Este domingo se celebró el día de la Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela

A 59 años de haber coronado a la Virgen de la Coromoto como la patrona de Venezuela, y en el 359 aniversario de su aparición, los venezolanos rendirán tributo para recibir la bendición coromotana en la Quebrada de la Virgen ubicada en Guanare, estado Portuguesa, reseña elperiodiquito.

La celebración por la aparición de la imagen de la Virgen, al Indio Coromoto será desplegada en el Templo Votivo, en el que cada año asisten más de 12 mil personas para admirar la reliquia se encuentra en la capital espiritual de Venezuela, y es una de las dos que existen en el mundo. La otra es la de la Virgen de Guadalupe en México.

Aparición de la Virgen Llanera

El Templo Votivo de la Virgen de Coromoto

El antecedente de esta advocación mariana data de un hecho que ocurrió en las selvas de Portuguesa, Venezuela, el 8 de septiembre de 1652, donde la Virgen María se le apareció al indio Coromoto, cacique de los indios cospes, pidiéndole que tanto él como su gente se conviertan y se bauticen, el jefe de la tribu le relató lo sucedido a su encomendero (esclavista), don Juan Sánchez.

Varios indígenas cospes se convirtieron y se bautizaron, pero no el testarudo cacique, quien se quedó solo en la selva, la Virgen se le aparece otra vez, y Coromoto, enceguecido por la ira, alza su brazo para agarrarla y desaparece, la aparición se materializó en una estampita hecha de fibra de árbol.

Años más tarde el Papa Pío XII en 1950, la declaró Patrona de Venezuela y el Papa Juan Pablo II la coronó en su visita al Santuario mariano en Guanare.

Feligresía Maracayera

En conmemoración a ello, la feligresía maracayara llevará a cabo las actividades con una santa homilía en la Catedral. Noel Galindo Castro, párroco de la Catedral de Maracay, manifestó que Venezuela es una tierra bendita por consagrar la majestuosidad de la Virgen de Coromoto, y hacerla nuestra Patrona.

Invitó a toda la colectividad a participar en la procesión que se hará a partir de las 5:00 de la tarde, en la referida parroquia, “les digo a todos los fieles que acompañemos a nuestra Señora, para renovar la fe y ser arropados por su manto”, exhortó.

Agregó además que los seguidores de la Virgen Bonita tendrá en privilegio de contemplar la imagen restaurada, que desde hace mes y medio abandonó el ceno de la Catedral para ser trabajada en las manos de dos artistas plásticos provenientes de La Victoria, quienes a juicio de Galindo ofrecieron una labor impecable, para ser observada por miles de fieles en el estado Aragua.

Relato de un Milagro

Cuenta la historia de Manuel Alejandro Díaz Funes, que con tan sólo 11 años de edad tuvo el privilegio de ver la majestuosa presencia de la Virgen de Coromoto, cuando ésta se le apareció a escasos metros de su casa ubicada en Piñonal. Tres años después, Manuel se vio sumergido en una grave enfermedad –prolapso y adelgazamiento de las paredes del corazón- por lo que los médicos le diagnosticaron de tres a seis meses de recuperación.

Dicho pronóstico fue refutado, ya que el joven recuperó totalmente su ritmo cardiaco al cuarto día de haberle dado la fatal noticia, pues la Santísima Coromoto había vuelto hacer su genuina aparición, “yo estaba acostado y ella me arropó con su manto yo la vi de nuevo y me aseguró que todo estaría bien, me dio agua y enseguida comencé a sudar, también me indicó que le llevará una rosa blanca durante siete días a la iglesia”, relató el muchacho quien agregó que se levantó de su lecho y de rodillas ante ella y prácticamente moribundo comenzó a sudar de nuevo y aseguró que salió de la basílica de pie y totalmente curado.

Actualmente Manuel Alejandro tiene 22 años y goza de una vida plena y sana. Por otro lado, al ser interrogado, sobre cómo era la imagen y la voz de aquella mujer milagrosa, dijo que era indescriptible, que sólo recordaba aquella espectacular aura que lo cubría y que lo sacó de las garras de la muerte, “siempre llevo conmigo a mi virgencita de Coromoto, por eso también mis padres y yo le hicimos un altar con si vista puesta en nuestra casa”, concluyó.

Beyla Blatch
Fotos Gustavo Figueredo