Paul McCartney cautivó a 30.000 fanáticos en Paraguay

(Foto Reusters)

 

“Inolvidable”, “mágico”, “emocionante”: así calificó la prensa local la actuación el martes del mítico “beatle” Paul McCartney en el estadio Defensores del Chaco en Asunción, donde el artista pronunció incluso frases en guaraní para conquistar a más de 30.000 fanáticos.

“Hola Paraguay, mba’eichapa” (¿Cómo están?), saludó McCartney en guaraní, lengua hablada por el 80% de la poblacion, antes de ser ovacionado por un público extasiado en un recital que duró 2 horas y 45 minutos.

Junto al legendario artista británico se presentaron Paul ‘Wix’ Wickens (teclados), Rusty Anderson (guitarra), Abe Laboriel Jr (batería) y Brian Ray (guitarra y bajo).

“¿Iporapa?” (¿Voy bien?), preguntó al promediar su actuación, que arrancó con “Magical Mystery Tour”, la canción insignia de una de las películas de The Beatles, seguido de los clásicos “All my Loving” y “Drive my Car”

“Esta noche voy a tratar de hablar algo de español, algo de guaraní, algo de jopará, pero más que nada inglés”, dijo McCartney quien sedujo al público por su calidez, carisma y profesionalismo.

“Aguiyé” (gracias), decía en guaraní después de cada canción, entre ellas “Sing the Changes”, “Night Before”, y luego “Let me Roll It”.

Durante el show, McCartney tocó siete instrumentos, entre guitarras convencionales y mandolina, bajo y dos pianos.

Como siempre, también cantó y el público gozó con su clásico “Band on the Run” y dedicó canciones a su ex esposa fallecida, Linda, y a su actual mujer, la estadounidense Nancy Shevell.

“Esta es una nueva canción que escribí para mi hermosa esposa Nancy”, expresó al anunciar “My Valentine”, que integra su disco más reciente, “Kisses on the Bottom”.

Seguidamente, dedicó la conocida “Maybe I’m Just Amazed” a su ex esposa Linda, fallecida hace 14 años, en coincidencia con el día del recital.

Rindió otro homenaje “para mi querido amigo John”, entonando “Here Today”, una conmovedora balada que generó emocionados aplausos.

Recordó más adelante que su ex compañero George Harrison “era muy bueno con el ukelele”, el instrumento de cuerda típico de Hawai, Tahití y la Isla de Pascua, que McCartney mostró. Y luego, como tributo a su fallecido compañero, interpretó “Something”, seguido en coro por gran parte del público.

“Thank you, George”, expresó.

“Muchas gracias, señoras y señores, muchachos y muchachas, niños y niñas”, agregó McCartney, en español.

Canto luego la balada de The Beatles “The Long and Winding Road”, seguida del exponente de la música country “I’ve Just Seen a Face”, para empalmar con “And I Love Her”, inmortal clásico de los “Cuatro de Liverpool”, y “Blackbird”, al son de la guitarra acústica.

McCartney cantó con el público “Obladí-obladá” y tampoco olvidó las emblemáticas “Let It Be”, coreada por todos, y “Live and Let Die”, acompañada de un espectáculo de explosiones, llamaradas y fuegos artificiales dentro y fuera del escenario.

No faltó en su repertorio “Hey Jude”, tras la cual el artista abandonó el escenario para volver con una bandera paraguaya y el guitarrista Rusty Anderson con un pabellón británico, para interpretar “Yesterday” y finalizar con el hard rock “Carry That Weight”.

“Adios Paraguay, nos vemos la próxima”, se despidió.

McCartney, de 69 años, viajó a Paraguay acompañado de su esposa Nancy, en la segunda escala de su gira sudamericana “On the Run”, que promociona su último álbum “Kisses on the Bottom”.

 

(Foto Reuters)