A dos meses de la tragedia de Amuay queda mucho por hacer

Durante un recorrido realizado por el equipo reporteril del diario digital El Amanecer, por los sectores más afectados por la explosión de la Refinería de Amuay, ocurrida el pasado 25 de agosto, se pudo evidenciar que aun cuando muchas familias han sido reubicadas en nuevas viviendas, reparadas algunas escuelas y indemnizados comerciantes por parte de Pdvsa, queda mucho por hacer, en lo que se refiere a atender a la mayor cantidad de personas que denunciaron que aun no les han dado viviendas y que permanecen en sus casas medio desbaratadas esperando lo ofrecido por las autoridades regionales y nacionales.

 

Por ejemplo en la zona comercial ubicada en la intercomunal Alí Primera, la soledad emerge de entre las latas que fungen como cerca de lo que fue totalmente demolido. La incertidumbre es la premisa de los propietarios de los comercios declarados con pérdida total de los bienes desconocen dónde van a ser reubicados sus negocios.

Se aprecian casas abandonadas, comercios vacíos y por ningún lado se visibilizan trabajos de reconstrucción, lo que deja claro que aun no todo esta dicho entre el gobierno nacional representado por Pdvsa y los comerciantes que perdieron todo el esfuerzo de una vida de trabajo.

En el barrio Alí Primera, aun se pueden ver como se reparan techos de algunas casas, pocas en realidad, pero también está la otra parte, el de aquellas personas que luego de dos meses de la tragedia aun esperan por ser reubicados, como es el ejemplo de la señora Francisca Bracho, viuda de Zavala, quien dijo que si no hubiese sido por su hijo que le colocó el techo, frisó paredes y arregló las ventanas, estaría sin nada y más con las lluvias de los últimos días.

Su hijo, Manuel Zavala denunció que en esa casa viven hacinados dos familias y más de 8 niños, por lo que es urgente que también se avoquen a proporcionarles viviendas dignas.

A este respecto fue consultada la vicepresidente para el área social, Yadira Córdoba, quien se encuentra en la población de Los Taques haciendo entrega de la primera aldea universitaria formalmente construida, sobre como van los proyectos y la atención para los más de dos mi personas afectadas por la explosión de Amuay.

La vicepresidenta señaló que hasta la fecha de las asignaciones de las  misiones Amor Mayor, Hijas e hijos de Venezuela se han visto beneficiados 735 personas, y que se están reparando escuelas, viviendas, y a su vez de está indemnizando a las personas jurídicas que perdieron sus negocios.

Expresó que la misión Madres del Barrio, ha otorgado financiamientos de proyectos socio productivos a más de 20 mujeres y se espera poder aumentar el número.

“Las reparaciones de canchas deportivas, viviendas, todo se ha hecho en coordinación con la Gobernación del Falcón, y donde hay escuelas afectadas en su totalidad, los niños están recibiendo clases en otro lugar”, dijo la ministra Yadira Córdoba.

Indicó que a nivel hospitalario se están evaluando a nivel financiero los proyectos que tienen que ver con la ampliación del Hospital Calles Sierra, y destacó la importancia que tiene la propuesta de un área para quemados en el centro hospitalario en Punto Fijo, que fue anunciado por la ministra de Salud, Eugenia Sader.