Protesta masiva contra la corrupción en el gobierno de Dilma Rousseff

Más de 2.000 personas se concentraron este martes en Rio de Janeiro para protestar contra la corrupción, en una manifestación sin tinte político convocada a través de las redes sociales y que esperaba reunir a unos 30.000 ciudadanos.

Foto cortesía Folha de Sao Paulo

Los manifestantes, reunidos en la céntrica plaza de Cinelandia, llevaban pancartas con mensajes que iban desde el “Abajo la corrupción”, “La impunidad es lo único seguro que tienen los corruptos”, hasta una que pedía la “Pena de muerte para los corruptos”.

“Todos los brasileños sentimos mucha vergüenza porque los políticos lo único que saben hacer es pregonar el desamor en Brasil”, dijo a la AFP Amarilho Carvalho, un actor de 78 años.

La marcha fue convocada por el Movimiento contra la Corrupción, desvinculado de cualquier tipo de militancia política, que hizo toda su promoción a través de las redes sociales, especialmente Facebook, donde confirmaron su asistencia cerca de 30.000 personas.

Sin embargo, la Policía Militar calculó en unos 2.000 los asistentes al acto de repudio.

“El pueblo fue olvidado, está abandonado. Yo estoy preocupado por el futuro de mis hijos, que es incierto. La corrupción está acabando con nuestro país”, expresó por su parte Roberval Uzeda, un líder comunitario de 46 años.

Algunos de los manifestantes llevaron escobas verdes y amarillas -los colores de la bandera de Brasil-, similares a las que esta semana fueron colocadas en la popular playa de Copacabana para “barrer” la corrupción.

Esta escoba “es para limpiar a los corruptos de nuestro gobierno, de nuestro Congreso, de las cámaras. A barrer a todos los corruptos, hay que botarlos”, explicó Elena Cuelabanha, de 65 años.

Los movimientos ciudadanos surgen en medio de continuos escándalos de corrupción en la administración de la presidenta Dilma Rousseff, que costaron el cargo a cuatro de sus ministros en cien días.

Rousseff, que asumió el poder el 1 de enero, ha asegurado que la ‘faxina’ o limpieza -término acuñado por la prensa a su lucha anticorrupción- no tiene límites, aunque al final pueda costarle alianzas políticas.

“Mi querida presidenta Dilma, yo te amo, tú eres mi reina, depositamos en Dilma una gran esperanza. Por eso, esa ‘faxina’ dará frutos en un futuro bien próximo”, lanzó Carvalho.

AFP