Los atentados terroristas por los que juzgan a Carlos el Chacal (Fotos)

Hoy comenzó en Francia otro juicio a Carlos El Chacal. Estas son las fotos de los atentados cometidos en ese país en 1982 y 1983, difundidas por la agencia Afp.

El terrorista venezolano Ilich Ramírez Sánchez, “Carlos”, comparece a partir de hoy y durante seis semanas en París para ser juzgado por cuatro atentados cometidos en Francia en 1982 y 1983 que causaron once muertos y decenas de heridos.

“Carlos” (62 años), que se encuentra encarcelado en Francia desde agosto de 1994 y cumple cadena perpetua por haber matado en junio de 1975 a tres hombres en la capital francesa -dos de ellos agentes secretos-, está acusado por esos cuatro atentados junto a tres personas más.

Sin embargo, sería una sorpresa que durante las vistas programadas hasta el 16 de diciembre comparta el banquillo de la sala más noble del Tribunal de lo Criminal de París.

De los otros tres encausados, uno está en paradero desconocido desde hace una decena de años, otra también en busca y captura se encuentra en Alemania cuyas autoridades se niegan a entregarla a Francia y el tercero cumple una condena por cadena perpetua en una prisión germana.

A Ramírez Sánchez se le reprocha no sólo haber sido el autor de las reivindicaciones de esas cuatro acciones con explosivos, sino igualmente el inspirador y el que los encargó en tanto que jefe de la Organización de Revolucionarios Internacionales (ORI).

No está imputado como autor material de esos actos terroristas, por eso la clave de los cargos es su presunta “complicidad”.

La base de esas imputaciones son los elementos materiales directamente recogidos por los investigadores franceses, pero también testimonios clave de exespías de Hungría y de la República Democrática Alemana (RDA), dos de los países del antiguo bloque soviético donde el grupo del venezolano gozaba de gran libertad y tenía algunas de sus retaguardias.

También el testimonio del exetarra Juan Miguel Goiburu Mendizábal -que está convocado en el juicio en París como testigo-, sobre cómo la organización terrorista vasca le prestó colaboración.

Cronológicamente, el primero de los atentados fue el 29 de marzo de 1982 contra el tren “Capitole” que cubría el recorrido París-Toulouse, en el que hubo cinco muertos y 28 heridos, y en cuya reivindicación Ramírez Sánchez exigía bajo amenazas a las autoridades francesas la liberación de dos de sus colaboradores -Bruno Breguet y Magdalena Kopp-, arrestados un mes y medio antes en París.

Le siguió la explosión de un coche bomba en París, con una mujer muerta y 66 heridos, el 22 de abril de ese mismo año, el día en que se abría en la capital francesa el juicio contra Breguet y Kopp.

Los dos últimos sucedieron con pocos minutos de diferencia la Nochevieja de 1983, uno en un tren de alta velocidad que circulaba entre Marsella y París (tres muertos y una docena de heridos) y otro en la estación de ferrocarril Saint Charles de la primera de esas ciudades (dos muertos y 34 heridos).

Conociendo la turbulenta personalidad de “Carlos” y cómo se ha ido caldeando el ambiente en las últimas semanas -con entrevistas filtradas a la prensa seguidas de sanciones de la administración penitenciaria y de protestas del interesado-, el juicio no estará exento de golpes de efecto.

El pulso va a ser entre el acusado protagonista y sus abogados, en busca de fallas que les permitan alimentar sus repetidas denuncias de persecución político-judicial y de parcialidad, y la Fiscalía, celosa de un sumario que empezó a escribirse hace cerca de tres décadas. EFE