Charito Rojas: De ayudaítas e indignados

“La soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres infelices mortales, que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder”José de San Martín (1778-1850), militar argentino, considerado “Padre de la Patria” y prócer nacional.

Resulta que el Comandante está indignado. Y no es porque la violencia haya matado durante 2012 a más de 17.000 venezolanos. Tampoco porque el 80% del país sufra de apagones o porque el 40% no disfrute de suministro de agua potable. Menos aún porque la infraestructura del país esté destruida o porque Pdvsa tenga serios problemas financieros y operativos. Tampoco es la corrupción lo que tiene arriechi al Primer Mandatario.

¡Está indignado porque la fábrica de helados socialistas Coppelia, inaugurada en Falcón hace dos semanas, está parada! Resulta que no tienen materia prima ni envases además hay una máquina dañada. Así que esta planta revolucionaria a la que pusieron el mismo nombre de los famosos helados cubanos Coppelia, sufre iguales problemas que cualquier empresa capitalista, oligárquica, fascista, golpista e imperialista.

Lo que son las cosas, la vergüenza con Fidel de no poder producir los helados socialistas que costarán 9,50 bolivaritos fuertes, es lo que enfureció a quien jamás menciona el principal problema de los venezolanos que es la inseguridad. Nada de extrañar en quien piensa que esos problemas son minucias al lado de la necesidad de aferrarse al poder a costa de lo que sea.

Los helados fueron el tema que en el Consejo de Ministros del lunes, donde reapareció después de casi dos semanas sin dejarse ver, ocasionaron un discurso sobre la eficiencia, tema que realmente es extraterrestre en este gobierno. Anunció, para terror de los Ministros, que haría (no creemos que personalmente) “inspecciones imprevistas” en los proyectos que supuestamente se deben estar ejecutando en el país. Prometió “mano de hierro, de los ministros para abajo” y les aseguró que “lo que viene es joropo”. ¡Ja!, el señor Presidente no se ha enterado que los venezolanos tenemos años bailándolo bien trancao.

Pero ya que lo menciona, podemos sugerirle varias inspecciones que hablan de la incapacidad de un gobierno que tiene 14 años en el poder, con el mayor presupuesto de la historia, desperdiciando la inmensa oportunidad de levantar un país próspero y progresista, quemando el presente y el futuro en la hoguera de una revolución decimonónica, bárbara y soez.

Podría por ejemplo, visitar a medianoche las empresas de Guayana, antes trabajando turnos, produciendo, autoabasteciendo, exportando y ahora arruinadas. Podría inspeccionar el Metro de Valencia, un desastre destructor de la ciudad; también el inconcluso de Maracaibo o el de Los Teques. Debería ir a ver lo que pasa en Guárico, donde los chinos han hecho pueblos completos, atropellan a los trabajadores venezolanos y no concluyen las obras proyectadas. O a las viviendas de Fuerte Tiuna, con serios problemas de atrasos, ingeniería y seguridad.

Debería transitar con sus costosos vehículos oficiales por las calles y autopistas del país, para ver si le duele cada vez que caiga en un hueco o esté a punto de volcarse en una falla de borde. Debería hacer un recorrido sorpresa por los monumentos turísticos, no del centro de Caracas, sino del resto de Venezuela, donde catedrales están a punto de caerse, casas históricas están abandonadas o derruidas, sitios hermosos comidos por la desidia oficial. También debería aprovechar el paseíto para que vea la cantidad de tierras abandonadas, expropiadas, improductivas, para que aprecie con sus ojos los fantasmas de los cultivos bielorrusos en las carpas junto a la autopista regional del centro. Sería bueno que viera con sus propios ojos como la inseguridad, las expropiaciones, el estado de las carreteras y los peajes burocráticos han acabado con el turismo y con la productividad agropecuaria.

Otra que está muy molesta es la Defensora del Pueblo a quien no le hemos escuchado una palabra de protesta por los abusos contra los ciudadanos que comete este ineficaz gobierno, mucho menos contra el ventajismo de unos atropelladores empoderados que con recursos públicos consiguen votos, en desmedro de otros ciudadanos con iguales derechos, pero sin acceso a los dineros y la maquinaria del estado.

La Defensora está recopilando una serie de caricaturas publicadas en medios de comunicación impreso, que según su criterio “promueven el odio y generan actitudes discriminatorias con determinado sector de la población”. Por lo visto, es el único sector que existe para esta funcionaria cuya obligación constitucional es defender los derechos de todos los venezolanos por igual.

Así que ante la ausencia de la Defensora del Pueblo, la parcialidad del TSJ y el grosero sectarismo de la mayoría oficialista de la Asamblea Nacional, a los ciudadanos que no están protegidos por el rojo manto revolucionario, no les queda otra que defenderse como puedan. Y es lo que viene haciendo desde hace años el Alcalde Metropolitano Antonio Ledezma, quien lucha centímetro a centímetro el territorio de su alcaldía, violentado por la imposición de una funcionaria por encima de la voluntad electoral de los caraqueños.

Al luchador Ledezma la Mesa de la Unidad le dio un papel de protector del voto en las próximas elecciones del 16 de diciembre. Ayer el Alcalde y otros dirigentes de la MUD acudieron ante el CNE no para pedirle “una ayudaíta” (frase famosa de la candidata María Bolívar solicitando auxilio en una entrevista televisiva), sino para poner los puntos sobre las íes en ciertos reclamos de la oposición democrática.

Las irregularidades que se vieron el 7 de octubre y que se están repitiendo en esta campaña de gobernadores fue el tema principal del reclamo opositor. La MUD pidió un informe detallado de las máquinas que fallaron en los pasados comicios y solicito agregar una auditoría adicional de los captahuellas y la inclusión de testigos en las salas de totalización y monitoreo, como derecho de una parte actora del proceso. Hay que recordar que el 7 de octubre a la MUD se le prohibió estar en la sala de monitoreo del CNE.

La oposición sigue luchando en condiciones adversas, con un CNE mayoritariamente complaciente hacia el oficialismo, como demostró con las migraciones extemporáneas en el RE de los candidatos escogidos por Chávez y de sus allegados, así como la reimpresión del tarjetón de Trujillo para incluir al paracaidista general Rangel Silva. Cosa que no hizo en las presidenciales cuando el CNE mantuvo en el tarjetón cuatro tarjetas con la cara de Capriles, de movimientos que a última hora le retiraron el apoyo, lo cual hizo que el candidato de la unidad perdiera más de trescientos mil votos.

También se ha planteado eliminar la estación de chequeo del elector, que no es de uso obligatorio y ocasiono severos retrasos. Y nuevamente, como en otras elecciones, la MUD exigió que se respete el horario de cierre de las mesas. Ledezma exigió que el Plan República le sirva a todos los sectores por igual. Lo cual traducido a la realidad electoral significa que los militares no custodien la Operación Remolque que a última hora saca la gente de sus casas para que voten por la opción roja, con todo tipo de amenazas y ofertas. También hay que eliminar el voto asistido que abunda para certificar que el amenazado vota por la opción oficialista.

No sabemos si Ledezma trató el tema de la propaganda abusiva que despliegan a punta de billete los candidatos oficialistas y que comenzó antes de iniciarse la campaña. Pancartas, murales, reparto de misiones, regalos, funcionarios públicos acompañando en los actos a los candidatos del Presidente. Campaña a punta de billete, billete que pertenece a todos los venezolanos. Y todos los poderes en complicidad con tal malversación.

Copei dio en el clavo cuando exigió que se elimine la seguidilla de publicidad oficial impuesta por la Ley Resorte, que dio 300% más de espacios al oficialismo que a la unidad. Esto sin contar con las 45 horas de cadenas, ante las cuales el CNE se hizo el loco.

La oposición sí necesita una “ayudaíta” en estas elecciones. La que le dará una oposición consciente de que no puede perder votos ni espacios ganados el 7 de octubre; y la que le deberían proporcionar los poderes públicos, que deben intervenir para evitar el ventajismo oficial, no como una “ayudaíta” gentil sino como cumplimiento cabal de su obligación. Ya tenemos suficiente indignación por tanta arbitrariedad. Los heladitos Coppelia a nosotros nos resbalan.

Aquí entre nos

• Recibo correspondencia de trabajadores de Fundadeporte donde exponen que a los atletas se les debe hasta cinco meses de la beca deportiva y que por otra parte, a los obreros de la Villa Olímpica, a quienes les habían dicho a principios de año que les correspondía el aumento de 58% anunciado por el ejecutivo regional, habían quedado como novia de pueblo, porque todavía no perciben ni un bolívar de él. Llamé al Presidente de Fundadeporte, ingeniero Diego Borges, quien me dijo que el día lunes se habían reunido a almorzar en el comedor de la Villa con 80 atletas y desde hoy comienzan a pagarles parcialmente la beca. En cuanto al aumento a los obreros, Borges explicó que el aumento anunciado por la Gobernación corresponde a quienes están inscritos en el sindicato de obreros del ejecutivo. Caso diferente es el de los empleados de la fundación, donde vía decreto se les ajustó. Por ello, los obreros de Fundadeporte decidieron adherirse al sindicato del ejecutivo desde hace más de un año y este año introdujeron un pliego en el Ministerio del Trabajo, que corresponde al periodo 2012-2013. Una vez que termine el proceso de negociación es cuando ellos recibirán los beneficios del convenio colectivo de los obreros adscritos a la gobernación. Espero que esta información aporte elementos positivos para solventar los problemas. A la orden.

• El próximo martes 13 de noviembre se realizarán las elecciones en el Colegio Nacional de Periodistas. Angel Perozo, nuestro hasta ahora secretario general de la seccional Carabobo disputará la Presidencia nacional del gremio a otro veterano de la comunicación, Tinedo Guía. Regionalmente, la plancha 3 “CNP con Futuro”, encabezada por María Torres, promete continuar la exitosa gestión de Perozo y su equipo, mientras que la plancha 9, liderada por Ricardo Graffe, dice que “Juntos logramos más”. Las opciones son inmejorables, a votar, colegas.

Hasta el próximo miércoles.

[email protected]
Twitter: @charitorojas