Madre del niño asesinado en Guanare creía que moretones eran por caídas

El niño fue víctima de abuso sexual y torturas. (Foto Cortesía Globovisión)

En un caserío, a 30 minutos de Guanare, vive Rosa Quevedo, abuela materna del pequeño de 5 años de edad fallecido el 2 de diciembre por maltrato continuado. La mujer está encargada del cuidado de las hermanas del niño, ambas menores de edad, reseña El Nacional.

Vecinos de la zona relataron que Gelliknet González, madre del niño muerto y quien se encuentra imputada por el caso, venía todos los años a visitar a sus hijas pues se había residenciado y trabajaba en Nueva Esparta, donde nació el pequeño que perdió la vida.

Los declarantes, que prefirieron el anonimato, dijeron que la familia les había relatado que González quería volver a vivir en Guanare, y por ello había enviado de regreso al niño, hace unos cuatro meses, con la persona que lo cuidaba allá: Anney Montilla Oropeza.

Aparentemente, Montilla habría estado a cargo del niño desde que nació, pues la madre la contrató para que la ayudara mientras ella trabajaba. Los vecinos afirmaron que Montilla y González llegaron a laborar en el mismo lugar en Margarita y se alternaban en el cuidado del pequeño.

Una vez que el niño volvió a Guanare, Gelliknet González venía a visitarlo cada 15 días aproximadamente. El pequeño también veía regularmente a su abuela y hermanas, quienes habían empezado a notar los moretones que tenía. Pero al preguntarle a la madre, respondía que Anney Montilla le explicaba que el niño se caía mucho.

El jueves 1º de diciembre, dijeron los vecinos, la madre habría llamado a su familia para decirles que habían ingresado al niño en el hospital porque estaba muy enfermo y que sería operado. Al día siguiente llamó, y entre llantos les informó que el pequeño había fallecido.

El shock de los familiares fue total. Se trasladaron a la morgue de Guanare y al preguntar por un niño muy enfermo que murió, les respondieron que el único ingresado era uno que falleció por maltratos y abusos.

Desde entonces, la familia no pudo volver a hablar con Gelliknet González, porque estaba declarando en el Cicpc y posteriormente quedó detenida.

La casa donde presuntamente ocurrieron las agresiones contra el pequeño de 5 años de edad fue destrozada DANIEL ESPAÑA

Imputados. Luego de desarrollarse la audiencia de presentación del caso, el Juzgado de Control Nº 1 del Primer Circuito Judicial Penal del estado Portuguesa dictó medida privativa de libertad contra las cinco personas detenidas, quienes están presuntamente incursas en el abuso sexual y homicidio del niño de 5 años de edad, hecho ocurrido en Guanare el primero de diciembre.

La acción judicial se realizó entre el martes en la tarde y ayer en la mañana en los espacios de la Comandancia General de la Policía de Portuguesa, donde fue implementado un cordón de seguridad para garantizar la integridad física de los implicados en el hecho, dada la reacción popular de los últimos días sobre este caso, producto de lo cual 30 personas fueron detenidas por cometer acciones violentas.

El capitán de navío Reinaldo Castañeda, secretario de Seguridad Ciudadana de Portuguesa, fue quien anunció la decisión de la audiencia pero no aportó detalles sobre el móvil que rodea la muerte del pequeño.

De acuerdo con un comunicado del Ministerio Público, los fiscales 20° nacional, 6° y auxiliar del primer circuito de esa jurisdicción, Daniel Guédez, Apolonio Cordero y Simara López, respectivamente, imputaron a Gelliknet González Quevedo, de 30 años de edad y madre de la víctima; Anney Montilla Oropeza, de 25 años de edad; Valentina Oropeza de Montilla, de 50 años de edad; Doris Oropeza, de 37 años de edad, y al enfermero Yure Hernández Medina, de 39 años de edad, por presuntamente incurrir en los delitos de homicidio intencional calificado, trato cruel, abuso sexual a niño y lesiones intencionales, todos en calidad de responsabilidad correspectiva y que están tipificados en el Código Penal y en la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

El capitán Castañeda apuntó que el juzgado consiguió elementos suficientes para aceptar la imputación y decidió dejarlos detenidos temporalmente en la sede de la Comandancia de la Policía en Guanare, a fin de llevar a cabo las investigaciones de rigor. En caso de presentarse una situación que atente contra la seguridad de los imputados, estos podrían ser trasladados a otro lugar de reclusión. Se maneja que la cárcel de Barinas sería el recinto alterno.

En los Calabozos de la Policía de Portuguesa hay una sola celda para mujeres, por lo que las imputadas no estarán aisladas del resto de las detenidas.

No obstante, las autoridades garantizaron el resguardo de su integridad física.