El enviado del papa Benedicto XVI visita a los refugiados sirios en Líbano

(foto AP)

El cardenal Robert Sarah, emisario del papa Benedicto XVI, visitó hoy a los ciudadanos sirios que se han refugiado en el este del Líbano huyendo de la violencia en su país.

Sarah, que llegó ayer al Líbano, acudió a las localidades de Qaa, Hermel, Baalbeck y Zahle, en el valle oriental de la Bekaa, para conocer de primera mano la situación de los refugiados, en especial ante la llegada del invierno.

En su visita, el emisario papal estuvo acompañado por el nuncio apostólico, monseñor Gabriel Caccia, y el jefe de Caritas Líbano, padre Simón Fadur.

El prelado, presidente del Consejo Pontificio Cor Unum, aseguró que las ayudas a los refugiados les serán otorgadas por asociaciones humanitarias libanesas e internacionales, según informó la Agencia Nacional de Noticias del Líbano (ANN).

El portavoz vaticano, Federico Lombardi afirmó ayer, miércoles, que el cardenal Sarah trae una ayuda por valor de un millón de dólares, una parte de la cual corresponde a la caridad del Papa y el resto al dinero recogido por los obispos durante el pasado Sínodo.

Estaba previsto que una delegación del Vaticano visitara Siria, pero Benedicto XVI anunció esta semana la cancelación de ese viaje debido a la situación en el país, por lo que decidió enviar a Sarah al Líbano.

“Sigo con particular atención la trágica situación de violencia en Siria, donde no se detiene el fragor de las armas y cada día aumenta el número de las víctimas y el terrible sufrimiento de la población”, dijo Benedicto XVI durante la audiencia pública de los miércoles.

EFE