Zelaya: Oligarquía perdió derecho a gobernar Honduras

EPA/GUILLERMO LEGARIA

El ex presidente Manuel Zelaya pronunció el domingo un discurso en una asamblea con el Frente Nacional de Resistencia Popular para definir un plan que le permita acceder nuevamente al poder, del que fue derrocado en 2009.

“La burguesía nos ve como sus esclavos y no nos reconoce nuestros derechos. Con sus pretensiones de ser dueña de Honduras, la oligarquía ha demostrado que no quiere la democracia y está dispuesta a usar la fuerza para continuar con sus privilegios”, expresó el político en el mitín.

Ante unos 1.600 partidarios reunidos en esta capital, el ex mandatario advirtió que “el liberalsocialismo que pregonamos, gobernará este país en los próximos 50 años y sustituirá a la oligarquía y los golpistas que han mantenido secuestrado este país para su propio beneficio”.

La estrategia planteada por Zelaya a sus seguidores consiste en “llegar a la Constituyente para refundar Honduras y lograr el poder”.

Zelaya regresó a Tegucigalpa el 28 de mayo luego que el presidente Porfirio Lobo pactó con el entonces exiliado Zelaya y con mediación de los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, una serie de acciones que permitirían la readmisión de Honduras a la Organización de los Estados Americanos, a la cual se oponían varios gobiernos sudamericanos.

Lobo ofreció anular los procesos judiciales iniciados contra Zelaya y sus colaboradores para permitirles volver al país, entre otras cosas. Zelaya denunció recientemente que el denominado Acuerdo de Cartagena está siendo violado por el gobierno ya que uno de sus ex ministros está enfrentando un proceso por corrupción iniciado después del golpe de estado de junio del 2009. El gobierno niega que el caso tenga objetivos políticos.

Zelaya fue depuesto por militares que lo expulsaron del país, tras lo que se instauró un gobierno de facto encabezado por Roberto Micheletti, que entregó el poder después de realizar elecciones.

Honduras fue excluida de la OEA después del golpe de estado y varios países se negaban a permitir su regreso por considerar que la convocatoria electoral que dio paso al gobierno del actual presidente Porfirio Lobo no fue legítima.

Tras el regreso de Zelaya a su país, después de vivir 16 meses exiliado en República Dominicana, la OEA acordó el 1 de junio admitir nuevamente a Honduras en su seno.