Gobierno colombiano y Farc avanzan en las reglas del juego del proceso de paz

FOTO JORGEN BRAASTAD / AFP

El Gobierno de Colombia y las FARC avanzan en La Habana en los preparativos del diálogo formal que buscará el fin del conflicto armado con acuerdos en aspectos como cuáles serán las reglas del juego y cómo participará la sociedad civil en el proceso.

En medio del silencio oficial sobre este histórico proceso de paz, que busca poner fin a un conflicto armado que se prolonga desde hace casi 50 años, la emisora colombiana RCN Radio informó hoy de algunos avances logrados desde el martes en la capital cubana de cara al diálogo formal que comenzará el 15 de noviembre.

Por ahora las partes se han puesto de acuerdo en que se difundirán a la prensa comunicados conjuntos a lo largo de las negociaciones y también se conoció que la sede del diálogo será el Palacio de Convenciones de La Habana.

Esa fórmula de comunicados conjuntos quiere evitar, según dijeron a Efe fuentes cercanas al proceso, evitar que las declaraciones de una y otra parte enturbien las negociaciones o generen malentendidos que puedan dar al traste con los anhelos de la paz.

El ejemplo está en el anterior diálogo de paz celebrado entre 1998 y 2002, durante el Gobierno de Andrés Pastrana y que se llevó a cabo en una zona liberada conocida como El Caguán, donde los negociadores ofrecieron demasiada información de un proceso que terminó en fracaso.

El Gobierno colombiano ha dicho en distintas ocasiones, desde que a finales de agosto se conoció el acuerdo con las FARC, que no se va a incurrir en los errores del pasado.

Aunque se sabe que han avanzado en cómo será la participación ciudadana en este proceso, no se han conocido detalles al respecto.

En ese sentido, el Congreso de Colombia ha convocado las llamadas Mesas Regiones de Paz, que comenzaron en octubre y se desarrollarán a lo largo de este mes de noviembre en distintas ciudades del país.

Uno de los objetivos es que las organizaciones sociales, de campesinos, indígenas, afrodescendientes, mujeres, jóvenes y sindicatos elaboren sus propuestas para enviar a la mesa de negociación de La Habana.

El presidente del Congreso, Roy Barreras, se comprometió el pasado fin de semana en Pasto, capital del departamento de Nariño y donde se celebró una de estas mesas de paz, en que esta institución enviará las propuestas a Cuba, pero no pudo determinar cuáles de ellas serán aceptadas por los negociadores de ambas partes.

Durante esta etapa técnica, previa al inicio formal del diálogo, participan por parte del Gobierno Alejandro Éder, Jaime Avendaño y Elena Ambrosi, mientras que Marcos Calarcá, Andrés París y Rodrigo Granda integran el equipo del grupo insurgente.

El primer punto de la agenda a debate será el referido al gran problema agrario que sufre Colombia, el que propició en los años sesenta del siglo pasado el surgimiento de las guerrillas comunistas.

Los expertos coinciden en que si no hay acuerdo en este aspecto no será posible avanzar. EFE