La Virgen del Valle, imán de fe y fervor para los orientales (Fotos)

Cada año la fe de la feligresía católica crece por “Vallita” y se organizan distintos eventos en su honor, sobre todo en los estados del oriente del país. Procesiones por tierra y mar son tradición para venerar a la protectora de los pescadores. NoticiasdeAqui.net/Alexis Castillo

(foto Alexis Castillo)

El fervor por la Virgen del Valle llega a lo más hondo del corazón de los orientales. Las festividades en honor a la santa patrona son numerosas, en estados como Sucre, Monagas, Anzoátegui y Nueva Esparta (Isla de Margarita).

La imagen de esta deidad católica luce adornada con distintos vestidos y flores en casas, templos, calles, instituciones públicas, en casi todo lo que está a la vista de propios y visitantes en estas regiones.

Es una devoción sentida por “Vallita”, como cariñosamente la llaman los pescadores y todos sus adoradores. Cada año reviven con fuerza su celebración, cada 8 de septiembre, con múltiples ofrendas  y agradecimientos de los feligreses.  Se trata de la divinidad que enlaza emocionalmente a los pueblos que comparten un gentilicio en común.

Las comunidades de Anzoátegui llevan a cabo romerías, los devotos marchan en procesión con la imagen de la Excelsa Patrona hacia la Catedral de Barcelona, La Ermita El Carmen, La Iglesia María Auxiliadora en Lechería, la Santa Cruz o San Jorge en Puerto La Cruz.

Es una devoción sentida por los pescadores

Puerto La Cruz y Lechería concentran en mayor medida las actividades en honor a la Virgen, por ser ambas las jurisdicciones que poseen sendos balnearios desde los cuales un gentío se congrega para venerar la imagen sagrada y pasearla en una procesión marítima tradicional, colorida y numerosa.

En Lechería la generalidad ha sido el desarrollo de una feria que anualmente invita a diferentes cantantes y artistas nacionales para homenajear con talento los favores concedidos. Este espectáculo  ocurre en horas de la noche después de las actividades litúrgicas que transcurren en horario matinal.

En la localidad, por cierto, se desarrolla una exposición de arte en honor a la Patrona de los pescadores realizada en el Museo Dimitrios Demu, una joya arquitectónica. La jornada cuenta con la participación de  reconocidos artistas, entre escultores, pintores, orfebres y fotógrafos.


En Lechería y Puerto La Cruz lo más vistoso es la procesión del mar

Y si de festividad se trata, la ocasión es aprovechada por las autoridades de Puerto La Cruz para de igual manera organizar más eventos. En suelo porteño lo más vistoso es la procesión del mar. Un paseo en el que pescadores creyentes visten con flores, globos y bambalinas multicolores,  sus peñeros y lanchas para recorrer en sus embarcaciones a la Virgen protectora. La que los protege en alta mar, los libra de sufrir naufragios y los trae de vuelta luego de una faena intensa.

Esta procesión marina atrae a propios y foráneos, porque son exhibidas varias de las imágenes veneradas en los cuatro municipios de la zona norte en un recorrido en botes.

La conmemoración mariana es una tradición envuelta en cantos, galerones, grupos musicales y otros eventos como parte de una programación jamás olvidada.

En otros municipios de la entidad, también la feligresía manifiesta su adoración. Ejes como Puerto Píritu y Píritu celebran el día de la Virgen del Valle, en un recorrido por sus calles y el tradicional paseo por la laguna de Puerto Píritu. En Barcelona la misa oficiada por monseñor César Ramón Ortega, de la diócesis de Barcelona, es muy concurrida.

Guanta cuenta con un Comité Organizador de las festividades en honor a la Virgen, y despliegan su fervor en más de 20 capillas que se encuentran en diferentes sectores del municipio. En cada zona  se multiplican los tributos, velatorios, rosario, bailes típicos, y recorridos en las calles que reproducen la fe en cada guanteño.

Es común ver antes y durante el 8 de septiembre a muchos devotos a la Excelsa Patrona de Oriente  dedicarle cantos populares, al compás de típicos instrumentos y romper también así la monotonía urbana.

En Nueva Esparta el culto por “Vallita” es todo el año

El culto a la Virgen del Valle en el estado Anzoátegui como en otras entidades vecinas, pero sobre todo en la Isla de Margarita, está tan arraigado en el corazón de los moradores, que todo el año viven pensando en que llegue la fecha de sus festividades para cumplir con sus obligaciones de fieles devotos.

La isla de Margarita muestra por esta época una movilización efervescente  a los lugares sagrados. Autoridades municipales y regionales trabajan mancomunadamente con el propósito de evitar incomodidades a propios y visitantes en el marco de la celebración.

En 2011 toda Venezuela siguió de cerca la festividad por los 100 años de la coronación canónica de la patrona de los orientales. En El Poblado, el pueblo donde apareció por primera vez la imagen de la Virgen, sus habitantes se afanan en mostrar un vecindario más amable. Pintan árboles, limpian las calles, cunetas, colocan bambalinas y pancartas.

En la parroquia del Valle del Espíritu Santo, está la basílica que alberga la imagen de “Vallita”. Allí un compendio de peregrinaciones confluye desde distintas parroquias y regiones del país.

La imagen de la protectora de los pescadores es venerada desde la época de la Colonia. Distintos historiadores y cronistas señalan que es una tradición que data desde 1530 cuando los españoles la traen a la isla de Cubagua. Luego del ciclón que azotó esa isla en 1542, fue trasladada hasta el Valle del Espíritu Santo en la Isla de Margarita, donde aún permanece es adorada con fervor.

(foto Alexis Castillo)

Al servicio de una divinidad

Si alguien está directamente al servicio de una divinidad es Cecilia Mata, nombrada camarera de la Virgen del Valle desde el año 91, fecha en la que reemplazó a su madre Belén Sánchez, quien falleció en ese entonces.

“La responsabilidad es tan grande en vestirla que a veces me asusto y le pido a mi Dios que me permita hacerlo con delicadeza, porque ella es como una niña”, expresa esta señora de 1.76, trigueña, delgada, facciones finas y cabellera corta, abundante y tan blanca como el algodón.

Recordó que la Virgen lució el año pasado ocho trajes nuevos con motivo de la celebración de su coronación. Uno de los atuendos fue hecho por el artista José Gregorio Valencia, artista plástico oriundo de Río Caribe, estado Sucre.

Doña Cecilia habla orgullosa de su oficio. Piensa cada palabra que dice, es pausada, clara, concisa. “Hacer este trabajo es una responsabilidad inmensa que agradezco, que comparto con otros devotos y el párroco”.

Fotos Alexis Castillo