Fiestas “Open” generan violencia en Maracaibo

Patios, galpones, garajes y calles son los sitios escogidos para realizarlos. La Intendencia de Maracaibo no permisa este tipo de actividades.

Así lo reseñó Biendateado

Bailar, tomar licor y hacer nuevas amistades es el significado de los llamados ‘open’ (fiestas) para los jóvenes de las barriadas en la capital zuliana. Pero para la Intendencia de Maracaibo, éstas se han convertido en focos de violencia por la gran ola de problemas que causan dentro de la comunidad.

El intendente de seguridad del municipio Maracaibo, Adrián Romero, señaló que este tipo de encuentros en su mayoría terminan en problemas. “Estas fiestas crean focos de violencia”, reiteró.

Los hechos lo confirman: El pasado sábado dos jóvenes fueron asesinados en una riña de un “open” en el barrio El Despertar de la parroquia Francisco Eugenio Bustamante.

“Otras fiestas recientes fueron en la parroquia Antonio Borjas Romero, donde fallecieron tres personas. Esto ocurre porque este tipo de fiestas no cuentan con seguridad. Consumen drogas, venden bebidas alcohólicas a menores, y algunas veces hay enfrentamientos entre bandas”.

“Un open house, al traducirlo, significa casa abierta, es por ello que este tipo de eventos se realizan en sitios amplios con entradas a todo público y un pago accesible. Ahora a las minitecas se les da este nombre para darles más promoción”, contó César Rúa, quien asiste eventualmente a estos encuentros.

La idea principal de los ‘open’ hace tres o más años era hacerlos con la finalidad de reunir fondos para una causa, habitualmente graduaciones o simplemente para diversión de menores de edad donde no era bienvenido el alcohol.

Mezclas electrónicas de los Djs y bailes con coreografías era lo más impresionante de las reuniones.

Los organizadores invierten unos 2 mil bolívares para obtener en total 4 mil bolívares. En algunos casos, la ganancia es destinada para gastos propios, otros lo hacen a beneficio de algún familiar.

“A veces se vende comida, en otros sólo cervezas. La idea principal es cobrar la entrada. El costo depende del sitio y de cuantas personas caben en el lugar”, explicó Joanalis Rincón, una organizadora de ‘open’ en el barrio Los Robles. La entrada por persona cuesta 10 bolívares y en pareja 25 bolívares, sin incluir la bebida.

La organización del evento es sencilla, refirió Rincón, lo importante es alquilar el sonido que vale desde 750 bolívares por cinco horas. Las cervezas algunas veces se consiguen por consignación y se pueden llegar a vender hasta 30 cajas. El lugar donde se hace el ‘open’ se puede alquilar hasta por 100 bolívares”.

Bajo el ritmo del reggaetón, merengue, salsa, changa, vallenato y champeta, los jóvenes y adultos “encienden el “open” que comienza desde las 11:00 de la noche y termina pasadas las 4:00 de la mañana.

“Eso da pie para bailar de todo y conocer gente. A veces da chance hasta de ‘entrompar’ con alguien (tener un romance). Rumbear y bailar es la idea en los open”, afirmó Quemis Chávez, quien ha asistido unas cinco veces a esta nueva modalidad de fiestas.

La Intendencia de Maracaibo informó que las parroquias pioneras de la nueva modalidad de diversión son: Ildelfonso Vázquez, Venancio Pulgar, Antonio Borjas Romero y Francisco Eugenio Bustamante.

“Los sectores de donde hemos recibido más denuncias son Chino Julio, El Cují, Guanipa Matos, Guaicaipuro, La Modelo, Calendario, La Rinconada, San Isidro y Los Bucares”, contó Romero.

Romero lanza una advertencia: “Estas fiestas acarrean riesgos, atentan contra la integridad de las personas la comunidad se ve afectada. Semanalmente atacamos este tipo de minitecas con el Cuerpo de Policías del Estado Zulia. Perjudican a la comunidad, ya que generan violencia y hechos violentos”.