12 tipos de besos para enloquecer a la pareja

¿Habrá alguien que pueda decir que no le gustan los besos? Y así como hay incontables y variadas tipos y formas de besar, hay algunos cuyo efecto garantiza el éxito a la hora de seducir. Acá te entregamos 12 infalibles para volver loca la pareja:

Beso Lo que el viento se llevó: Este tipo de beso requiere de cierta puesta en escena y dramatismo. Cark Gable ejemplifica perfecto cómo dar besos así: bajaba bastante el hombro derecho con el fin de poder abrazar fuertemente a la víctima, es decir, besaba y abrazaba. Conviene, entonces, realizar una gran preparación. No cierres los ojos ya que como tratarás de ser ”impactante “, con los ojos abiertos causarás mayor efecto. Tampoco te mojes los labios con la lengua antes del beso ya que hay que imprimirle el sabor de la ”dureza “. Este beso es un ataque en picada, un huracán.

Beso sensual: Aquí la lengua juega un papel decisivo. Mientras besas la lengua va dando vueltas suaves, se abre camino lentamente a través de la boca del otro. Eso querrá decir que no tienes apuro. El tiempo será tu mejor aliado.

Beso sensual con efectos especiales: Este beso resulta perfecto si el anterior tuvo éxito ya que tu pareja querrá más y más. No puedes demostrar cansancio y tendrás que echar a volar la imaginación con caricias en el pelo o en distintas partes del cuerpo. Trata de matizar con descansos que te servirán para respirar y reponerte y cuando vuelvas a la carga asáltalo/a salvajemente.

Beso tímido: Puede ser el primer paso para encender la pasión. Comienza recorriendo poco a poco sus labios, y más tarde deja que tu lengua haga lo mismo. Acaricia, recorre, siente, pero siempre de forma suave y lenta.

Beso húmedo: Antes de empezar humedece ligeramente tus labios, de esta forma lograrás trasmitir una grata sensación de calor. Recorre toda su boca con tu lengua en busca de la suya y disfruta con la mezcla de sensaciones.

Beso apasionado: Una vez que la situación se ha dado, el beso apasionado puede ser el conductor perfecto para dejar fluir la pasión para llegar a más. Entra en su boca, descubre cada rincón, junta las lenguas y muévanse al mismo ritmo.

Beso ardiente: Probablemente es el de más difícil ejecución. Se trata de un beso rápido, directo y con un efecto demoledor. Entra en su boca y alcanza tu objetivo. Tienes que ser capaz de marcar tu territorio y salir victorioso/a en pocos segundos.

Beso devorador: La lengua es la protagonista, arrastrándose por el cuello y mejillas, hasta llegar a la boca donde se comienza con un beso a conciencia.

Beso on the rock: Muy apropiado para refrescarse en medio de un encuentro hot. Hay que introducir, previamente, en la boca un cubito de hielo. Luego hay que realizar un trabajo parecido al que se hace en el beso sensual.

Beso burbujeante: Es un beso de efecto para situaciones que así lo requieran. Cierras los labios fuertemente y luego ábrelos con un sonido similar al que produce al descorchar una botella champagne. Esto se logra apoyando la lengua al paladar. Una vez realizado el sonido das el beso con mayor intensidad.

Beso Filipino: Es un beso suave que mientras se da, se acompaña con caricias con la punta de la nariz. Es un beso de gran sensibilidad. Si lo das es mejor darlo junto a otros tipos de besos para que el otro sepa que tienes mucho más que ofrecer.

Beso glacé: Busca un poco de azúcar y ponela en un papel. Luego mójate los labios con la lengua y espolvoréate el azúcar. Sorpréndelo/a con este dulce beso juguetón. También puedes utilizar otras esencias que al otro lo derritan, como canela, vainilla, anís, coco o menta.

Bonus track: Lluvia de besos para encender o prolongar la pasión. Son ráfagas de besitos que van cubriendo zonas de la cara hasta el cuello. Se recomienda darlos luego de un beso intenso y apasionado para mantener el calor del encuentro. No es bueno darlo como tarjeta de presentación, pero sí como confirmación del amor que se supone sientes por él.