El síndrome que alejó a Venus Williams de las canchas

(Foto archivo)

Venus Williams ha conseguido sobreponerse. La tenista ha vuelto a la competición tras pasar varios meses alejada de los campeonatos debido al síndrome de Sjögren. Se trata de una enfermedad que, entre otras consecuencias, destruye las glándulas que producen las lágrimas y la saliva, publicó Terra.

“Estoy realmente disgustada de tener que abandonar este año el US Open. Me han diagnosticado recientemente el síndrome de Sjögren, una enfermedad inmunológica que estoy padeciendo y que afecta a mis niveles de energía y me causa fatiga y dolor”, comentaba el pasado verano la mayor de las hermanas Williams.
“El síndrome de Sjögren es una enfermedad reumática de causa autoinmune que afecta fundamentalmente a las mujeres de entre cuarenta y sesenta años, pero también se observa en niños de diferentes edades. Se calcula que su incidencia está entre uno de cada cien y uno de cada mil habitantes”, afirma Indalecio Monteagudo, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Ruber Internacional de Madrid. El especialista señala que es ¿la enfermedad autoinmune más frecuente¿.

“Todavía no se conoce bien cómo se produce. No obstante, se sabe que existe una predisposición genética, que unida a un agente externo (como las infecciones víricas) o bien a factores internos, puede poner en marcha esta patología”, explica Monteagudo.

La característica principal del síndrome de Sjögren es “la infiltración de las glándulas exocrinas, lo que origina su destrucción progresiva”, destaca el reumatólogo. Las glándulas exocrinas son aquellas que producen secreciones, como las salivares y las lagrimales. Su continuo deterioro ocasiona “una disminución de las secreciones glandulares y la aparición de la sintomatología”, añade.

Los síntomas son ¿múltiples y variados¿, asegura el especialista. Los más frecuentes son la sequedad ocular y bucal. Pero la sequedad también puede darse en la piel, en la nariz, en la vagina o afectar a la mucosa respiratoria. En este último caso puede haber tos irritativa, carraspeo o laringitis seca.

El doctor Monteagudo aclara que el síndrome de Sjögren origina, asimismo, la afectación del estado general, que puede manifestarse a través de fatiga, dolores articulares, febrícula, infecciones respiratorias, pericarditis, dificultad de deglución, gastritis, pancreatitis, cirrosis biliar, afectación renal, cerebral, depresión, psicosis, neuropatías, hipotiroidismo, hipertiroidismo, dolores musculares, perdida de audición o vértigos, entre otros síntomas.

Al principio la enfermedad puede pasar desapercibida, ya que no se manifiesta totalmente. De hecho, es posible que el diagnóstico se demore hasta diez años. Sin embargo, con las pruebas adecuadas se puede diagnosticar de forma temprana ya que, según indica el especialista, ciertas alteraciones aparecen precozmente.

Los exámenes consisten en pruebas de imagen, como la gammagrafía salivar o la hialografía parotídea, y en la detección de alteraciones analíticas inmunológicas. Concretamente, estas alteraciones son los anticuerpos anti-Ro/SSA, los anticuerpos anti-La/SSB, los anticuerpos antinucleares (ANA) y la presencia del factor reumatoide.

El síndrome de Sjögren puede ser primario o secundario. En este último caso, hay una enfermedad responsable del mismo. Puede ser la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, diversas colagenosis, vasculitis o tumores, aunque también puede estar originado por tratamientos medicamentosos, entre otras causas, afirma el especialista. Aquí, la evolución del síndrome de Sjögren dependerá de la enfermedad asociada.

Cuando se trata de un síndrome de Sjögren primario, la mayorÌa de los pacientes se estabiliza y puede llevar una vida normal. La complicación más grave que puede surgir es el desarrollo de un linfoma. El doctor Monteagudo afirma que esto ocurre en menos del cinco por ciento de los casos.

La Asociación Catalana de Síndrome de Sjögren destaca que para la mejoría de los enfermos resulta fundamental ¿un diagnóstico temprano y un tratamiento multidisciplinar adecuado a las características de cada paciente¿.