Corto y Picante: El Inspector Sorpresa, por @fariasjoseluis

Aunque usted no lo crea,  Chacumbele, con su peculiar estilo, se puso creativo para reconocer el fracaso de su gobierno. Se le puede criticar lo que sea, menos la genialidad a la hora de las estupideces.

“Eficiencia o nada” ha llamado la red de medios públicos, secuestrada por el PSUV, un video que recoge su último gran disparate. Un slogan a lo Jalisco, en blanco y negro, todo o nada, como si en las solas palabras estuviera la solución de los problemas. Así son las cosas en esta revolución de comiquita.

Desesperado, Chacu ha llegado hasta lanzar la amenaza contra sus propios funcionarios. Anunció “inspecciones sorpresa e imprevistas” para supervisar “proyectos que deberían estar en marcha”. Creyendo que va a asustar a la pandilla de choros e incapaces que el mismo ha sembrado en toda administración pública, comenzando por su propia familia. Se ha hecho acreedor de trompetillas por parte de su gente.

La preocupación por la eficiencia al parecer le surgió en los días finales de la campaña. Cuando el miedo recorría su anatomía. Entonces decretó la creación de un ministerio para el seguimiento de las promesas que no ha dado señales de vida. Vaya idiotez.

Anda atacado el hombre. Sabe muy bien que su victoria del 7 de octubre se soportó sobre la nefasta combinación de abuso, ventajismo, miedo y billete. Ingredientes perecederos cuyo efecto no siempre se repite, mucho menos cuando el candidato no es el “Inspector Sorpresa” sino sus amanuenses.

No quiere entender que la razón principal de la ineficiencia de su gobierno viene de la combinación de los incapaces y ladrones colocados en los puestos de mando con la destrucción de la institucionalidad democrática propiciada por él. La impunidad generada por semejante cóctel acabaría hasta con la muy organizada Suiza.