Joven de 15 años violada en el autobús intentó suicidarse

Tres hombres abusaron de la menor wayuu (Foto archivo)

El hecho ocurrió el viernes 8 de julio. Los violadores, según el comisario Monrroy, son ‘Los Tuberos’. Lo que fue una visita familiar para una jovencita de 15 años, de la etnia wayuu, terminó el pasado viernes 8 de julio en una pesadilla que intentó ponerle fin con la muerte. La adolescente salió de su casa, ubicada en una comunidad aledaña a El Golfito, en el municipio Jesús Enrique Lossada, con dirección al sector El Curarire, reseña Panorama.
Eran las 10:30 de la mañana. La jovencita vestía un pantalón negro y una blusa color vinotinto. Estaba recién bañada y arregladita, como acostumbraba. Hasta la entrada, por donde pasa el autobús de La Concepción, que viene de Palito Blanco, la acompañó un amigo del barrio. “Ella se quedó en el cuartel y de allí, haciendo trasbordo, avanzó hacia la casa de su tía. Iba de visita”, recordó un familiar de la joven. En el retorno, a las 7:30 de la noche, abordó el colectivo que la enfrentó a la ruta del horror. “Cuando los cuatro hombres subieron al autobús apuntando con sus armas al chofer —contó la jovencita a sus padres— la orden para todos los pasajeros fue contundente: ‘¡Todos con la cabeza metidas en los asientos. Están atracados!”. Nadie suplicó. Un silencio aterrador se apoderó de la unidad del transporte público, signada con el número 44, que se adentraba a unas trillas solitarias que conducen al relleno sanitario La Ciénaga.
La jovencita wayuu, la menor de siete hermanos —dos son funcionarios de un cuerpo seguridad del Estado—, nunca antes se había quitado la ropa ante un hombre. Esa noche debió hacerlo delante de tres que la tocaban de forma perversa y, unos metros más allá, debió iniciarse sexualmente frente a unas 45 personas, entre hombres y mujeres. “Me duele contarlo y entrar en detalles porque fue horrible lo que la niña vivió. Tres de los delincuentes se aprovecharon de ella. En oportunidades se turnaban. Ellos se la pasaban de manos en manos y la obligaron a tener los tres tipos de sexo”, contó el allegado a la joven. “Ella no llegó directamente a la casa materna cuando el autobús la dejó en la parada. Se fue a casa de una tía del ‘Golfito’. Estaba sola. Corrió al patio y buscó un mecate con el que intentó quitarse la vida. Ya lo tenía colgado de una mata, pero damos gracias a Dios que mi primo llegó y logró quitarle la idea. Ella no pronunció ni una sola palabra de lo ocurrido”, dijo. La adolescente sufrió desgarramiento. “Estuvo tres días recluida en el Hospital Universitario de Maracaibo y fue intervenida quirúrgicamente. La mamá se la llevó fuera de La Concepción para que trate de olvidar esta tragedia que le tocó vivir a tan corta edad”, refirió.

Texto: Jescenia Dovale/Panorama