Escándalos con prostitutas persiguen al servicio secreto de Estados Unidos

(Foto Reuters)

El escándalo sexual que involucró diez días atrás a los servicios secretos estadounidenses en Colombia tuvo nuevos repiques el martes, con la renuncia de dos agentes y el inicio del proceso de destitución de un tercero, mientras el mismo cuerpo fue cuestionado en Brasil.

Dos agentes del servicio secreto que protege al presidente estadounidense Barack Obama renunciaron a raíz del escándalo de prostitución ocurrido en los días previos a la VI Cumbre de las Américsa desarrollada en Cartegena, Colombia, el 14 y 15 de abril y otro está en proceso de despido, informó el martes el jefe adjunto del servicio secreto, Paul Morrissey.

“Otros dos empleados fueron limpiados de toda sospecha de falta grave, pero deberán enfrentar medidas administrativas”, indicó el jerarca en un comunicado.

Anteriormente, otro agente ya había sido exculpado y a otro se le habían retirado sus acreditaciones, una etepa susceptible de conducir al despido, agregó.

En total, nueve agentes del servicio secreto de Estados Unidos perdieron su empleo o abandonarán próximamente esta policía de elite tras haber mantenido relaciones con una veintena de prostitutas en la ciudad colombiana de Cartagena en el hotel en que se alojaban, antes de la llegada del presidente Obama para participar en la cumbre de las Américas.

Unos 12 agentes estaban implicados en el escándalo y fueron investigados sobre su participación en el mismo. Con el anuncio de este martes, todos los casos han sido tratados.

Sin embargo, Morrissey subrayó que el servicio secreto “no dudará en tomar las medidas apropiadas si nuevas informaciones surgieran” al respecto.

Doce integrantes del Ejército, así como uno de la Agencia de comunicaciones de la Casa Blanca, están asimismo siendo investigados por el Pentágono.

Obama calificó el martes de “cretinos” a los agentes del servicio secreto que frecuentaron prostitutas, al tiempo que saludó el profesionalismo del cuerpo.

“Hacen un trabajo increíble. Me protegen y protegen a nuestras hijas”, dijo durante la grabación de un programa televisivo en Chapel Hill (Carolina del Norte, sudeste), la primera vez en nueve días que el presidente se expresó sobre este tema.

Entretanto, la canciller de Colombia María Ángela Holguín responsabilizó al servicio secreto de Estados Unidos del escándalo de prostitución.

“Culpable es el servicio secreto”, dijo la minsitra al rechazar que se estigmatice a Cartagena por esa situación.

El pronunciamiento de la jefa de la diplomacia colombiana se produce luego que el diario estadounidense Washington Post publicó el lunes un artículo en el que describió a Cartagena como una ciudad que nada en prostitutas.

Además estimó que los agen

tes del servicio secreto “estaban en el lugar correcto para meterse en problemas”, según informó al respecto este martes el diario El Tiempo, de Bogotá.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, durante la visita que realizó el lunes a Colombia, dijo que lo que más le preocupaba de este caso “es el tema de la seguridad y lo que pudo ponerse en peligro a causa de esta clase de comportamiento”.

Panetta fue por otra parte cuestionado este martes por la prensa brasileña sobre un escándalo que involucró a oficiales estadounidenses con una prostituta en Brasilia en diciembre, un caso parecido al ocurrido en Colombia este mes.

“Este incidente fue plenamente investigado, y quienes estuvieron implicados fueron severamente castigados y no están más en este país”, dijo Panetta en una rueda de prensa en Brasilia junto al ministro brasileño de Defensa, Celso Amorim.

“Ese tipo de comportamiento no es aceptable”, enfatizó.

El incidente ocurrió en diciembre e involucró a tres oficiales de la Marina de Estados Unidos y a un miembro de la embajada en Brasilia, informaron fuentes oficiales estadounidenses bajo anonimato.

Supuestamente los oficiales subieron una prostituta a un auto y la arrojaron luego del vehículo por un desacuerdo sobre el pago, agregó la fuente.

Los estadounidenses “fueron sacados del país inmediatamente” y sometidos a medidas disciplinarias, añadieron las fuentes.

“La mujer en Brasilia contrató a un abogado e intentó abrir un proceso contra la embajada”, dijo uno de los funcionarios bajo anonimato, sin precisar qué pasó con esa vía legal.

AFP