Protesta multitudinaria en Argentina en contra de Cristina Fernández

Foto: clarin.com

Decenas de miles de opositores a la presidenta Cristina Kirchner participaban la noche del jueves de un “cacerolazo” en Buenos Aires y otras ciudades argentinas, convocados por las redes sociales para rechazar un plan de nueva reelección y protestar contra la inseguridad, comprobó la AFP.

Un gran cartel que portaban los manifestantes rezaba “¡Salvemos a la República!”, en la cabecera de una marcha por la avenida Santa Fe, en la residencial zona norte porteña, en camino al tradicional Obelisco, epicentro del mitin, que también se celebraba en las populosas Rosario, Córdoba y Mendoza.

“No me gusta el autoritarismo de Cristina. No puede hacer cualquier cosa porque sacó el 54% de votos (al ser reelegida en 2011)”, dijo a la AFP Federico Chelli, de 20 años, empleado y estudiante.

El lema principal del llamamiento era “#8N. SI a la Democracia. NO a la re-reelección”, en una demostración que se extendió a casi todo el país y movilizó a residentes argentinos en el extranjero.

Encolumnados sin banderas partidarias y portando sólo las celestes y blancas de la nación, la gente alrededor del Obelisco levantó un cartel con la leyenda “¡Basta de matar!”, demanda contra los continuos asaltos seguidos de muerte.

La inseguridad por la crónica violencia en los asaltos con crimen es la mayor preocupación de los argentinos, con un 79,4% de opiniones, por delante de la inflación, con 64%, según la consultora Management & Fit (M&F).

“Estoy acá porque mueren demasiados jóvenes (por robos) y porque el gobierno es corrupto, lo único que hace es mentir, son ladrones con cuentas en Suiza”, dijo a la AFP una mujer jubilada de 62 años, quien dio solo sus iniciales, A.M.E., con el proverbial temor argentino a dar nombre y apellido.

Los mitines fueron convocados en simultáneo en Nueva York, Washington, París, Roma, Madrid, Toronto, Miami y Londres, pero solo en la capital británica hubo repercusión con unos 150 residentes que golpearon cacerolas y sartenes frente a la embajada argentina.

La mayoría de los movilizados fue gente de clase media, como en el “cacerolazo” del 13 de septiembre, irritada por la veda total a la compra de dólares para ahorro u operaciones inmobiliarias que impuso Kirchner con el fin de no quedarse sin divisas para el pago de deuda e importaciones.

Globos aerostáticos blanquicelestes con la leyenda “Justicia independiente” flotaban por encima de la multitud, cuyas caravanas interrumpieron el tránsito en grandes avenidas e incluso se concentraron frente a la residencia presidencial de Olivos (periferia norte).

Kirchner cumplió su primer mandato entre 2007 y 2011, año en el que fue reelegida hasta 2015, pero no podrá volver a postularse según la Constitución, pese a que sectores oficialistas proponen una reforma para habilitarla.

Una reciente encuesta de M&F reveló que un 80% de la población rechaza la re-reelección de la presidenta, pero detectó que siete de cada 10 argentinos desaprueban también a la oposición.

Las elecciones de renovación de la mitad de los diputados y un tercio del Senado se realizarán en octubre de 2013, pero analistas observan difícil o casi imposible que Kirchner obtenga un triunfo de tanta magnitud que le otorgue los dos tercios de bancas del Congreso necesarios para una reforma de la Constitución.

Las manifestaciones se realizan en medio de la incertidumbre por una economía que perdió su dinámica de alza anual del 8% para bajar a la mitad o menos y la popularidad de Kirchner cayó al agravarse la crisis mundial.

“Hace 42 años que me dedico al comercio exterior y pocas veces hubo un gobierno que deprimió tanto la actividad”, dijo a la AFP Vincenzo Guarino, de 65 años.

Otro factor de irritación y protestas lo causó en las últimas horas un amplio apagón en la capital argentina y su periferia, que el gobierno atribuyó a un sabotaje, en medio de altas temperaturas infrecuentes en la primavera austral.

AFP