10 fotos realmente atrevidas

Una tendencia publicitaria, ya probada, es la de utilizar connotaciones sexuales en los anuncios. Son varias las marcas que han utilizado el método, para lograr llamar la atención de sus clientes potenciales e intentar persuadirlos para que adquieran el producto que ofrecen.

Varios ejemplos de mensajes sexuales fueron publicados en los sitios tonterias.com, trendland.net y undernews.com. En De10.mx realizamos una recopilación de 10 anuncios publicitarios con mucho sexo, que nos parecieron ingeniosos.

1. The Fastest Autofocus. Esta publicidad de una cámara fotográfica, lo dice todo.

2. Limpiador para baño. En este anuncio se destaca el aroma del producto limpiador, llevando las tareas domésticas a otro nivel.

3. Gel para baño. Haciendo alusión a los mensajes que se escriben en un auto sucio, se utiliza el cuerpo de una mujer para publicitar este jabón líquido para cuerpo.
4. Crema para cuerpo. Lo que realmente aparecen en el siguiente anuncio son dos rodillas vistas desde arriba y los dos pulgares de los pies asomandose bajo ellas. El anuncio promociona una crema humectante para la piel.

5. Lubricante. En este caso se trata de la publicidad de un lubricante femenino, el cual utiliza una fresa para dar el mensaje sugestivo.

 6. Preservativos. Este es un anuncio de condones que ayudan a mantener relaciones sexuales más duraderas. En la foto aparece una chica con marcas de bronceado, sugiriendo que tuvo sexo por largo tiempo con su pareja.


7. Museo. El siguiente cartel publicitario promociona un museo dedicado al sexo.

8. Viagra. Fue suficiente un apagador para que en este anunció se mostraran los beneficios de consumir la pastilla azul.


9. VIH. No toda la publicidad con mensajes sexuales tiene que ver con productos de consumo, tambien hay campañas que promueven la salud, como es el caso del siguiente anuncio que difunde la prevención, para evitar el contagio del SIDA.


10. Ser vegetariano. Pamela Anderson participó en una campaña en contra del consumo de carne. La actriz aparece desnuda y con las marcas como las que se usan para diferenciar las partes de una res.

De acuerdo al sitio puromarketing.com, el erotismo en la publicidad, generalmente es utilizado de forma sutil, combinando el glamour y la estética del cuerpo femenino, aunque cada vez se pueden observar más anuncios que muestran marcados torsos masculinos, buscando llamar la atención de las mujeres.
Ante la incógnita de si es verdad que el sexo vende o no, se ha comprobado que la efectividad de este tipo de anuncios es real, ya que los estímulos sexuales disminuyen de forma drástica el temor al riesgo de los individuos.

Según información de materiabiz.com, investigadores de la Stanford Graduate School of Business, realizaron un experimento visual, para medir la actividad cerebral de un grupo de hombres heterosexuales.

Cuando éstos observaban imágenes de contenido erótico, se activaban las áreas del cerebro vinculadas con el sistema de recompensas y además se mostraban dispuestos a correr mayores riesgos en sus decisiones.

Al final, la investigación arrojó los siguientes resultados:

La efectividad de las temáticas sexuales en la venta de automóviles  u otros artículos de alto costo, parece ser reducida. El impacto dura sólo unos segundos, por lo que nadie saldrá corriendo a comprar un vehículo sólo porque vio a su modelo favorita anunciar el vehículo.

Pero si el estímulo sucede en la agencia, cuando el cliente ya decidió hacer la compra del automóvil, la táctica puede obtener excelentes resultados a la hora de influir sobre la elección de la marca y modelo.

En este caso, una bella mujer podría convencerlo de comprar un modelo más costoso del que tenía previsto.

En conclusión, la publicidad basada en estímulos sexuales suele ser más efectiva en la fase final del proceso de compra, sobretodo en los casos que el cliente tiene poco tiempo para decidir.

Sin importar el motivo por el que el consumidor se encuentre apurado, el erotismo es eficaz a la hora de vencer las resistencias racionales del cerebro, las cuales están vinculadas con los sentimientos de culpa.