Cada 17 segundos alguien es diagnosticado con Diabetes

Así lo señaló la Asociación Americana de Diabetes en su última reunión de 2012. Y es que cada día son más las personas que pasan a formar parte de estas estadísticas. Según la Organización Mundial de la Salud, en la actualidad hay más de 356 millones de personas con esta enfermedad, cifra que esperan que se duplique para el 2030, si no se toman medidas para promover el estilo de vida saludable y detener la obesidad.

Por su parte, las cifras que maneja la Federación Nacional de Asociaciones y Unidades de Diabetes -Fenadiabetes- en Venezuela, indican que por cada dos personas que son diagnosticadas con diabetes, hay ocho que la tienen y no lo saben. Situación que se vuelve alarmante, considerando que un alto porcentaje de individuos no está siguiendo ningún tipo de tratamiento médico, mientras la enfermedad va avanzando y atacando sus cuerpos.

Definir la diabetes no es sencillo

Es importante señalar que existen varios tipos de diabetes. Todas coinciden en la hiperglicemia, pero el mecanismo de aparición es diferente y por tanto, su tratamiento puede serlo también. Las más conocidas son la Diabetes Mellitus tipo 1 y la tipo 2.

De acuerdo con la Dra. María Alejandra Aponte médico internista, endocrinólogo y tiroidólogo del Servicio Medico Total, la diabetes puede aparecer por causas secundarias como Pancreatitis, tumores de hipófisis y medicamentos (Glucocorticoides, antipsicóticos y antirretrovirales).

“La diabetes tipo 1 es una enfermedad inmunológica en el 90% de los casos. Anticuerpos y factores ambientales poco definidos destruyen las células beta del páncreas que son las encargadas de producir la insulina, por lo tanto, estos pacientes necesitan inyectarse insulina desde el mismo momento en que son diagnosticados. Su inicio por lo general es agudo y quienes la padecen pueden tener otras enfermedades autoinmunes asociadas como Tiroiditis, Vitiligo, Enfermedad Celiaca y Artritis Reumatoidea.

La diabetes tipo 2 es la más frecuente. Hoy en día se sabe que no es sólo un problema en el páncreas, sino que están involucrados otros órganos como el tejido graso, los intestinos, el músculo, el riñón, el cerebro y el hígado que dejan de secretar o producen en exceso hormonas y otras sustancias que condicionan: Hiperglicemia y disfunción del endotelio que es la principal causa de que esta enfermedad no venga sola, sino que se acompañe de alteraciones de colesterol, triglicéridos, tensión alta y enfermedad cardiaca, entre otras. Tiene un gran componente genético.

Al principio puede haber Resistencia a la Insulina, que consiste en la producción excesiva de insulina por parte del páncreas que se Resiste a ser diabético. Este mecanismo podría mantener temporalmente sus valores de glicemia normales, pero llega el momento en el que el páncreas se cansa, se agota, la insulina que produce es deficiente o defectuosa y ya no logra la compensación, lo que acarrea la elevación de la glicemia”, explicó la especialista.

La diabetes puede tener tu cara

Hágase la prueba del espejo. ¿Observa que su abdomen está abultado, que su cuello, axilas o pliegues están oscureciendo, o que le salen unas verrugas en el cuerpo? Esas señales pueden indicar Resistencia a la Insulina. Acuda al médico.

Es diabético quien tenga 126mg/dl o más en un examen de glicemia con al menos ocho horas de ayuno. O más de 200mg/dl en cualquier momento del día si hay síntomas como orina frecuente, sed extrema, ansiedad por los alimentos y pérdida de peso. Los valores diagnósticos son los mismos para cualquier edad y cualquier tipo de diabetes, excepto para las embarazadas.

También se propone usar la hemoglobina glicosilada (cantidad de azúcar adherida al glóbulo rojo en los últimos 3 meses) como diagnóstico, pero el método no está completamente estandarizado en el país y debe interpretarse con precaución.

¿Quiénes se deben hacer la pesquisa?

La Dra. Aponte explica que el riesgo de padecer diabetes tipo 2 aumenta con la edad, la obesidad y el sedentarismo. Actualmente se recomienda realizar la curva de tolerancia glucosada a las personas mayores de 45 años, o incluso antes si tienen antecedentes familiares de diabetes, tienen sobrepeso, historia de glicemia alterada en ayuno o intolerancia a los carbohidratos, hipertensión arterial, triglicéridos altos, colesterol bueno bajo, si tuvo diabetes en el embarazo o un hijo con más de 3,5kg al nacer y también si le han diagnosticado Síndrome de ovarios poliquísticos.

Atacando la enfermedad

“Hoy en día es amplia la gama de tratamiento disponible para la diabetes mellitus tipo 2. El primero de ellos es la alimentación sana y un plan de ejercicios adecuado, también se cuenta con medicamentos orales e inyectados. Adicionalmente, la Asociación Americana de Diabetes incluyó la cirugía bariátrica como opción terapéutica. No existe una receta mágica para combatir la diabetes. El tratamiento dependerá de la edad, del funcionamiento del riñón e hígado y del control de las otras enfermedades que la persona padezca.

El éxito se basa en ofrecer al paciente un plan personalizado, ajustado a sus necesidades y a la evaluación de sus factores de riesgo, incluyendo su expectativa de vida, aspectos psicológicos y socioeconómicos. Los grandes estudios en diabetes tanto tipo 1 como tipo 2, señalan que mientras más enérgico sea el tratamiento desde el principio, mejor será el pronóstico de la enfermedad porque se pueden prevenir o retardar sus complicaciones”.

Cuestión de Prevención

Finalmente podemos afirmar que el mejor tratamiento para esta enfermedad es su prevención. Prevenir la obesidad es prevenir la diabetes. Es un tema de Salud Pública que nos compete a todos, para evitar que siga su vertiginoso aumento, pues hasta los niños están en alto riesgo de sufrirla.

En este mes de la diabetes debemos actuar y decir Alto a la diabetes y No al sedentarismo.