Ivian Sarcos cambió de vestido a última hora

(Foto Reuters)

Ivian Sarcos cambió de vestido a última hora. Osmel Sousa dijo que fue una decisión que tomó junto con su manager, reseña El Nacional.

La morena de 22 años de edad pensó que se sentiría más tranquila si desfilaba con el modelo rosado y descartó la creación más sobria que había escogido originalmente entre los siete prospectos que le presentó el diseñador Gionni Straccia.

En la Organización Miss Venezuela tenían dudas, pues el diseño rompía con los cánones del traje de gala tradicional, pero fue una buena elección: se convirtió en la sexta venezolana que es coronada Miss Mundo.

Su primera reacción fue persignarse; las lágrimas llegaron más tarde. Ganar era parte de un plan divino, dijo Sarcos durante el concurso. Tanto en el Miss Venezuela como en el certamen mundial destacó por su belleza y por su biografía: quedó huérfana de padre y madre a temprana edad, procede de una familia de 12 hermanos y se crió en un convento. En algún momento de su vida consideró ser monja.

“Dios te premió”, fue lo primero que le dijo Osmel Sousa a la nueva reina cuando subió a felicitarla en el Earl’s Court de Londres, donde se celebró la sexagésima edición del certamen.

En la ronda de preguntas ­realizadas por las compañeras de habitación­ la nativa de Portuguesa y representante de Amazonas en el Miss Venezuela creó el que será su eslogan por un año: belleza con corazón. “Quiero ayudar a gente como yo. Soy huérfana y también quisiera ayudar a los ancianos y a los adolescentes con problemas, a toda la gente que pueda”, declaró a la prensa poco después de su triunfo.

Sarcos fue coronada con cierta displicencia por la reina anterior, la estadounidense Alexandria Mills, en una ceremonia que duró 2 horas y en la que las barras de cada país se hicieron sentir. “Todo el mundo la aplaudió. 16 años después nos da un triunfo maravilloso. Estamos felices. Es una excelente muchacha”, dijo Sousa.

El nombre de Sarcos se suma a los de Susana Duijm (1955), Pilín León (1981), Astrid Carolina Herrera (1984), Ninibeth Leal (1991) y Jacqueline Aguilera (1995). “Ganar significa todo para mí y espero aprovechar esto de una manera productiva. Estoy increíblemente feliz de haber ganado, y hay (en el certamen) algunas chicas fantásticas”, dijo la joven.

La ceremonia estrenó este año otro formato, que permite ver las votaciones de los jueces en tiempo real a través de un una pantalla. Sarcos se mantuvo en las primeras posiciones desde el principio. La venezolana de 1,79 metros, cabello y ojos oscuros, se impuso entre 111 aspirantes.

La representante de Filipinas, Gwendoline Ruais, fue elegida primera finalista y Amanda Pérez, de Puerto Rico, segunda.

Un mensaje de Nelson Mandela dirigido a la mujer, una protesta feminista en las afueras del lugar y la mudanza de la próxima edición del concurso a Ordos, Mongolia (tradicionalmente se realiza en Londres) fueron también noticia durante el show, que este año congregó a 1 millardo de telespectadores en 150 países.

(Foto Reuters)