10 descubrimientos insólitos gracias a Google Earth

Google llegó no sólo para posicionarse como el buscador número uno en el mundo, sino también para ofrecer todo tipo de herramientas que le sirven a los internautas en su vida diaria, desde una aplicación que sirve como monedero electrónico hasta una nueva red social.

Entre los muchos servicios que ofrece Google, se encuentra Google Earth, aplicación que desde que salió en 2005 se convirtió en un éxito, porque abrió el mundo para todos a través de un sólo click.

Gracias a este programa se han descubierto cosas extraordinarias. Con información de cracked.com, china.org.cn y time.com, estas son algunas de las curiosidades encontradas.

1. El bosque virgen. Investigadores británicos realizaron una investigación, haciendo uso de Google Earth, y encontraron en África un bosque en torno al monte Mozambique.

El resultado de la pesquisa fue que encontraron el bosque tropical más grande de África, que hasta entonces era desconocido.

El terreno montañoso había protegido su ubicación, mientras que los animales que ahí vivían tenían años evolucionando sin que algún científico se diera cuenta.

Quienes hicieron el descubrimiento, inmediatamente, viajaron para comprobar la existencia del lugar.

Cuando llegaron, en 2008, se encontraron con nuevas especies, entre ellas cuatro nuevos tipos de mariposas, cangrejos, monos y serpientes gigantes.

Al parecer, las personas que sabían del lugar decidieron mantener el secreto del “bosque virgen”, pues hace ya muchos años lo usaron como escondite (en la guerra civil). El bosque resultó ser un gran descubrimiento para la ciencia.

2. La ballena de Egipto. En Italia, algunos albañiles se encontraban seccionando piedra caliza que venía de Egipto cuando se dieron cuenta que lo que estaban cortando parecía ser un enorme esqueleto.

Un experto del lugar llegó a la conclusión de que se trataba del esqueleto de una ballena que había vivido en Egipto hace 40 millones de años.

El rumor de lo encontrado empezó a crecer y científicos de la Universidad de Michigan se interesaron, especialmente el paleontólogo Philip Gingerich, quien decidió llegar al fondo del asunto.

Usando Google Earth, el científico recorrió todo Sheikh Fadl hacia el este hasta que encontró una serie de acantilados de piedra caliza.

Empezó a seguir una ruta por la que decidió hacer el viaje completo hasta Egipto, llegando a la conclusión de que no encontraría el esqueleto que estaba buscando, pero descubrió bandas de color rojo sobre las piedras caliza, lo que resultó signos de tierra suelta que venía de antiguas cuevas.

El investigador sabía que las cuevas, precisamente, era un lugar donde animales solían quedar atrapados, preservándose.

Después de echar un vistazo, se dio cuenta que las pierdas de roca caliza estaba llenas de huesos de pequeños mamíferos que vivieron hace 18 ó 20 millones de años atrás.

Animales que podrían ser los antepasados de las jirafas y elefantes, por ejemplo. Así como los primeros mamíferos en cruzar de Asia a África. Un enorme descubriendo que inició gracias a Google Earth.

3. La trampa gigante. A través de Google Earth, investigadores se encontraban estudiando la costa oeste de Gales, cuando descubrieron una enorme “V” en las aguas de una pequeña comunidad playera, Poppit Sands.

Resultó que se trataba de una vieja trampa para pescar, que medía más de 280 metros de largo con paredes de tres metros de ancho, la más grande en su tipo jamás descubierta, con un estimado de mil años de antigüedad.

4. El eslabón perdido. En diciembre de 2007, el profesor Lee Berger se encontraba explorando con Google Earth algunas cuevas cerca de Johannesburgo, Sudáfrica, cuando encontró cerca de 500 nuevos lugares donde posiblemente había huesos humanos enterrados.

En agosto del 2008 ya había planeado una visita a uno de esos 500 lugares que encontró, al lado de un estudiante de post doctorado, su hijo y su perro.

Resultó que el niño, persiguiendo a su mascota, tropezó con un tronco, que en realidad eran fósiles de alrededor de 2 millones de años de antigüedad, que pertenecían a un niño y una mujer adulta.

Los huesos pertenecientes a los esqueletos tenían características como una especie transición entre Australopithecus africanus y el Homo habilis.

Una nueva especie descubierta que, incluso, podría ser un antepasado del Homo erectus, le cual podría ser tomado como un posible “eslabón perdido”.

5. La villa italiana perdida. El italiano Luca Mori, programador de profesión, notó un óvalo oscuro prominente en los mapas satelitales de Google Earth, el cual medía más de 500 metros de largo, y estaba acompañado por figuras que parecían ser rectángulos.

Resultó que lo que estaba mirando como un óvalo era el curso de un río que años atrás se había secado, y los rectángulos eran estructuras que con el paso del tiempo fueron enterradas.

Descubrió que eran los restos de un pueblo. Eso lo notó haciendo zoom, así que contactó arqueólogos que dieron con el lugar y confirmaron que era una villa donde encontraron porcelana, la cual indica que el lugar tenía alrededor de 2 mil años de edad.

6. El cráter del Sahara. Explorando el Sahara a través de Google Earth, un italiano encontró algo que parece ser común en la luna y otros planetas: un cráter de meteorito de 45 metros de ancho.

Lo que resultó ser el cráter mejor conservado del mundo, considerado un “bebé” en términos geológicos al apenas tener unos miles de años.

Su conservación resulta básica para los científicos, quienes podrán tener mayores oportunidades de investigación acerca de los impactos de meteoritos pequeños en la corteza terrestre. Se le conoce como el cráter Kamil.

7. El ferry hundido. En 2003, se hundió un barco de carga boliviano llamado SS Jassim, frente a la costa de Sudán. Hoy en día es uno de los naufragios visibles en Google Earth.

8. La cara de Canadá. En Alberta, Canadá, desde los satélites se puede observar una formación natural que asemeja nada más y nada menos que a una cara.

Le apodan “The Badlands Guardian” y es un valle de lodo, del que muchos dicen parece que “la cara” usa audífonos, pero en realidad es un camino de aceite, parte de alguna perforación exploratoria.

9. Atlantis. Varios fueron los que creyeron que estaban frente a las pruebas del continente perdido, Atlántida.

Pregonaron que lo encontrado a través de Google Earth era la mítica ciudad hundida.

Sin embargo, ingenieros de Google Earth anunciaron que la cuadrícula que aparecía era un artefacto digital para la recopilación de los datos de los mapas. Algunos aún persisten en decir que son los restos de Atlantis.

10. El logo Firefox. Así como los círculos que se hacen en varios terrenos de cultivo, de los que se creen son hechos por extraterrestres, apareció el logo de Firefox en un campo de Oregón, en los Estados Unidos.

Resulta que éste apareció luego de que un grupo de usuarios de Linux, de la Universidad Estatal de Oregón, decidieran celebrar la descarga 50 millones creando un logo gigante de 13 kilómetros.