Medicamentos para la presión arterial extienden esperanza de vida

(Foto archivo)

La gente que tomó medicina para regular la presión arterial durante un estudio médico realizado en los años 80 muestran ahora una esperanza de vida más larga que la de las personas que tomaron un placebo, reveló este martes una investigación estadounidense.

El estudio aleatorio tomó en cuenta a 4.736 pacientes de 60 años o más que padecían hipertensión arterial. Algunos de ellos tomaron un medicamento llamado chlorthalidona y otras sólo tomaron una pastilla azucarada durante un período de cuatro años y medio, a partir de 1985.

Recientemente, investigadores del estado de Nueva Jersey (noreste) decidieron retomar la información y compararla con el Índice de Mortalidad Nacional, para ver si el tratamiento médico tuvo algún impacto sobre la esperanza de vida.

Los hallazgos muestran que aquellos que tomaron chlorthalidona vivieron varios meses más que los que tomaron el placebo, de acuerdo con el estudio publicado en el Journal of the American Medical Association (Periódico de la Asociación Médica Estadounidense).

Los pacientes que murieron por patologías cardiovasculares y que tomaron el medicamento vivieron en promedio 158 días más que los que tomaron el placebo, lo que corresponde a 0,89 días más de vida por mes de tratamiento.

Los pacientes que murieron por cualquier otra causa y tomaron la sustancia vivieron 105 días más que los que no la tomaron, lo que representa 0,59 días más de vida por mes de tratamiento.

El estudio, llevado a cabo por John Kostis, de la Universidad de Medicina y Odontología de la Escuela de Medicina New Jersey-Robert Wood Johnson, debería enviar un “fuerte mensaje” a los pacientes y doctores acerca de los beneficios del tratamiento contra la hipertensión.

Aproximadamente, uno de cada tres adultos estadounidenses padece hipertensión, de acuerdo con los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades.

La investiagción fue financiada por el Instituto Nacional del Corazón, Hígado y Sangre, el Instituto Nacional del Envejecimiento y la fundación Robert Wood Johnson.

Afp