Masacre en El Junquito dejó cuatro muertos

(Foto archivo)

Cuatro personas fueron masacradas a tiros la mañana de este domingo en el sector Boquerón, callejón El Descanso, kilómetro 2 de la vía a El Junquito, luego de una riña que comenzó a la salida de una fiesta. Cuando llegaron las comisiones al sitio, sólo uno de los cuerpos sin vida yacía en el angosto callejón. La víctima fue la única que murió en el sitio, herida de diez impactos de bala, al menos 5 de ellos por la espalda. Los tres restantes fallecieron en los hospitales Periférico y Magallanes de Catia, informa La Voz.

Según la versión de testigos, la ráfaga de disparos se escuchó a eso de las 7:00 de la mañana cuando un sujeto apodado “El Chichon”, fue herido con un pico de botella por otros sujetos con los que sostuvo una discusión a la salida de la fiesta, en la que se encontraron la madrugada de este domingo.

Regreso con sus compinches
Después de ese primer encuentro, el hombre se marchó, pero en busca de sus compinches. Minutos después apareció en el sitio con tres hombres, todos portando armas de fuego y disparando contra el grupo de personas que encontraron en la calle. Tras la masacre, los delincuentes se perdieron del sitio. Sólo tres de los baleados pudieron ser trasladados hasta distintos hospitales por los vecinos, que alarmados, salieron a la calle a presenciar la escena de sangre y los hallaron con vida.

En el sitio reposaba inerte el cadáver de Pavel José Quintero Belisario, de 42 años de edad, sobre un charco de sangre y con diez disparos en su cuerpo, rodeado de curiosos que se hacían espacio en el callejón de poco más de un metro para apreciar la labor de los funcionarios de Inspecciones Técnicas del Cicpc y de la División contra Homicidios que llegaron al lugar para hacer el levantamiento del cadáver y partir de allí rumbo a los hospitales en busca del resto de las víctimas. Respecto a la procedencia de los fallecidos y su participación en la riña que desató la masacre hay pocos detalles. Sólo se conoció que Quintero Belisario no estaba en la fiesta y a esa hora de la mañana, salió de su vivienda a trotar. En el callejón se encontró con Miguel Ramírez Mujica, de 22 años de edad y se pusieron a conversar, cuando los azotes llegaron disparando sin contemplación.

Comisiones de la Policía Nacional Bolivariana fueron las primeras en aparecer en el lugar y estuvieron a cargo de resguardar el cuerpo junto las evidencias. En la vía pública, junto al cadáver, reposaba un bolso negro en cuyo interior el Cicpc localizó 26 balas sin percutir, un peine de pistola Glock y un equipo Blackberry. Se presume que los delincuentes lo dejaron caer por la prisa.

Las otras dos personas heridas en el sitio y que murieron en los hospitales, fueron identificadas como Oswaldo Gutiérrez de 42 años y Cherema Montilla de 23 años. De manera extraoficial se conoció que la PNB logró la aprehensión de uno de los sujetos que participaron en el tiroteo, ya que el cuádruple homicidio ocurrió a pocos metros de la sede de Tránsito Terrestre.

AA