto y un par largo y la boca tiene una mandíbula con gran número de dientes.

Prevención sanitaria
Informar, alertar y concienciar al público sobre la presencia y control de este huésped forzado de nuestras tierras es fundamental para prevenir problemas de seguridad alimentaria, de salud y de desequilibrios ecológicos.
En el campo de la seguridad alimentaria, su aparición en zonas agrícolas atenta contra la permanencia de los cultivos y el feliz término de sus cosechas, dado que el molusco presenta una alta tasa reproductiva y puede poner huevos unas 1200 veces al año, entre 100 y 400 huevos por vez. Asimismo, tiene una alta velocidad de devastación y pueden vivir hasta 9 años.

En el campo de la salud se ha reportado que el animal puede ser hospedero de un parásito proveniente de las ratas que ocasiona en el humano algunas afecciones como meningitis, perforaciones intestinales, peritonitis y hemorragias abdominales después de tres semanas de ser contaminado.
Los síntomas pueden llegar a durar varios meses. También se han reportado casos de infestación asintomáticos. Este parásito llega al caracol por ingestión de heces de ratas contaminadas y es conocido como gusano pulmonar de la rata (Angiostrongylus cantonensis); se puede transmitir cuando entra en contacto con tejido mucoso del ser humano, como los ojos, la nariz o la boca, o cuando el humano come carne del caracol mal cocida.

Control
Es tan importante seleccionar un controlador adecuado como realizar un correcto seguimiento del programa de control. Existen los llamados controles físicos o mecánicos a través de los cuales se capturan los caracoles y luego de ser capturados se recomienda quemarlos en recipientes adecuados. También existen los cebos usados para tal fin.

Clínica productiva
¿Qué hacer en caso de encontrar uno de estos ejemplares?, ¿Cómo combatirlo?.
Si en su plantación o plantas caseras observa devastación de hojas, tallos, flores o frutos, acompañada de líneas o caminos babosos de una especie de líquido brillante y cintas de excremento, hay razones para pensar que pueda haber presencia de caracoles. Recomendamos revisar su plantación en horas nocturnas y capturar a un individuo de caracol como muestra para ser identificada y ser planificado el protocolo de acción para solventar el problema ambiental.

Para capturar al caracol debe tener las manos protegidas con guantes y debe colocarlo en un frasco de vidrio y taparlo. Previamente, debe abrirle unos huecos muy pequeños a la tapa para permitir el paso del aire.

(foto archivo)

(foto archivo)

(foto archivo)

Video cortesía Youtube