La refinería de Amuay operará normalmente en diciembre

Venezuela prevé que la refinería de Amuay, la mayor del país y la cuarta a nivel mundial, volverá a operar normalmente en diciembre una vez que sea reparada una unidad de destilación dañada por una fuerte explosión hace poco más de dos meses, dijo a Reuters el ministro de Petróleo.

La red de refinación y almacenamiento del país petrolero aún no se recupera completamente del peor accidente en la historia de la industria, que dejó más de 40 muertos y daños considerables de infraestructura y fue seguida de una serie de incendios y fallas en otras instalaciones de la estatal Pdvsa.

“En la destiladora número cinco tuvimos problemas con un horno, producto de la explosión. La unidad no pasó la revisión que se hizo y se detectaron daños”, dijo Rafael Ramírez, ministro de Petróleo, vía telefónica.

Explicó que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ya realizó los trámites para importar las piezas que requieren ser reemplazadas en la unidad, de 180.000 barriles por día (bpd) de capacidad, las cuales llegarían al país en diciembre.

“Unas tres semanas después estimamos tener esa unidad en servicio para llegar a la capacidad que tenía la refinería antes del incidente, que es alrededor de 500.000 bpd”, agregó.

Por la dieta de crudos cada vez más pesados que recibe, Amuay, de 645.000 bpd de capacidad instalada, fue la refinería con menor operatividad del circuito venezolano en el 2011, según datos entregados por Venezuela a la OPEP.

Después de la explosión la instalación ha estado operando a media capacidad, aunque las autoridades dijeron en agosto que en pocas semanas la planta estaría restablecida.

Pero además de Amuay, las refinerías Cardón y El Palito también han sufrido accidentes y han entrado en mantenimiento en las últimas semanas, comprometiendo la producción de derivados y su exportación, que hasta agosto observó una caída en las colocaciones a Estados Unidos .

Estados Unidos sólo recibió un promedio de 52.000 bpd de derivados venezolanos entre enero y agosto, un mínimo histórico que marca una disminución interanual del 46 por ciento, según el Departamento de Energía de ese país.

El circuito local de refinación está operando al 64 por ciento de su capacidad de 1,3 millones de bpd, según cálculos de trabajadores de PDVSA, tanto por la más reciente seguillida de incidentes como por labores de mantenimiento en algunas plantas.

Mientras, la refinería Isla que PDVSA administra en Curazao acumula meses con el craqueador fuera de servicio.

No obstante, Ramírez aseguró que PDVSA no ha tenido problemas para suplir el mercado doméstico ni para cumplir con sus contratos de suministro al exterior, aunque confirmó que la estatal no está vendiendo derivados en el mercado abierto.

“Tenemos mucho producto almacenado (…) No estamos vendiendo (derivados en el mercado) spot, no es el caso en este momento”, dijo.