La empresa socialista Pdvsa no le cumple a sus trabajadores

(foto archivo)


La empresa socialista Petróleos de Venezuela (PDVSA), la más importante del país, no le cumple a sus trabajadores, sino que les debe 80 por ciento del contrato colectivo, informa La Verdad.

Del total de 76 cláusulas que componen la convención 2009-2011, sólo tres son respetadas por la industria petrolera estatal, denuncia Rafael Zambrano, dirigente sindical.

“Los trabajadores petroleros sólo reciben tres beneficios” de un contrato colectivo que se venció legalmente el 21 de enero, pero que se extendió hasta el pasado 1 de octubre por decisión de PDVSA.

Las únicas cláusulas que se cumplen al pie de la letra son las relativas al aumento de sueldo, ajuste de la Tarjeta Electrónica de Alimentación (TEA) y Plan de Vivienda (PV).

El sueldo de los trabajadores está en 79 bolívares fuertes diarios. El monto de la TEA se ubica en dos mil 100 bolívares fuertes mensuales. En el caso del PV los trabajadores obtienen préstamos para la compra de casas.

De resto los petroleros no reciben más beneficios. PDVSA no paga los bonos de tiempo de viaje, sobretiempo, vacaciones, domingos trabajados como establece el reglamento, sino que cancela según contrato colectivo de 2005. Tampoco existe una asistencia médica de calidad.

“Los trabajadores están en una situación de desatención total, de completa insatisfacción, porque del contrato 2009-2011 ni siquiera se homologó en el Ministerio del Trabajo”.

La razón

Zambrano considera que la desmejora de la calidad de vida de los empleados de la industria tiene una sola causa: La politización de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (FUTPV).

“Ahora la federación está en manos de los rojo rojitos y no hace nada para defender a los trabajadores. El presidente de la FUTPV -Wills Rangel- está puesto por -Rafael- Ramírez -presidente de PDVSA- y está allí para defender sus intereses”.

El dirigente sindical asegura que la masa laboral está molesta, porque no tienen una federación representativa, una que resuelva sus problemas y escuche sus necesidades.

Desde un año antes que llegara la fecha de vencimiento del contrato 2009-2011, la FUTPV tenía que elaborar un anteproyecto para la convención 2011-2013, para lo cual debía recoger las peticiones de los empleados del todo el país.

Tras una consulta en todas las áreas de operaciones petroleras, la federación tenía que entregar un borrador del reglamento al Ministerio del Trabajo y Seguridad Social (Mintrass), como un paso previo para iniciar la discusión.

Hasta la semana pasada no había una propuesta de contrato. Fue el viernes cuando la FUTPV dijo que tenía listo un proyecto, cuya presentación se realizará hoy. Pero los trabajadores desconocen el contenido de ese texto.

Para la elaboración del borrador no hubo asambleas. Zambrano sospecha que se presente al Mintrass un texto inconsulto, que sólo incluya ajustes en el sueldo y la TEA, dejando por fuera el resto de los beneficios. Por ahora sólo se espera que la federación aclare la situación.

Alcance

El contrato colectivo petrolero beneficia a 85 mil trabajadores de Petróleos de Venezuela (PDVSA), así como a los empleados de las empresas vinculadas al sector hidrocarburos.

Voces

Wills Rangel, presidente de la FUTPV (oficialista). “En la nueva propuesta de contratación colectiva estamos exigiendo la revisión del sistema de guardia, la mejor atención de la salud y la entrega de viviendas”.

José Bodas, secretario de la FUTPV (oposición). “La contratación que se venció se incumplió en 80 por ciento. La discusión de una nueva convención se debe iniciar hoy, pero también se debe exigir que paguen las deudas”.

Igual en Pequivén

María Carlota Marval. Cabimas. Para los casi ocho mil trabajadores del Complejo Petroquímico Ana María Campos, de Pequivén, la situación es similar. Ayer protestaron por eso. Tomaron la vía de acceso a la instalación para exigir que se cumpla lo acordado en el contrato colectivo 2008-2011.

El incumplimiento de la clausula salarial, aumento de tarjeta electrónica de alimentación y la aprobación de una oferta de aumento salarial por años de servicio, bonos de producción, evaluación y desempeño laboral son algunos de los pasivos laborales exigidos por los empleados.

Simultánea a la acción de calle en el municipio Miranda, los empleados del Complejo Petroquímico Morón, en Puerto Cabello, tomaron la calle en exigencia de sus beneficios salariales. José Guerrero, secretario general del Sindicato de Pequivén, resaltó que desde febrero las peticiones están planteadas ante la gerencia de Pequivén y Ministerio de Energía y Petróleo, pero aún no obtienen respuestas.

La empresa socialista Petróleos de Venezuela (PDVSA), la más importante del país, no le cumple a sus trabajadores, sino que les debe 80 por ciento del contrato colectivo.

Del total de 76 cláusulas que componen la convención 2009-2011, sólo tres son respetadas por la industria petrolera estatal, denuncia Rafael Zambrano, dirigente sindical.

“Los trabajadores petroleros sólo reciben tres beneficios” de un contrato colectivo que se venció legalmente el 21 de enero, pero que se extendió hasta el pasado 1 de octubre por decisión de PDVSA.

Las únicas cláusulas que se cumplen al pie de la letra son las relativas al aumento de sueldo, ajuste de la Tarjeta Electrónica de Alimentación (TEA) y Plan de Vivienda (PV).

El sueldo de los trabajadores está en 79 bolívares fuertes diarios. El monto de la TEA se ubica en dos mil 100 bolívares fuertes mensuales. En el caso del PV los trabajadores obtienen préstamos para la compra de casas.

De resto los petroleros no reciben más beneficios. PDVSA no paga los bonos de tiempo de viaje, sobretiempo, vacaciones, domingos trabajados como establece el reglamento, sino que cancela según contrato colectivo de 2005. Tampoco existe una asistencia médica de calidad.

“Los trabajadores están en una situación de desatención total, de completa insatisfacción, porque del contrato 2009-2011 ni siquiera se homologó en el Ministerio del Trabajo”.

La razón

Zambrano considera que la desmejora de la calidad de vida de los empleados de la industria tiene una sola causa: La politización de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (FUTPV).

“Ahora la federación está en manos de los rojo rojitos y no hace nada para defender a los trabajadores. El presidente de la FUTPV -Wills Rangel- está puesto por -Rafael- Ramírez -presidente de PDVSA- y está allí para defender sus intereses”.

El dirigente sindical asegura que la masa laboral está molesta, porque no tienen una federación representativa, una que resuelva sus problemas y escuche sus necesidades.

Desde un año antes que llegara la fecha de vencimiento del contrato 2009-2011, la FUTPV tenía que elaborar un anteproyecto para la convención 2011-2013, para lo cual debía recoger las peticiones de los empleados del todo el país.

Tras una consulta en todas las áreas de operaciones petroleras, la federación tenía que entregar un borrador del reglamento al Ministerio del Trabajo y Seguridad Social (Mintrass), como un paso previo para iniciar la discusión.

Hasta la semana pasada no había una propuesta de contrato. Fue el viernes cuando la FUTPV dijo que tenía listo un proyecto, cuya presentación se realizará hoy. Pero los trabajadores desconocen el contenido de ese texto.

Para la elaboración del borrador no hubo asambleas. Zambrano sospecha que se presente al Mintrass un texto inconsulto, que sólo incluya ajustes en el sueldo y la TEA, dejando por fuera el resto de los beneficios. Por ahora sólo se espera que la federación aclare la situación.

Alcance

El contrato colectivo petrolero beneficia a 85 mil trabajadores de Petróleos de Venezuela (PDVSA), así como a los empleados de las empresas vinculadas al sector hidrocarburos.

Voces

Wills Rangel, presidente de la FUTPV (oficialista). “En la nueva propuesta de contratación colectiva estamos exigiendo la revisión del sistema de guardia, la mejor atención de la salud”
Daniela García – [email protected]