“Pranes” de Sabaneta cazan a tiros a los taxistas

(Foto La Verdad)

Los choferes de dos líneas de taxis protestaron ayer en contra de las llamadas extorsivas y de amenazas que reciben desde la Cárcel Nacional de Maracaibo. Los “pranes” atacan a los directivos de las líneas, pero estos se niegan a pagar vacunas, informa La Verdad.

Al menos 25 vehículos obstaculizaron el tránsito en la Circunvalación 1, en sentido sur-norte, y el elevado de Pomona para exigir la atención de Odalis Caldera, secretaria de Seguridad y Orden Público. Es la segunda vez que los choferes toman las calles para exigir protección. El pasado 23 de mayo unos 100 de la línea de Gallo Verde La Original obstaculizaron el tránsito en la autopista porque estaban cansados de las amenazas de los presos.

El fin de semana pasado comenzaron a llamarlos de nuevo para exigirles el pago de 20 mil bolívares. Si no obedecían la orden, tirotearían las sedes de las líneas o matarían a alguno de ellos. Hasta el pasado mes de mayo se identificaron como el “Hampa”; ahora revelan su jerarquía.

Con miedo

Dos taxistas, que omitieron su identidad por seguridad, indicaron que quienes los llaman son los “prames” de las áreas de Máxima y de Penal de la Cárcel Nacional de Maracaibo. “Ellos quieren negociar directamente con los directivos”.

“Esta mañana [ayer] nos llamó el &39;pram&39; de Máxima para exigirnos 10 mil bolívares. Me amenazó diciendo que si en el transcurso del día no se los entregábamos nos caerían a tiros”, recalcó un taxista de Altamira Sur con tres años en la línea.

“Nos llamaron el lunes y nos dijeron que si ese día no pagábamos 15 mil bolívares, el martes tendríamos que pagar 25 o si no que nos atuviéramos a las consecuencias”, precisó otro taxista.

“No podemos esperar a que el tiempo pase. En ese tiempo de espera pueden matar a alguno de nosotros o a nuestros familiares”.

Cumplieron sus amenazas

El lunes y martes pasados llamaron a la central para acordar con los directivos la entrega del pago. Como no lograron conversar con él, tirotearon la vivienda de la mamá de uno de los directivos de Altamira Sur el miércoles a la 1.00 de la madrugada, en el sector Pomona. La fachada, las puertas, las ventanas y  las rejas quedaron como un colador.

Los taxistas están atemorizados por su seguridad y la de sus familias. En las llamadas, los presos les advierten de que saben qué hacen sus padres, hijos y esposas cada día.

En vista de la insistencia de los reclusos, los choferes desactivaron la central y apagaron sus celulares. “Hemos cambiado los números de teléfono y ni así nos dejan en paz”.

Nuevo modus operandi

Antes enviaban intermediarios para recibir el dinero. Ahora exigen que los lleven directamente a la cárcel. Un transportista adscrito a la línea de Altamira Sur indicó que el “pram” que se comunicó con él le explicó que el dinero lo embalaran en una bolsa y lo lanzaran al techo del penal, que sus súbditos estarían pendientes para agarrarlo.

Radio de acción

Las líneas afectadas están en las zonas aledañas a la cárcel de Sabaneta. Gallo Verde La Original y Gallo Verde Cooperativa, Aerotaxi, en Lago Azul, y La Colina, en la Circunvalación 1, fueron tiroteadas por negarse a pagar vacunas.

En La Chinita, en Sabaneta; Plaza y Niños Cantores, en La Paz; El Varillal; Corito, en Haticos; Ejecutivo; Río Piedra y Altamira Sur, en Pomona, no cesan las llamadas extorsivas, las amenazas y las visitas de hombres jóvenes ofreciendo seguridad para las instalaciones a cambio de dinero.

Aprobados los “inhibidores”

Odalis Caldera, secretaria de Seguridad y Orden Público, atendió a los conductores en su despacho, junto a Freddy Arenas, subdirector del Cuerpo de Policía del Estado Zulia (CPEZ), el abogado y los comisarios Gustavo Peña y Carlos Martínez.

En la reunión se les brindó asesoría legal y establecieron una serie de mecanismos de seguridad preventivos mientras realizan las investigaciones y se despliega un operativo de inteligencia para dar con los extorsionadores.

Caldera indicó que han detenido a miembros de siete bandas que trabajan comandados por reclusos. Precisó que todos estuvieron presos en el penal y tenían entre 15 y 20 días de haber salido en libertad.

La comisaria informó que el Ministerio de Interior y Justicia aprobó el proyecto de instalación de bloqueadores de llamadas en las penitenciarías del Zulia, presentado en mayo pasado por el Dispositivo Bicentenario de Seguridad (Dibise), el Cuerpo de Policía del Estado Zulia (CPEZ) y la Brigada Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional (Gaes).

Esperan que “bajen los recursos económicos” para formalizar la compra de los “inhibidores” y proceder a su instalación en la Cárcel Nacional de Maracaibo y en los reténes de El Marite, Cabimas y San Carlos de Zulia.