Este es el Daiquirí más grande del mundo (FOTO)

¿Quién dijo que las 9 de la mañana era muy temprano para una copa? Especialmente si sus creadores creen que lograrán un récord mundial.

Los “mixólogos” (de “mixología”, que vendría a ser el estudio de la preparación de cocteles, según los que se dedican a esto) cubanos crearon un daiquirí gigante la mañana del sábado en el bar de la vieja Habana donde nació el famoso coctel y donde lo hizo popular el escritor estadounidense Ernest Hemingway.

“íListos!”, gritó el presentador de televisión Froylán Arencibia, a punto de narrar las festividades, mientras cantineros vestidos elegantemente con corbatas rojas encendían más de una decena de licuadoras. “íEstamos haciendo historia!”.

Durante media hora, dos meseros permanecieron sobre una plataforma de madera vertiendo jarra tras jarra de la mezcla de ron, limón y azúcar a una copa coctelera de dos metros (6,5 pies) de alto hecha de fibra de vidrio. Un vapor salía de la copa cuando el líquido se acercaba a la orilla.

Los organizadores dijeron que con unos 270 litros (71 galones) creían alcanzar a imponer un nuevo récord mundial. Un jurado a la mano para calificar el intento incluía un hombre cubano que posee el récord por enrollar el puro más grande del mundo, y dijo que los organizadores han estado en contacto con los Guinness World Records para que reconocieran al gigantesco daiquirí.

“Es un espectáculo muy bonito, muy interesante y pienso que una actividad que nos da un poco mas de prestigio porque yo creo que será reconocido por los Guinness”, dijo José Castelán Cairo.

El evento fue organizado para conmemorar el 195to aniversario del bar El Floridita, que clama ser la “cuna del daiquirí”. El coctel gigante también celebra los 113 años del nacimiento del cliente frecuente más famoso del lugar.

La leyenda cuenta que “Papa”, como se le conocía a Hemingway, quien tomaba sus daiquirís sin azúcar, alguna vez se bebió 13 dobles en una sentada. El Floridita es un lugar favorito entre los turistas que siguen los pasos de Hemingway en la isla, y los cantineros siempre sirven un daiquirí junto a la estatua del novelista ganador del Premio Nobel.

“íEl primero para Hemingway!”, gritó la organizadora Somalia Pérez mientras que los meseros llenaban las copas para que los miembros del jurado lo probaran. La multitud le cantó cumpleaños feliz al escritor refiriéndose a él como “Ernesto”.

“El espectáculo ha sido realmente maravilloso”, dijo Pérez, quien dirige la Bodeguita del Medio, otro de los bares cercanos frecuentados por el novelista. “Nunca hubo mejor ocasión que hoy que conmemoramos y celebramos el nacimiento de Hemingway”.