ONU alerta de que masacre campesina representa peligro para el futuro de Colombia

Foto: Archivo

El representante en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Todd Howland, advirtió hoy de que la masacre de diez campesinos perpetrada en Colombia a manos de neoparamilitares es “un grave peligro” para el futuro del país.

En un comunicado, Howland dijo que si bien “todos tienen la obligación de respetar los derechos humanos”, el Estado “tiene una obligación mayor, pues no sólo es el primer responsable de respetar los derechos humanos, sino también de garantizarlos y protegerlos”.

Por eso pidió al Gobierno de Colombia que haga efectivos “todos los mecanismos posibles para que masacres como la de Santa Rosa de Osos no se repitan”.

El representante del Alto Comisionado se refirió así al asesinato colectivo de nueve hombres y una mujer, todos labriegos, cometido el miércoles en el municipio de Santa Rosa de Osos, en el norteño departamento de Antioquia, al parecer por integrantes de una banda criminal heredera de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

“Asesinar campesinos para enviar un mensaje a otras personas reviste un grave peligro para los derechos humanos y para el futuro del país”, remarcó Howland, quien expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas.

Todo apunta, según las autoridades, a que el crimen múltiple lo llevaron a cabo Los Rastrojos, que se disputan el territorio donde se produjo el suceso con Los Urabeños, otra banda neoparamilitar de entre las surgidas tras la desmovilización de las AUC en 2006.

Aunque no se conoce aún el móvil de estos crímenes, se manejan dos hipótesis: la negativa del propietario de la finca donde ocurrieron los hechos a pagar una extorsión y la reciente detención de un líder de Los Rastrojos en esa zona antioqueña.

La llamada “matanza de la tomatera”, por haberse producido en una finca dedicada al cultivo de tomates de árbol, es la más atroz ocurrida en Colombia en los últimos años.

EFE