Discotecas con clientes armados en Maracaibo (Foto)

Cuerpos policiales no supervisan rigurosamente locales nocturnos. mafias siembran terror. Alias el “Cali”, peligroso narco puertorriqueño capturado el 5 de enero en Maracaibo, asistía armado a un local nocturno

Así lo reseñó La Verdad

Cumplió 18, ¡al fin! Sus padres la dejaron ir a una discoteca. Andrea Isea estrenó su mayoría de edad en un lounge de la calle 72 de Maracaibo, pero el recuerdo que le quedó “no fue muy grato”. La chica morena, de cabello liso, largo y negro, y sus tres mejores amigas se reunieron para celebrar su cumpleaños. Con tacones, jeans ajustados y blusas escotadas llegaron al lugar de la reunión.
Andrea se sentó estratégicamente en el sofá blanco desde donde se veía la puerta principal, la barra y la pista. No quería perderse ni un solo detalle de la rumba, de la gente, ni de sus comportamientos.

A la 1.00 de la madrugada el lugar estaba repleto. Había un centenar de personas. Estaba oscuro, había humo y mucho frío. Solo se veía el movimiento de los cuerpos al ritmo de reggaeton. El de ella y sus amigas se confundían con los demás.

En el meneo, un chico la tropezó, le ofreció disculpas y le sacó conversación. Se tomaron uno, dos, tres, cinco tragos juntos.

Otro joven que estaba en la diagonal a ellos intentó coquetear con Andrea, pero su pretendiente lo vio. Se levantó del mueble, le reclamó, se empujaron y se cayeron a golpes. Partieron varios vasos y quien inició la pelea sacó un revólver para amedrentar a su contrincante.

Tras la pelea, evacuaron el lugar y lo cerraron por esa noche. La cumpleañera regresó a su casa, asustada. En dos años, no ha visitado ninguna discoteca.”Esos sitios se prestan para cualquier conflicto, porque va todo tipo de gente y bajo los efectos del alcohol nadie es consciente ni se hace responsable de lo que pueda hacer”.

Sin reportes

Odalis Caldera, secretaria de Seguridad y Orden Público, indicó que son pocos los reportes que reciben desde las discotecas porque personas ebrias portan armas. “Los dueños de los locales permiten la entrada de estas personas por temor a perderlos como clientes y por miedo a ser agredidos. En varios procedimientos hemos recuperado pistolas y revólveres que esconden debajo de las barras”.

Quienes estén en discotecas y se percaten de que haya personas armadas deben de reportarlo ante el 171, dar la dirección exacta o el nombre del local y las características del sujeto.

No será detenido, pero se llevará a la coordinación policial de la jurisdicción, donde le incautarán el armamento, luego lo enviarán a la Dirección de Armas y Explosivos (Diex). Pierde el derecho a recuperarlo.

Recomendaciones

Freddy Arenas, subdirector del Cuerpo de Policía del Estado Zulia (CPEZ), sugiere a los jóvenes disfrutar, de las discotecas, pero no embriagarse. “En cualquier roce entre borrachos puede producirse un altercado en el que salgan armas de fuego, armas blancas o se partan vasos y botellas, heridas graves y consecuencias legales”.

El asistir en grupo es recomendable, porque de suscitarse algún inconveniente el resto de los amigos pueden avisar a los familiares acerca de lo ocurrido.

Al salir del lugar, tomar taxis de líneas reconocidas para evitar atracos, violaciones o secuestros.

Reacciones

María Vivas. 20 años. Estudiante de Comunicación Social. “Cuando estoy en discotecas, me pongo a la defensiva. Me da la sensación de que se van a pelear, porque un hombre miró a la novia de otro o que los borrachos se van a caer a botellazos”.

Luis González. 18 años. Estudiante de Economía. “No prohíben la entrada de mafiosos ni de personas que venden drogas. Los indefensos somos quienes debemos de cumplir con las normas de los establecimientos”.

Evelis Silva. 20 años. Estudiante de Trabajo Social. “Me he encontrado a personas con las que he tenido problemas. Es una situación muy incómoda en la que he optado por irme o quedarme tranquila para no provocar un incidente”.