Roger Noriega: Después de Chávez, un Narco Estado

Hugo Chávez ha tratado de ocultar durante 10 meses que está perdiendo la batalla contra el cáncer y está determinado a aparentar que sigue al mando del régimen y el futuro de la nación. Sin embargo, en Semana Santa las cámaras de televisión capturaron a Chávez rogando por su vida ante un crucifijo y su madre en su iglesia natal. Las emociones de Chávez sorprendieron a su círculo íntimo y llevaron a algunos a cuestionar su salud mental. Como resultado de ello, de acuerdo con mis fuentes al interior del palacio presidencial, el ministro de Defensa el general Henry Rangel Silva ha desarrollado un plan para imponer la ley marcial si la condición de Chávez se deteriora aun más y propicia cualquier tipo de inestabilidad.

Esto fue realmente dramático. ¿Por qué no hay nadie fuera de Venezuela prestando atención? Algunos cínicos en este país todavía creen que Chávez está exagerando su enfermedad para sacar provecho político, mientras que sus más fervientes seguidores esperan que tenga una recuperación milagrosa. La oposición democrática cautelosamente se ha preparado para una elección presidencial competitiva fijada para el 7 de octubre – en contra de Chávez o un sustituto. Y los políticos de Washington y la mayoría de las capitales regionales están aparentemente dormidas mientras todo esto ocurre.

En mi opinión, la muerte inminente del caudillo venezolano podría poner al país en el camino hacia una crisis política y social. El cuadro militar instalado por Chávez en enero ya se está comportando como un régimen de facto decidido a mantenerse en el poder a toda costa. Y La Habana, Teherán, Moscú y Pekín se están moviendo para proteger sus intereses. Si el presidente de EE.UU., Barack Obama, demostrara algún tipo de preocupación en cuanto a esta situación podría comenzar a poner freno a la crisis en Venezuela, poner un alto a la agenda destructiva de Chávez y recuperar el rol de los Estados Unidos en su propio vecindario. Pero si él no actúa, las consecuencias podrían ser catastróficas.

Fuentes cercanas al equipo médico de Chávez me comentan que desde hace meses, los médicos han estado tratando de contener los síntomas y han tratado de estabilizar a un paciente adicto al trabajo para administrar quimioterapia y radioterapia de último minuto. En ese momento en el que Chávez oró públicamente por un milagro, dejó a un lado su obsesión de atacar a la oposición o de orquestar una una sucesión de poder por parte de partidarios más leales. Tal vez él sabe que sus lugartenientes y aliados extranjeros se comportan como si él ya estuviera muerto – la consolidando el poder, la configuración de una “junta revolucionaria” y trazando medidas represivas.

Uno de ellos es el operador y militar chavista, Diosdado Cabello. El hombre, que fue instalado por Chávez para liderar el partido en el poder, así como la Asamblea Nacional en enero. El nombramiento de Cabello estaba destinado a tranquilizar a un grupo poderoso de narcomilitares – El general Rangel Silva, el general Cliver Alcalá, jefe de inteligencia, el general retirado Hugo Carvajal y media docena de altos oficiales que han sido clasificados como “capos de la droga” por parte del gobierno de los EE.UU. Estos hombres despiadados nunca entregaran el el poder y la impunidad que este les garantiza – y ellos no se hacen ilusiones de que las elecciones les conferirán “legitimidad” en un narco-estado venezolano, confiando en cambio en miles de millones de dólares en ganancias mal habidas y decenas de miles de soldados bajo su mando.

El liderazgo civil chavista – incluyendo el canciller Nicolás Maduro, el vicepresidente Elías Jaua y el hermano del presidente, Adán Chávez, gobernador del estado Barinas – están dispuestos a reivindicar la agenda ideológica de su movimiento en las elecciones de este otoño. Maduro es extraordinariamente leal al presidente y es considerado por los observadores políticos venezolanos como el sustituto más viable en la boleta electoral. Por encima de todo, estos hombres anhelan el poder político y harán hasta lo imposible para hacerse indispensables para los líderes militares que llevan la batuta en este momento.

Fidel y Raúl Castro están desesperados por conservar las exportaciones de petróleo venezolano que sustenta el régimen en bancarrota. De acuerdo con una fuente que está enterada de la situación en Cuba, Raúl ha aconsejado a Chávez que se prepare para pasar el poder a una “junta revolucionaria”. Pero los venezolanos que desconfían de los Castro están seguros de que esta junta estará formada en su mayoría por hombres leales a La Habana. Cabello no se fía de los Castro, pero con miles de agentes de inteligencia cubanos en Venezuela, los hermanos Castro son una fuerza que debe ser tomada en cuenta.

China ha proporcionado más de $20 mil millones en préstamos a Chávez en los últimos 18 meses y que serán pagados con petróleo con un valor muy por debajo del precio de mercado. La mayor parte de estos fondos estaban destinados para los fondos de sobornos de Chávez antes de que los chinos estuvieran enterados de su enfermedad terminal. Otros $4 mil millones se están negociando ahora, pero mis fuentes en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela dicen que los chinos están exigiendo nuevas garantías. Beijing también está peleando para asegurarse de que cualquier gobierno post-Chávez cumplirá sus acuerdos preferenciales. Sin embargo, estos contratos abusivos están siendo examinados por los principales miembros de la oposición de la Asamblea Nacional.

Irán depende más que nunca de sus bancos y otras empresas en Venezuela como un medio para el lavado de miles de millones en fondos para evadir las sanciones financieras internacionales. Las empresas asociadas a la Guardia Revolucionaria Iraní, la Fuerza Qods, y de ilícitos programas de misiles nucleares y balísticos han invertido millones en infraestructura en instalaciones misteriosas en toda Venezuela. Teherán tendrá que luchar para mantener su posición estratégica cerca de EE.UU, que es vital para su e supervivencia en los meses críticos venideros.

Rusia está considerando la posibilidad de pagar entre mil y dos mi millones en pagos en las próximas semanas para amarrar su acuerdos de petróleo y gas natural previamente firmados con Chávez. Algunos en Moscú, sin embargo, están cansados de la incertidumbre en Venezuela, sobre todo porque saben que los días de Chávez están contados. Las empresas rusas están decidiendo ahora si seria prudente seguir apoyando al régimen de Chávez, que ha sido un cliente fiable de más de $13 mil millones en armas rusas, o esperar a ver si un gobierno sucesor honrará sus acuerdos en el sector de petróleo y gas.

La sucesión al estilo soviético que los chavistas corruptos y sus instructores cubanos están tratando de imponer al pueblo venezolano es otra circunstancia que un hecho. Hay espacio y tiempo para que los amigos de la democracia desempeñen un papel constructivo.

Mis fuentes me comentan que Cabello y compañía estarían mas dispuestos a recurrir a medidas inconstitucionales y a la represión si no pueden contar con el apoyo de Moscú y Beijing. Los chavistas tienen la intención de prometer la continuación de contratos baratos de petróleo para contar con este apoyo. Una diplomacia discreta por parte de EE.UU. – que trabaje en conjunto con aliados de ideas afines – puede ayudar a echar por tierra estos planes. Los chinos y los rusos no pueden estar dispuestos a defender a otro régimen violento y Washington debería reunir a los líderes latinoamericanos para evitar un escenario similar al de Siria en el Hemisferio Occidental.

En el corazón de la estrategia chavista se encuentra un narco estado, dirigido por hombres con vínculos bien documentados con el narcotráfico. La Casa Blanca debería instruir a las agencias policiales estadounidenses para aplastar los fundamentos de ese régimen. Un juez venezolano, o un general corrupto testificando en un tribunal federal de los EE.UU. podría dar el golpe de gracia a ese régimen y destruir cualquier ilusión de legitimidad o capacidad de supervivencia.

Agencias de inteligencia estadounidenses han permanecido virtualmente ciegas a la presencia iraní en Venezuela. Si se les instruye que hagan una investigación exhaustiva sobre lo que realmente esta pasando estoy convencido de que descubrirían una amenaza grave y creciente contra la seguridad de los Estados Unidos y sus aliados en la región. Estas pruebas ayudarán a motivar a los vecinos de Venezuela a adoptar una postura contra un régimen aún más peligroso tomando forma en Caracas.

La milicia en Venezuela no es un monolito y Chávez ha debilitado su propia estrategia de sucesión otorgando a los narco-generales posiciones visibles y operativas. El hecho de que los narco-generales estarán más dispuestos a recurrir a medidas inconstitucionales y a la represión para mantener el poder y los diferencia de los soldados comunes y corrientes y de los generales institucionalistas. El ejército de Estados Unidos aún tiene mucho peso con estos hombres. Una advertencia de simple respeto a la constitución y de servir a su pueblo puede dividir el grueso de la fuerza lejos de los narcos y negarles los medios para imponer su voluntad. (Generales institucionalistas pueden reaccionar de una manera similar a las noticias de que Irán está llevando a cabo operaciones secretas en territorio venezolano que son inconstitucionales y que fomentan provocaciones peligrosas.)

Hay mucho que Estados Unidos y la comunidad internacional puede hacer sin interferir en la política interna de Venezuela. Aunque los líderes de la oposición democrática están decididos a mantener distanciarse de Washington, deberían por lo menos demostrar que buscan al apoyo los Estados Unidos y otros países claves para obtener la solidaridad que se merecen. Por otra parte, cualquiera que piense que la oposición puede lidiar con Cuba, China, Rusia, Irán, los traficantes de drogas, y Hezbollah, sin el respaldo internacional no esta pensando con claridad.

Por desgracia, los diplomáticos de carrera de Estados Unidos en Washington encargados de Venezuela han pasado los últimos dos años restándole importancia a la crisis en ese país y los otros tres años antes básicamente sin hacer nada. Así que si hay alguna esperanza de liderazgo por parte de EE.UU., se requerirá la atención de la secretaria de Estado Hillary Clinton o del presidente Obama. Por desgracia, en nuestro propio vecindario ,” liderar detrás del telón” no es una opción.

 

Publicado originalmente en Foreign Policy  traducción Felipe Trigos