¿Qué tienen en común el Titanic y el Costa Concordia? No lo podrá creer

La historia de Valentina Capuano, que estuvo entre los miles de sobrevivientes del hundimiento del “Costa Concordia”, es particular: el hermano de su abuela murió la noche del 14 de abril 1912, cuando el “Titanic” chocó contra un iceberg y se hundió en alta mar.

“Fue como revivir aquella historia. Fue terrible, estoy conmocionada”, dijo Valentina, de 30 años, oriunda de Nápoles, al diario La Repubblica.

Su abuela, Maria, le hablaba a menudo de aquella terrible historia que había marcado su vida: la muerte de su hermano menor, Giovanni, que había emigrado a Londres a los 25 años en busca de trabajo.

Giovanni estaba a bordo del “Titanic” en su viaje inaugural, contratado como camarero. Él pensaba emigrar a Estados Unidos para empezar una nueva vida, pero fue una de las víctimas del desastre.

“Todavía tiemblo y pensar en lo que he vivido todavía me perturba, tengo taquicardia y aún estoy muy agitada”, dijo la joven, que sobrevivió al drama de la noche del viernes, así como su novio, el hermano de éste y su esposa.

El “Titanic”, un paquebote británico de la White Star Line, que era en aquel entonces el más grande del mundo y considerado insumergible, se hundió cerca de la costa de Terranova durante su viaje inaugural, después de chocar con un iceberg, dejando 1.513 muertos y 711 supervivientes.

El “Costa Concordia” naufragó el pasado viernes con unas 4.229 personas a bordo, a muy poca distancia de la isla del Giglio, en el oeste de Italia.

El último balance provisorio de la tragedia es de 11 muertos, 28 desaparecidos y unos 60 heridos, muchos de los cuales se rompieron brazos y piernas al saltar del barco para salvarse.

AFP