Panamá otorga asilo a Nixon Moreno

El Gobierno de Panamá anunció hoy que concedió el asilo territorial al dirigente opositor Nixon Antonio Moreno Merchán, debido a “la preocupación por su integridad personal”.

El Ministerio panameño de Relaciones Exteriores explicó en un comunicado oficial, en el que también se notifica el rechazo a la solicitud de extradición de la exjefa de inteligencia colombiana María del Pilar Hurtado, que la decisión sobre Moreno enfatiza la tradición de país de asilo de la que goza Panamá.

“La República de Panamá informa que siguiendo esa tradición del Estado Panameño, se ha otorgado asilo al ciudadano venezolano Nixon Antonio Moreno Merchán”, acota.

Moreno “ingresó a nuestro territorio y mediante nota de 21 de octubre de 2011″, solicitó al Gobierno de Panamá “se le concediera la condición de asilado territorial debido a la preocupación por su integridad personal en caso de retornar a su país de origen”, afirmó la Cancillería.

Tras describir la doctrina del asilo y los varios personajes políticos que han gozado de ese privilegio en territorio panameño a lo largo de su historia, no se especifica más datos sobre Moreno.

“Panamá posee una larga tradición de asilo, que se remonta al período previo a la era republicana, como son los casos de Francisco Morazán (hondureño) de 1840-41, o Eloy Alfaro (ecuatoriano) 1869-1883″, recuerda.

Moreno, de 37 años, es un politólogo y dirigente estudiantil opositor al Gobierno del presidente Hugo Chávez, quien estaba refugiado en Perú hasta que asumió el poder, en julio pasado, el presidente Ollanta Humala.

Contra Moreno existe hasta hoy una alerta roja en la página de la Policía Internacional (Interpol) que lo busca por “fugitivo, vandalismo y daños y delitos sexuales”.

La búsqueda contra Moreno, considerado un “perseguido político” por la oposición venezolana, es consecuencia de un proceso en su contra iniciado en 2006 por un tribunal de Mérida (Venezuela), por el delito de “homicidio intencional simple en grado de frustración” a un funcionario policial y de “actos lascivos violentos” contra la policía Sofía Aguilar en grado de “cómplice necesario”.

Sus abogados niegan estas acusaciones.

En 2007 Moreno se refugió en la embajada del Vaticano, que le dio asilo político, de donde salió el 9 de marzo de 2009, luego que Caracas se negara a expedirle un salvoconducto y el 13 de agosto de ese año apareció en la capital de Perú, cuyo Gobierno le otorgó refugio ese año.

Según dijo anteriormente el canciller panameño, Roberto Henríquez, estos casos (de Hurtado y Moreno) “son dos de las mas relevantes situaciones que tenemos en Relaciones Exteriores”.

EFE