Los Runrunes de Nelson Bocaranda de este martes 22 de mayo

(Foto Reuters)

ALTO

¿HOY, MAÑANA O PASADO?:

 

A los miembros del Consejo de Estado les alertaron desde el pasado jueves que no salieran fuera de Caracas al menos esta semana por “si acaso” el comandante presidente los juramentaba hoy martes o mañana miércoles. Ayer no estaba de buenas migas y seguía en reposo obligado para mitigar el dolor y recuperarse de los efectos de la radioterapia de hace ya más de un mes. Hoy sabremos si reaparece como previsto o lo deja para mañana ó ¿?. Mientras seguía guardado, el domingo en la noche, uno de los más adulantes diputados rojos Robert Serra aseguraba por Venevisión que Chávez estaba sano, que se inscribiría como candidato, que haría campaña y que ganaría en Octubre. ¿Estará informado o nos desinforma? Seguimos a la espera con el avisito en la puerta: “No molesten por favor”…

DEL TSJ:

 

Me aclaran detalles mencionados en la columna pasada. El vicepresidente del tribunal Omar Mora intervino antes de la audiencia y sembró dudas ante el desaguisado que pretendían coronar. La llamada que recibió en su celular la presidenta Luisa Estella Morales provino de la Fiscal General Luisa Ortega Díaz. Quien le entregó a Martín Pacheco la sentencia que estaba lista para aprobarse fue la jefa de prensa y no la magistrada Morales según me aclara el colega. El circo montado tenía dueño. Y ya está en conocimiento del alto poder…

 

 

MEDIO

 

¿SIN LEY? ¿ROBANDO EN ROJO?:

 

¿Se hará justicia hoy en la audiencia de Econoinvest? Al publicarse esta nota, se estará realizando la audiencia en la que el juez Quinto de Juicio, William Hurtado, decidirá si acepta o no la insidiosa petición del fiscal Daniel Guédez, de prorrogar la privativa de libertad preventiva sobre los cuatro directores de Econoinvest, Herman Sifontes, Juan Carlos Carvallo, Miguel Osío y Ernesto Rangel. Un verdadero infierno han debido soportar estos jóvenes emprendedores y sus familias, a partir de una detención injusta, una intervención plagada de irregularidades y la dilación indebida de un juicio que tiene dos años de espera. Dos años que, según la ley, constituyen el período máximo al que se puede mantener recluida una persona sin que un tribunal le haya dictado sentencia. Dos años que se cumplen pasado mañana, 24 de mayo, los cuales superan, por demás, la pena que tendrían que sufrir los cuatro directores de encontrarse culpables de los grotescos delitos de los que se les acusa. Como se sabe, accionistas minoritarios y empleados denunciaron ante la Fiscalía y la Contraloría General de la República al primer equipo interventor, formado por Nahunimar Castillo, Carlos Araujo y Orangel Godoy. Al ser destituidos, el nuevo interventor, Víctor Moreira, pagó sin demora a los clientes, naturales y jurídicos, sin que el Gobierno tuviera que poner un centavo, y dejó públicamente claro que “después de cancelarle a todos los acreedores, la empresa sigue con un patrimonio sólido”. Ahora Tomás Sánchez y su Superintendencia de Valores se hacen la vista gorda ante el Fideicomiso que está obligado a crear con los recursos restantes, los cuales son de la exclusiva propiedad de los accionistas de Econoinvest. No sólo han despojado a los cuatro directores de sus empresas, del trabajo de sus vidas, sino que ahora, cuando constitucionalmente les corresponde un juicio en libertad, el Ministerio Público, a través de un fiscal Guédez convencido de que “el poder rojo es eterno”, solicita una malintencionada prórroga que podría confinarlos sin juicio y sin delito, por dos años más.

Puede leer el resto de los Runrunes en Runrun.es o El Universal