Otros tres GN podrían ser imputados por caso de la narcoavioneta

1.400 kilos de cocaína estaban dentro de la avioneta

En los próximos días, tres funcionarios de la Guardia Nacional de Caracas pudiesen ser imputados por el caso de la narcoavioneta decomisada el pasado 12 de agosto en el cabo San Román en una operación de entrega controlada de 1.400 kilos de cocaína de alta pureza, publica El Nuevo Día.
Extraoficialmente se supo que, de acuerdo con un rastreo de llamadas realizado por la Brigada de Accesos Especiales (BAE), los castrenses hablaron en reiteradas ocasiones con un sargento mayor de la Guardia Nacional Bolivariana de apellido Camargo, quien se desempeñaba como jefe de comisiones del Destacamento 49 en el estado Yaracuy. Este funcionario ya fue privado de libertad el pasado 28 de septiembre.

En el decomiso de la cocaína estaría presuntamente implicado un coronel de alto rango, también de la GN. El nexo entre ambos se descubrió a través del análisis realizado al teléfono celular de Luis Alberto Fuentes Pernía, de 37 años, excabo segundo de la Guardia Nacional Bolivariana, abatido durante el en-frentamiento ocurrido en el lugar de la incautación.

Las nuevas imputaciones surgirían por otro rastreo de llamadas, esta vez realizado al teléfono de Camargo, que revelan su relación no sólo con Luis Fuentes Pernía, sino con Juan Carlos Estrela, “el Chicolín”, uno de los tres civiles detenidos en el procedimiento. Ese día ellos llegaron al sitio donde se encontraba la avioneta junto con otros nueve efectivos militares, incluidos dos oficiales (un teniente y un coronel), pero fueron desalojados del lugar por el BAE, e incluso, reveló la fuente, hubo forcejeo entre ambos cuerpos de seguridad y los militares fueron desarmados.

Lo que no se sabe

Según se conoció de forma extraoficial, Juan Carlos Estrela, “el Chicolín”, era el encargado de la logística en el cabo San Román. Él era el responsable de que la avioneta no fuera rastreada ni visualizada por ningún organismo de seguridad.

Esa tarde del 12 de agosto – explica la fuente- Camargo habló telefónicamente con “el Chicolín” y le pidió vigilar de cerca la entrega de la droga, presuntamente al cartel Nula, la cual iba a ser trasladada a Honduras. Aseguró la fuente que la mercancía había sido decomisada hace un año por el Ci-cpc nacional y fue usada para el procedimiento.

Indica la fuente que los funcionarios policiales, hasta ahora implicados en el caso, llegaron al sitio a verificar una avioneta siniestrada, dos de ellos se trasladan hasta el sitio donde estaba la aeronave, los otros tres se retiraron, pero minutos después se regresaron, fue ahí cuando se generó el tiroteo que dejó dos muertos.

Hasta ahora son nueve los detenidos por el decomiso de más de una tonelada de droga: cinco funcionarios de Polifalcón, tres civiles y un efectivo militar. Estos señalamientos podrían dar un giro en las investigaciones y retrasar el proceso penal que se les sigue a los cinco funcionarios de la policía regional, cuya audiencia preliminar fue fijada para el 1 de noviembre por el Tribunal III de Control a cargo de la jueza Elda Valecillos.

Salvador Guarecu-co, uno de los abogados defensores de los funcionarios de Polifalcón, dijo que hasta ahora no hay más personas imputadas por el caso. Sobre los señalamientos anteriores no se pronunció; sin embargo, dijo: “En la audiencia del 1 de noviembre la defensa va a pedir la nulidad porque consideramos que se violó el debido proceso”.

Los únicos detenidos

Wender Ramírez Sivira, José Luis Pimentel, Alexánder Cuauro, Betty Goitía, Carlos Eduardo Colina, Juan Alberto Mendoza, Alberto Ramón Sánchez, Juan Carlos Estrela y un sargento mayor de la GNB de apellido Camargo.

Elier Galicia
Falcón, lunes, 24 de octubre de 2011