Confundieron a su feto con un tumor y se lo sacaron

Una mujer en tratamiento para quedar embarazada fue víctima un insólito caso de mala praxis en una clínica de esta ciudad, cuando una ginecóloga le detectó un tumor y decidió intervenirla por cáncer de cuello uterino. Sin embargo lo que para la profesional era un mal, era en verdad un bebé de tres meses de gestación. Ahora aguarda que la Justicia defina su planteo sobre la ineptitud de los médicos.

Crónica.com.ar

Danisa Gisella Contreras, de 34 años, efectuó una denuncia ante el Juzgado de Alejandro Grippo en la que afirma haber sufrido penurias en un tratamiento para quedar embarazada.

La afectada se hizo atender por un ginecólogo de 70 años, pero el resultado del tratamiento no fue el esperado, “por el contrario tuve mayores problemas y hasta una esterilidad secundaria”, explicó la mujer.

Del mismo nosocomio ubicado cerca de la capital entrerriana, y del que no se dan detalles por razones legales, fue atendida por otra ginecóloga que le detectó un cáncer de cuello uterino, por lo que se la preparó para una operación. Tras la intervención “se dieron cuenta que estaba embarazada de un varón de tres meses y que no era un tumor, como pensaban”, resaltó la afectada que es oriunda de esta ciudad.

Contreras añadió que “luego de la operación sufrí pérdidas y tras llamar al sanatorio, no se pudo ubicar al médico ginecólogo, por lo que me llevaron de urgencia al Hospital San Roque. Allí me atendieron y me salvaron la vida ya que estaba muy mal y por ello perdí el embarazo”.

Los médicos del San Roque llamaron varias veces a uno de los ginecólogos del nosocomio en cuestión, pero nunca respondió. Al tiempo se lo ubicó y sólo pidió disculpas por el incidente. Ante esto y tras haber llegado a un acuerdo verbal con el abogado del sanatorio, decidió emprender la demanda penal por la mala praxis contra los galenos.

En la denuncia penal hay siete médicos y ginecólogos acusados de la grave situación que padeció Contreras, quien cuenta con un informe favorable de los forenses de tribunales. La mujer denunció ante la justicia que parte de los denunciados se encuentran trabajando en el extranjero.