Tres jóvenes fueron asesinados mientras jugaban dominó en Petare

(Foto archivo)

Una masacre que cobró la vida de tres miembros de una familia, entre ellos un adolescente, ocurrió la madrugada de este sábado de Gloria, en el sector La Cañada del barrio José Félix Rivas. Sujetos desconocidos llegaron disparando, contra un grupo reunido en la calle y jugando bingo, cartas y domino, mientras otros conversaban, publicó La Voz.

El hecho de sangre ocurrió aproximadamente a la 1:30 de la madrugada. Jefferson González, de 17 años, Wilson Iglesias González (30) y Mario González González (24), estaban reunidos en la calle frente a su vivienda, cuando cayeron uno tras el otro, atravesados por las balas, cuando ocho delincuentes armados, llegaron disparando. Los heridos quedaron justo en la acera de una casa, que hace frente a las suyas. Testigos y vecinos, contaron que fue tal la ráfaga de disparos, que las víctimas no tuvieron oportunidad de correr, como lo hizo el resto de amigos que a esa hora, compartía en la calle y disfrutaba del asueto de Semana Santa. Otros aseguran que en el lugar, se produjeron no menos de 50 detonaciones de bala. Los mismos habitantes del sector La Cañada, auxiliaron a los muchachos heridos, a quienes con el apoyo de Polisucre, los trasladaron hasta el hospital Domingo Luciani de El Llanito y el Ana Pérez de León, en Petare, donde fallecieron.

Dos versiones

La versión policial en relación con el hecho, apunta a que las víctimas murieron en un presunto enfrentamiento con miembros de una banda delictiva. No obstante, los deudos de las víctimas, sostienen que los muchachos no dispararon, porque “eran personas sanas. Ellos no tenían armas y no tenían problemas con la gente de por allí”, dijo la abuela de las víctimas, quien contó que sus nietos fueron tiroteados de espaldas y que dos de los hoy occisos eran hermanos, menos el adolescente, quien era primo de los primeros.

¿Qué hacían?

Jefferson González, no trabajaba ni estudiaba, su primo Wilson Iglesias, era comerciante informal de ropa y dueño de una puesto ambulante de ortodoncia, mientras que Mario González, era mototaxista