Así fueron los saqueos en Morón (Fotos)

(Foto Notitarde)

Unas 15 gandolas cargadas de leche, aceite, pollo y otros productos fueron saqueadas por habitantes de zonas aledañas a la vía Yaracuy, a la altura de La Encrucijada, quienes enfurecidos trancaron el paso vehicular en varios puntos de la autopista Morón-Coro, como medida de protesta para exigir soluciones a Corpoelec ante las fallas internas en el transformador número uno de la subestación Morón, informa Notitarde.

Dicha situación, que mantiene desde aproximadamente las 3:00 de la tarde de este martes sin energía a todo el municipio Juan José Mora, ha generado también focos de violencia en los sectores La Victoria, Casco Central y Covetra.

Efectivos de la Guardia Nacional adscritos al Destacamento 25, Policía Municipal y Policarabobo, los cuales mantienen vigilancia constante en esta jurisdicción para evitar hechos violentos derivados de la situación por los cortes, hasta el cierre de esta edición no habían logrado disipar la manifestación.

La situación habría sido subsanada aproximadamente a las 2:00 de la tarde de este miércoles, en algunos sectores; sin embargo, pasadas las 7:00 de la noche, Juan José Mora volvió a quedar completamente sin energía eléctrica.

El caos reinante fue aprovechado por los delincuentes para robar a los conductores que se encontraban en el congestionamiento generado por la protesta. Asimismo, varios autobuses de planes vacacionales de niños excursionistas fueron asaltados.

Por ser La Encrucijada de Morón el punto de conexión del municipio con Puerto Cabello y los estados Yaracuy y Falcón, la cola se extendía varios kilómetros.

Ante la contingencia generada, personal de la Corporación Eléctrica Nacional realizó una minuciosa inspección de los circuitos para proceder a corregir el problema, pero se estima que la solución total pueda demorar unos días más y que serán más frecuentes los cortes.

Al respecto, se confirmó que voceros de varios consejos comunales se reunirán en las próximas horas con la gerencia de la filial eléctrica para concretar una solución.

Fotos El Carabobeño/José Antonio López

Racionamientos “extremos y urgentes”

El gerente general de Corpoelec-eje costero, Rubén Fajardo, informó que aplicarán racionamientos “extremos y urgentes” en los municipios Puerto Cabello y Juan José Mora, mientras se realiza las reparaciones pertinentes en el transformador número 1 de la subestación Morón, el cual sufrió una avería interna el pasado martes. Destacó que un equipo especializado en transmisión está ejecutando las reparaciones; sin embargo, argumentó que no podía estimar el tiempo en que se extendería la reparación y por lo tanto, debían aplicar los racionamientos.

“Hay que esperar hasta que las cuadrillas de transmisión que es el personal especializado haga la transferencia de la carga de un transformador a otro, solo pedimos que la gente mantenga la calma , ya que con trancar una vía o dañar las unidades no les va a ayudar a solucionar el problema del sistema eléctrico”, enfatizó Fajardo.

Ante esta situación, funcionarios del Destacamento 25 de la Guardia Nacional en conjunto con la Policía Municipal de Morón, realizarán un dispositivo especial para brindarle seguridad a los habitantes del municipio Juan José Mora durante los días que dure la contingencia y de esa forma evitar que por la falta de energía eléctrica se incrementen los hechos delictivos en la jurisdicción.

Afectados centros hospitalarios del eje costero

Las constantes interrupciones del servicio eléctrico que se han presentado en el municipio están afectando también a los centros hospitalarios, los cuales a pesar de que cuentan con planta eléctrica para garantizar la energía en las áreas críticas, sufren las consecuencias por la pérdida de equipos electrónicos, médicos, sistemas de iluminación y aires acondicionados de los servicios

En el hospital “Dr. Adolfo Prince Lara”, por ejemplo, hace dos semanas fueron instaladas 43 lámparas fluorescentes de 22 vatios para mantener iluminados los pasillos, consultorios y demás servicios que se encontraban a oscuras. Con los apagones suscitados en la semana, el 50 por ciento de estas bombillas se quemaron.

El nosocomio porteño cuenta con una planta de emergencia de 147 KW, pero solo para la línea de 110 megavatios con la que protegen las áreas de emergencia pediátrica, adultos, quirófanos, sala de parto, Unidad de Cuidados Intensivos, Banco de Sangre, laboratorio, farmacia e inmunización.

Sin embargo, dicha planta generadora no cuenta con la capacidad para darle energía a los aires acondicionados, razón por la cual cuando se presenta la interrupción del servicio, son suspendidas las intervenciones quirúrgicas.

Se conoció que en este hospital se han quemado también computadoras y equipos médicos, aún con protectores adaptados.

Cabe destacar, que en una de las visitas realizadas este año por el Gobernador de Carabobo al Prince Lara, anunció que están gestionando la adquisición de una nueva planta eléctrica, para cubrir las necesidades primordiales de este centro de salud, cuando se presenten las interrupciones del fluido.

Los apagones también han causado daños en aparatos del hospital “Dr. José Francisco Molina Sierra” del Seguro Social, donde se han quemado más de seis computadoras y algunos aires acondicionados.

Para mejorar esta situación, el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), instaló una nueva planta eléctrica Caterpilar, la cual cuenta con una capacidad de generación de 456 Kv fue adaptada para reforzar la que ya se encontraba en el centro hospitalario que posee la misma capacidad, lo que aportaría un total de 912 Kv de energía al seguro social en el caso de registrarse un apagón.

En Morón, en el caso del ambulatorio adscrito al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), se confirmó el traslado de vacunas desde este centro asistencial hasta el hospital tipo I de esta ciudad con el fin de evitar pérdidas de insumos.

De igual manera, se conoció que tanto personal médico como obrero de varios centros de salud en esta ciudad, trabajan con las uñas cuando ocurren los inesperados apagones, ya que sus actividades se limitan. Los pacientes solo pueden ser atendidos en algunos cubículos, la situación se convierte en un verdadero caos.

Jimmy Bohórquez Portillo/Yvana Salas/Francis Malavé/Notitarde